La oncena culpa

Por Kmilo

Heme aquí, sentado, airoso,

sintiéndome el más libre de todos los culpables.

Casi fui dueño del mundo y por no creérmelo se escurrió mi propia dictadura.

Sin embargo, recordarán mi historia, ni triste ni feliz, pasional sí – para bien y para mal.

Tengo las rodillas martilladas por mis actos,

ya ninguna creencia puede albergarme, ni siquiera la mía.

Publicado en de Camilo Santiesteban Torres, Poesías y canciones | Etiquetado , | 5 comentarios

¿Queremos ser del Partido Comunista?

Por Rodolfo Romero Reyes

Una joven cubana visita el gran país asiático. Un joven chino, al saber su procedencia, le pregunta si es militante del Partido. Ella alega que no, que es muy joven, y él, que no la sobrepasa en edad, le dice que ya es miembro del Partido Comunista. Por último, la cubana le explica qué es la Unión de Jóvenes Comunistas y allí termina la conversación.

La anécdota, contada ante un grupo de amigos, sacó a relucir el tema de la doble militancia. Hay jóvenes que militan en ambas organizaciones, y eso es admirable. Lo preocupante es que hay muchos que, luego de militar en la UJC, deciden no entrar al PCC.

Muchos de los que aún no somos miembros del Partido y sí de la UJC tenemos nuestras dudas. Imagino que se debe, en unos casos, al imaginario que una parte importante de nosotros tenemos de los núcleos del Partido; y en otros, al mal funcionamiento (verticalidad, sentido rutinario y burocratismo) de algunas organizaciones de base de la UJC.

Por estos días, en que se cumplirá un aniversario importante de la fundación del Partido y teniendo en cuenta que en un par de años llegaremos a los 30 de edad, un grupo de amigos nos planteamos la pregunta que da título a estas líneas. Entonces, llegó a nuestras manos un video con algunas intervenciones de Raúl acerca del Partido y su funcionamiento.

En las palabras iniciales del audiovisual Raúl decía: «Yo soy un hombre de Partido antes de vestir este uniforme». ¿Por qué tanta devoción por una organización política? La respuesta aparecía más adelante: El Partido es indispensable para consolidar la unión de nuestro pueblo. Es el único que, a falta del Comandante en Jefe, puede garantizar la unidad de nuestro país.

El 26 de febrero de 1987, yo aún no había nacido, afirmaba Raúl: «A un comunista, a un joven comunista, civil, militar, en su trabajo diario o en cualquier actividad, nada le puede ser indiferente. Militante del Partido que al pasar por aquí y vea un problema, sea civil o militar, y dé la vuelta por la otra esquina para no colaborar con la solución del mismo, o enfrentarse al mismo, por muy buen trabajador que sea y muy buena gente que sea, no tiene condiciones para ser miembro del Partido».

Lo decía con una fuerza que dejaba bien claro el rol de los militantes. ¿Ocurre así hoy en día? Por suerte, en algunos lugares sí. Lamentablemente, en otros no.

En la misma intervención Raúl ponía un ejemplo: «Y si yo soy comunista, muy buena gente, pero en la concreta, en el trabajo, no doy resultados, cuando yo rinda cuentas en mi organización de base, la misma tiene derecho a pedirme el carné del Partido. No basta con ser bueno, trabajador y buena gente; hay que ser algo más, para ser militante».

Según entendíamos, quienes veíamos el video, el Partido debía ser el más crítico ante las cosas mal hechas, crítico incluso con los jefes que se equivocan. «Nadie puede estar por encima del Partido. Frente a él, sin importar jerarquía, no vale la soberbia o la prepotencia. Los jefes deben escuchar al Partido y no tratar de hacer valer sus opiniones por encima del Partido», decía Raúl. En resumen, el Partido no podía ser tolerante ante la deficiencia de aquellos que desempeñan determinada jefatura; sino todo lo contrario, debían ser críticos y hacerlos trabajar mejor.

En una intervención más reciente, el 6 de marzo del 2004, afirmaba que los militantes debían «tener la suficiente perspicacia y olfato político para percibir los primeros síntomas de deterioro moral en una persona, en el momento cuando todavía pueden resultar efectivas una crítica enérgica o una corrección disciplinaria y así evitar que llegue al punto de convertirse en un vulgar delincuente».

Todas estas ideas aclararon un poco el papel que deben jugar –lamentablemente no el que juegan en todos los espacios–, los militantes del Partido. Comparto y recomiendo el video. En él Raúl explica a profundidad lo que cree y piensa del PCC. En fechas, como las que pronto conmemoraremos, son útiles y muy necesarias estas reflexiones. Me despido con una de las últimas que aparecen en el video:

«El Partido representa los más altos intereses de la Revolución y su continuidad histórica. Se es militante del Partido con independencia del lugar donde se milite y de la profesión que se ejerza: lo primero es el Partido».

Publicado en de Rodolfo Romero Reyes | Etiquetado , , | 5 comentarios

Entrevista con un avión

museo-nacional-de-losPor Rodolfo Romero Reyes

Tomado de El blog del editor

Está inmóvil. Su imagen la llevo en mi mente desde que, siendo pequeño, caminaba junto a mi hermano y mi mamá por al lado de un museo que, siempre me explicaron, era el de la Revolución. Cuando uno es niño recuerda los grandes objetos. Por eso, aquel museo era para mí el del yate Granma, el de los tanques de guerra, la camioneta que usaron aquel 13 de marzo y los dos aviones que reposaban bien cerca de la llama eterna.

Recientemente se me metió en la cabeza una rara idea: quería hacerle una entrevista a uno de esos aviones. Sí, porque si al menos uno de ellos pudiera hablar, podría contarme sus anécdotas. De los dos entrevistaría a aquel que conserva las siglas de la Marina de Guerra del ejército de Batista. La primera pregunta sería: ¿qué hace tú aquí si este es el museo de la Revolución?

Entonces el avión me contaría su historia y narraría cada uno de los detalles de aquellos días finales del año 1958.

Él era un avión Vought Sikorsky –conocido como Kingfisher–y había sido ocupado en «El Arpón» el 10 de noviembre de 1958, en territorio del II Frente Oriental «Frank País».Vendría entonces mi siguiente pregunta: ¿cómo es posible que el Ejército Rebelde «ocupara» un avión?

De esta forma me enteraría que, siguiendo una orden del Comandante Raúl Castro, tropas del II Frente habían preparadoalgunos terrenos para que sirvieran como pistas de aterrizaje a aviones que vinieran desde el exterior con armas y municiones. La Columna 17 «Abel Santamaría», dirigida por el Comandante Antonio Enrique Lussón, había escogido desde el mes de agosto, un potrero al lado oeste del río El Arpón, cerca de un cementerio y a un kilómetro de la Comandancia de la Columna. El terreno había sido enmascarado con algunas matas grandes de Guásima, para disimular la improvisada pista de aterrizaje.

El 10 de noviembre, sin previo aviso y procedente de Sierra Cristal, aterrizó mi «entrevistado»: un Vought Sikorsky de la Marina de Guerra, que tenía una ametralladora 30 en la cola y 700 proyectiles en la cinta;venía piloteado por un teniente de la dictadura de Fulgencio Batista.

Según el testimonio del Comandante Lussón, en el libro Triángulo de victorias, el teniente de apellidoBacallao, había trasladado a un alto oficial de la marinadesde Santiago de Cuba hasta Felton. De regreso,observó dos o tres yipis en los que viajaban rebeldes. Decidió sobrevolarlos y hacerles fuego con la ametralladora de la cola. En el primer pase los rebeldes se desplegaron pero, en el segundo, hicieron fuego. El piloto intentando huir a las balas hizo una trepada violenta que le llevó un pistón al motor del aparato y se vio obligado a realizar un aterrizaje forzoso por fallos en el motor.De esta forma, el avión llegó a territorio del II Frente.

La primera acción de la Fuerza Aérea Rebelde

En menos de un mes los técnicos de la naciente Fuerza Aérea Rebelde, después de comprobar que el motor estaba fundido, decidieron poner en su lugar el de un avión que había llegado de los Estados Unidos con armas, pero que al aterrizar en Moa se fue de nariz y perdió la hélice y el tren de aterrizaje.

Con el avión en plena disposición combativa, el jefe de la recién creada Fuerza Aérea Rebelde, capitán Evans Rosales, le propuso al ComandanteRaúl Castro que un experimentado piloto del Ejército Rebelde fuese quien realizara la acción área prevista sobre el cuartel La Maya, donde las fuerzas guerrilleras sostenían un fuerte combate.

El piloto escogido se trasladó por tierra hasta el escenario del combate para ver las posiciones que ocupaban las fuerzas revolucionarias y los adversarios. Entonces el capitán Evans, le informó al ComandanteLussón que a partir de las 5am del 7 de diciembre se iniciaría la operación aérea para acelerar la rendición del cuartel.

Un día antes de la acción, Raúl visitó la pista de Mayarí Arriba, acompañado de Vilma Espín y varios oficiales de la Comandancia Central para comprobar el estado técnico de la nave. Allí se bautizó la operación con el código A-001.

A la madrugada siguiente el piloto se introdujo en la cabina de mando, mientrasque el artillero Leonel Paján se posicionaba en la parte trasera con la ametralladora. Luego de algunas interrupciones de última hora, apenas sin calentar el motor, el aviónliberó sus frenos de parqueo y tras una corta carrera se elevó en el aire a cumplir la que sería, la primera misión combativa de la naciente fuerza aérea. Eran las 5.45am del 7 de diciembre.

La nave hizo un primer pase sobre el cuartel La Maya para precisar su ubicación. En el segundo, dejó caer las bombas, que hicieron blanco justo en el patio del cuartel. Lo inesperado y efectivo del ataque, sumado a que las fuerzas rebeldes fueron capaces de rechazar los refuerzos que venían de Santiago de cuba y Guantánamo, causó la rendición inmediata del cuartel. Después de 14 días y 13 noches,la victoria rebelde servía también para rendir tributo al Titán de Bronce, cuando se cumplía el aniversario 62 de su caída en combate.

En horas de la tarde, llegó el Comandante Raúl a La Maya. Alrededor de las 6pm, el Jefe del II Frente subió a un auto que estaba en el centro de la ciudad y les habló a los soldados y al pueblo que a su alrededor se había aglomerado. Minutos después, los hombres y las mujeres de La Maya, juntoa los miembros del Ejército Rebelde, iniciaban las labores por restablecer el orden y rehabilitar elpoblado donde se había librado el feroz combate.

La historia no terminó en La Maya

Si el avión hablase, nos diría que su historia y la de su entrañable piloto no terminarían en aquella acción. Apenas unos días después, llegarían juntos a Sagua de Tánamo para dar apoyo aéreo al Comandante Aníbal. Y aunque estas acciones no tuvieron la efectividad que tuvo la primera, volvía a aparecer la fuerza rebelde, encabezada por ese Kingfisher, el primero de los aviones de las FAR.

Creo entonces que en este punto de mi entrevista imaginaria, el avión tomaría una pausa en la conversación y, ya casi al final, nos revelaría el nombre de aquel piloto que junto a él tomó por asalto el cielo del II Frente. Nos diría que su nombre era Luis Alfonso Silva Tablada, el Abuelo,quien después de enero de 1959 seguiría del lado de los justos, primero prestando servicios en Santiago de Cuba, y luego, en agosto de 1959,como jefe de la Base aérea de San Antonio de los Baños.

Nos contaría que Silva estaba en su puesto aquel 15 de abril de 1961, cuando aviones mercenarios bombardearon los aeropuertos como preludio de la invasión; que fue de los primeros en salir a cumplir misiones dos días después cuando se produce el desembarco por Playa Girón y que cumplía su segunda misión a bordo de un B-26 cuando fue alcanzado por la metralla enemiga de los barcos invasores en horas de la tarde del 17 de abril.

Presumo que «mi entrevistado» me confesaría sentir sana envidia de aquel B-26 que piloteaba Silva en los últimos minutos de su vida. «Hubiese sido un final heroico para los dos», me digo. Pero este Kingfisher tuvo y tiene una misión más importante que cumplir: seguir ahí, inmóvil, eterno, en el museo de la Revolución para que cada una de las personas que pase por su lado recuerden siempre el heroísmo del piloto Silva Tablada, el significado de aquella primera acción aérea que tuvo lugar en el II Frente y la valentía de tantos jóvenes cubanos que dieron su vida en plena Sierra Maestra, y que, ciertamente, también tomaron el cielo por asalto.

Publicado en de Rodolfo Romero Reyes | Etiquetado , | 2 comentarios

El venado brujo

Venado brujoPor Rodolfo Romero Reyes

A Pepe Cubilla,
a quien la muerte le llegó demasiado pronto.

(Un cuento que escribí en 9no grado).

Allá por 1947, en la costa norte de Pinar del Río la brisa campestre movía con su suavidad característica las hojas de las plantas, que mojadas por el rocío, aguardaban la salida del Sol. De repente, esta música natural fue interrumpida por los ruidos de un Willy descapotado; se detuvo y de él salió el General Cabrera, acompañado de su escolta personal, y como cada fin de semana se dispuso a cazar. En la costa abundaban buenas piezas.

Emprendieron marcha y llegando a un claro del monte pudieron divisar entre los arbustos, la cabeza de un venado con seis cuernos.

-Debe ser el rey- pensó el General.

Se acercó procurando no hacer ruido, alzó su rifle apuntándole, pero en el momento en que iba a apretar el gatillo, el hermoso animal dio un salto y desapareció como por arte de magia.

El sol se ponía, la tarde se iba tornando oscura y el General y su escolta regresaron, pensando en el extraordinario ejemplar que habían perdido de vista ¿Tal vez para siempre?

Se dirigieron hacia la casa de Cheo Cubilla, que vivía cerca y donde se alojaba el General cuando iba de cacería. Durante la comida hizo alusión a su importante hallazgo:

– Encontramos un animal tan bello que debería estar junto con mis trofeos, se nos escapó entre las manos como si fuera un brujo.

Cheo no respondió al comentario pero su hijo Pepe, de pocos años, grabó para siempre estas palabras.

Al día siguiente volvieron acompañados por Cheo, que les serviría de guía. Pensaban adentrarse en el monte. Después de caminar mucho divisaron un venado pastando bajo la sombra de un árbol y a pesar de no ser El Brujo, el General no dudó en dispararle.

La semana transcurrió sin ninguna novedad. Cheo y su familia hacían las labores del campo. No se habló más del Brujo hasta el próximo sábado. El General llegó con unos perros de caza. Estaba encaprichado en aquel animal que osó escapársele. No habló de otra cosa en todo el día.

Al amanecer, Cabrera alertó la jauría. Nuevamente los acompañaría Cheo. Ya en el monte sintieron un ruido en los matorrales cercanos, soltaron los sabuesos y comenzó la carrera. Era el Brujo que corría seguido por los perros. En el río perdieron el rastro. Por segunda vez el General fue burlado.

Tenía importantes problemas que resolver en la capital, por lo que ese mismo día decidió regresar; prometió volver. El Brujo comenzaba a convertirse en su obsesión.

Días después llegó Tabernilla, un cazador de larga experiencia, quería lograr algunas piezas de caza que luego pudiera vender. Cheo lo recibió como era costumbre, con una taza de café bien fuerte. Estuvieron largo rato conversando, Tabernilla quedó estupefacto cuando escuchó aquella historia del venado, pensó que si era tan grande como decía le pagarían mucho por él. Se quedó a dormir en casa de Cheo y bien temprano estaba en pie.

Tomó su rifle y salió camino al monte. Buscó todo el día, arbusto por arbusto, pero no encontró nada. Regresó al hogar de Cheo pensando que este le había jugado una broma pesada y que no existía tal venado. Ante la desconfianza del cazador Cheo le respondió:

-Le juro compadre, por mi madrecita, que no es una falsa historia y que sí existe el venado brujo.

Tabernilla entonces entró en razón, Cheo no decía mentiras, además no era muy bromista que digamos. Convencido de que ese era un mal día prefirió ir horas mas tarde. Esta vez se hizo acompañar de Vigilante, uno de los tres perros de Cheo, que al igual que sus compañeros tenía instintos de rastreador.

Había recorrido un buen trecho cuando Vigilante empezó a ladrar. Tabernilla vio levantarse entre la hierba el venado de que tanto le había hablado su amigo. Alzó rápidamente su rifle, pero el tiro falló. El Brujo salió corriendo por la sabana, Tabernilla lo siguió junto a Vigilante. Pasado largo rato encontraron huellas frescas, a unos doscientos metros estaba El Brujo. El cazador apuntó, pero esta vez, con el apuro, olvidó cargar el arma, y el venado nuevamente se burló de su enemigo.

Lo siguieron todo el día, perdieron el rastro en una ocasión, pero cerca de la costa, Vigilante volvió a encontrar las huellas. Tabernilla lo soltó y emprendió una gran carrera. Ahora lo seguían de cerca, para su sorpresa el rastro terminaba en el mar. El cazador estaba molesto, confuso ¿cómo sería posible que se le escapara y justamente en el mar? Tenía una idea en mente que no quería creer… tal vez, si el venado era tan brujo, podía sumergirse.

Llegó tarde y cansado, contó a Cheo el mal día que pasó, éste no daba crédito a lo que escuchaba. ¿Era aquel venado brujo en realidad? ¿No lo podría cazar nadie?. Tabernilla regresó a Matanzas sin llevar nada que vender en el mercado.

Los amigos del General Cabrera pasaban horas y horas escuchando las historias del venado brujo. Tan entusiasmados estaban que prepararon una cacería para ver quien de ellos capturaba al bello animal. Llegaron el viernes al mediodía y prepararon un rústico y pequeño campamento a unos metros de la casa de Cheo.

El General propuso cazar aves y dejar al Brujo para el día siguiente, todos estuvieron de acuerdo. Cheo debía adentrarse en el monte y con una escopeta y abundantes cartuchos espantar a las aves de sus nidos; luego los ricachones desde la sabana las cazarían en pleno vuelo. El momento era aprovechado por Cheo para quedarse con algunos cartuchos que facilitaran su humilde existencia.

La cacería resultó satisfactoria. El General obtuvo cinco vistosos pájaros y una graciosa cotorra.

El sábado fue uno de los días más calurosos del verano, se organizó una partida que fue en busca del venado. La trayectoria resultó muy trabajosa; los sabuesos comenzaron a ladrar y vieron aparecer al misterioso animal. Chucho, uno de las escoltas del General, fue el primero en disparar pero falló. El Brujo percatándose del peligro y a una velocidad increíble se puso fuera del alcance de sus perseguidores. Se soltó la jauría, pero estaba lejos. No lo volvieron a ver.

Por aquellos días visitó a Cheo un gran amigo suyo, el Coronel Cruz. Al enterarse de lo que allí acontecía decidió ir al monte esa misma tarde. Fue solo, caminó mucho, pero nada de aquel misterio ambulante. De regreso escuchó un ruido en un barzal cercano, no estaba seguro si aquello era un sueño: allí estaba El Brujo que también lo miraba, receloso de las continuas persecuciones de que era objeto. Tenía un cuerno prisionero en una enredadera, por más que intentaba no podía zafarse. Cruz levantó su rifle, mas cuando lo tenía en la mirilla… bajo el arma, sacó un machete, cortó las enredaderas, y viendo al Brujo alejarse libre por las sabanas exclamó:

– ¡Corre Brujo, tu no naciste para morir, tu naciste para ser el misterio del monte!

Regresó a casa de su amigo sin decir nada de lo ocurrido, como única explicación expresó:

-Hoy no ha sido mi día de suerte.

Se marchó enseguida, pensando que ese venado podía ser brujo, pues su penetrante mirada había logrado que se compadeciera y lo soltara. Aquello parecía un encantamiento.

Del mito creado se hicieron eco los mejores cazadores del país y no sólo esto, de fronteras tan distantes como Italia llegó Josephe Caibusari, un hombre de unos 40 años, que en su tierra natal era conocido por todos gracias a su talento para obtener piezas de caza. La mayoría de estos hombres que eran atraídos por la codicia o por la belleza fabulada del Brujo, se alojaban en casa de Cheo. Muchos quedaban admirados cuando tenían la oportunidad de observar el enigmático animal sin poder capturarlo. Otros alardeaban de poder hacerlo. En una ocasión el anfitrión escuchó decir a Josephe:

– “Cuesto maledetto venado me lo llevo ío para mio hogare, eco.”

Muchos regresaban molestos por el fracaso, algunos lo daban por imposible, como aquellos que decían:

-Me voy, ese venado es un brujo de verdad.

Esos días Cheo conoció más sobre el mundo, gracias a los visitantes que le contaban historias, aunque algunas exageradas. Pudo ver desarmar y armar un fusil con mirilla telescópica que llevó un cazador oriundo de Estados Unidos. Pero ni esta moderna arma pudo poner fin a aquella fantástica historia.

A principios de 1948, Robaina, un cazador amigo de Cheo, llegó a la zona, tal vez para vivir la experiencia más emocionante de su vida.

Despuntaba el alba y Robaina se encaminó loma arriba, después de buscar mucho vio al Brujo, este no dio tiempo a que el hombre reaccionara, de un salto se metió en la espesura del monte. Robaina, a quien Cheo le había prestado un perro, echó a correr y a determinada distancia soltó al can. Corrió y corrió, cada vez se veía más cerca del Brujo. En el río se acababan las huellas, Robaina calculó que El Brujo no le guardaba tanta distancia porque si hubiera corrido río abajo estaría al alcance de sus ojos, ni aún siendo el más veloz de los venados podía correr tan rápido, “debió haber cruzado el río”, pensó.

Atravesó el cauce y quedó asombrado. Perpendicularmente a donde se acababan los pasos del Brujo había huellas de conejos. Las siguió hasta una cueva, hizo un disparo al aire y salieron, como flechas, aproximadamente media docena de conejos. Robaina regresó a la casa pensando si era cierto lo que había visto. Le contó a Cheo la fantástica historia y éste quedó convencido de que el Brujo era enviado por los dioses. Su captura se daba por imposible.

El tiempo pasaba, muchos aventureros que pretendían capturar al Brujo sólo hablaban de él como un fantasma o algo así, en sus cabezas no figuraba la idea de tenerlo como premio, sino de haber podido presenciar como habían sido burlados por un animal tan famoso en aquel entonces. A muchos se les oía decir con orgullo:

-Yo tuve al Brujo en mis manos, luego escapó, pero lo tuve frente a mí.

A principios del año 1949 los cazadores concentraron su atención en aquella zona donde merodeaba el animal convertido en leyenda. Precisamente por esos días visitó a Cheo su compadre Moreno.

En vistas de que la comida escaseaba, Cheo invitó a Moreno para ir a cazar. Este aceptó, le gustaba mucho la caza y su puntería era envidiada por muchos..

Faltaban pocas horas para la puesta del sol, ahora los amigos se preparaban para la faena del día siguiente. Cheo, como era su costumbre, montó en su caballo y fue a mudar los bueyes, acompañado de sus tres perros y de Moreno; ambos llevaban sus rifles, por si en el camino se encontraban algún que otro conejo.

Al llegar al lugar conocido como La Guinea, donde estaban los bueyes, un perro comenzó a dar saltos inusuales. Cheo pensó que por allí cerca podía estar algún venado. Moreno, quizás atraído por el peso de la mirada, giró la cabeza y observó entre unos juncos la fastuosa figura del Brujo.

Era la primera vez que lo veía. El Brujo rápidamente se escabulló entre la maleza. Entonces los dos compadres trazaron un plan: Cheo se quedaría con los perros amarrados, el otro, en un caballo más veloz se trasladaría por la vereda de Palo Quemao.

Moreno comenzaba a impacientarse, era hora de que Cheo soltara los perros… Efectivamente, en ese instante vio venir hacia él – desde el monte a la sabana – al animal que era historia no sólo en aquellos alrededores. Cuando estaba aproximadamente a unos 80 metros gritó:

-¿Adónde vas, Brujo? Caerás en mis manos.

Y acto seguido le disparó. El Brujo estuvo inmóvil por unos segundos y luego… dio un salto y echó a correr. La bala parecía haberse perdido entre los arbustos.

Moreno estaba molesto, había fallado. Esto le hizo recordar la promesa que le había hecho semanas antes a su compadre:

-El día que yo le dispare al Brujo, allí termina su historia.

El Brujo regresó al monte mientras Moreno se dirigía en otra dirección. El animal ahuyentado por los perros volvió nuevamente a la sabana, esta vez Moreno lo esperó con el ojo en la mirilla y se preparó a cumplir su promesa. Lo vio venir y dijo a modo de murmullo:

-Ahora si se acabó El Brujo.

Y aguantando la respiración apretó el gatillo. Del sonido del disparo se hizo eco todo el monte. El Brujo quedó quieto, echó la que fuera su última mirada al mundo y cayó inmóvil.

Durante unos segundos todo quedó en silencio.

Nunca más se volvió a hablar del Brujo, nunca nadie lo vio; unos decían que se había muerto de viejo o que había entrado en el mar para siempre, otros que aún estaba en esa zona y que vivía disfrazado en el cuerpo de otro animal. Lo cierto es que la cabeza del Brujo se encuentra hoy en casa de Pepe, aquel pequeño muchacho que grabó esta historia en su memoria y que hoy cuenta para nosotros.

El Brujo vive todavía en el recuerdo de algunos, en la fantasía de otros. Su espíritu aún corre por la costa norte de Pinar del Río, acompañando a la suave brisa.

***

¿Existió realmente el Brujo? ¿Era un animal enviado por los dioses? Estas preguntas tal vez te las formules al finalizar la lectura de esta historia. Pero sí, el Brujo existió. No se convertía en otro animal. No era enviado por los dioses. No se adentraba en el mar. El Brujo sólo fue un animal muy inteligente, con un instinto de supervivencia muy desarrollado, que logró burlar al hombre y que al final murió entre sus manos.

Si esta explicación algo científica ha “matado” la fantasía que creó en ti El Brujo, olvida estas líneas y sigue pensando, como yo, que El Brujo es un personaje fantástico.

Publicado en de Rodolfo Romero Reyes | Etiquetado | Deja un comentario

Mirada al contexto en América Latina

Ayer en la mañana se conformaron los Núcleos de Base, estructura interna temporal que ayuda al funcionamiento de la Escuela de Formación Política «Hugo Chávez» y que asemeja a la forma de organización del MST brasileño o de otros movimientos sociales de América Latina y el Caribe.

Los nombres con los que los propios participantes decidieron bautizar sus núcleos, dicen mucho de las creencias y convicciones de este grupo que por estos días se reúne en La Habana: «Haydée Santamaría», «Ayotzinapa vive», «Eduardo Galeano», «Resistencia», «Tte. María Hidalgo» y «Los internacionalistas».

Esta costumbre es parte de la forma de military en este tipo de experiencia. No solo contribuye a rescatar ideales y figuras de la historia latinoamericana, sino también a divulger su vida y obra entre los participantes de la escuela, quienes diariamente le rinden tributo.

Después de una mañana con un debate bien intenso acerca de qué dimensiones de la dominación capitalista combatían cada uno de nuestros proyectos, en la tarde tuvo lugar un panel que debatió acerca del contexto latinoamericano actual y sus desafíos. Guiaron la discusión las palabras de Gilberto Valdés, de GALFISA; Pavel Alemán, del Centro de Investigaciones de Política Internacional (CIPI) y Llanisca Lugo, del Centro Memorial Martin Luther King, Jr.

El debate profundizó en las realidades de los movimientos sociales, la relación entre gobiernos progresistas y la agenda de estos movimientos, al tiempo que hizo una radiografía de la izquierda latinoamericana actual.

En la mañana de hoy se discute el contexto cubano y sus principales desafíos.

Publicado en de Rodolfo Romero Reyes | Etiquetado , | Deja un comentario

Escuela de Formación Política Hugo Chávez

11822621_1632155593721095_2858404608639329349_n

 

Ayer culminó exitosamente la primera jornada de la Escuela de Formación Política Hugo Chávez. Luego de la presentación de cada uno de los 44 participantes, en la jornada vespertina se dialogó intensamente acerca del sistema de dominación múltiple, así como de sus dimensiones económica, política, cultural y social.

Los participantes también insistieron en procesos actuales de pérdida de valores, los problemas que existe en la educación en América Latina y lo peligrosos que resultan los procesos de fragmentación del conocimiento, como un mecanismo más de la colonización cultural que sufren nuestros pueblos.

Como parte del programa a seguir, la escuela incluye dos paneles que sesionarán hoy martes y mañana miércoles. El primero sobre el contexto en que vive América Latina hoy, en el que participarán especialistas del Centro Martin Luther King, el grupo GALFISA y el CIPI. Mientras que el segundo versará acerca de Cuba y su coyuntura actual.

Los 44 participantes vienen en representación del Proyecto Nuestra América, el MST de Brasil, la Red Ambiental Pinar del Río, el Proyecto Escaramujo, el Grupo de la Salvador Allende, la Red Ecuménica, la Red de Afrodescendientes, la Red de Masculinidades, las Payasas Terapéutica, el Movimiento Social Colombiano, la Articulación de Jóvenes de Izquierda, la Universidad de Camagüey y la Juventud Comunista Alemana.

En una de las sesiones nocturnas se proyectará un audiovisual resumen del Congreso del MST en Brasil que pondremos a disposición de los usuarios en nuestro canal en YouTube. Mientras, compartimos un grupo de videos del Che Guevara quien, al decir de uno de los participantes, nos acompaña alerta en cada uno de nuestros diálogos.

Publicado en de Rodolfo Romero Reyes | Deja un comentario

Empieza hoy en La Habana Escuela de Formación Política “Hugo Chávez”

Nuestra América _8Desde hoy y hasta el próximo viernes 7 de3 agosto tiene lugar en La Habana, la Escuela de Formación Política “Hugo Chávez”, una iniciativa del Proyecto Nuestra América que convocó a 44 jóvenes de diferentes nacionalidades. Este blog se convertirá por este semana en el espacio para compartir todo lo que ocurra allí. Esperamos divulguen nuestro quehacer los amigos de otros países que no pudieron estar en esta edición con nosotros. Pueden encontrar más detalles en nuestros perfiles:

Facebook: América Nuestra
Twitter: @lamericanuestra
Youtube: América Nuestra

La Escuela

La puja por deconstruir, donde quiera que estemos, el sistema de dominación capitalista que se reproduce con mucha más violencia sobre los pueblos –unas veces velada, invisibilizada las más– ha logrado parir en nuestro pequeño rincón las jornadas del primer curso de verano de la Escuela de Formación Política “Hugo Rafael Chávez Frías”. Un resultado logrado de la voluntad conjunta de organizaciones nacionales e internacionales comprometidas en la misma lucha de emancipación económica, social, política, mediática, sexual, antirracista, antipatriarcal, cultural, ecológica y de los pueblos.

Nuestra pretensión es la de construir una historia formativa de sistematicidad y continuidad de contenidos de estudio en quienes integran este empeño, donde prima el principio de pedagogizar la política y politizar la pedagogía desde la concepción y práctica de la educación popular, y así permita capacitar y capacitarnos para conformar un frente unido y articulado de quienes asuman detener la oleada del capital e ir levantando, desde ya, un mundo donde quepan muchos mundos.

Esta Escuela de Formación Política es legado trasmitido desde los cursos de verano que año tras año el Movimiento de los Trabajadores Rurales sin Tierra de Brasil (MST) impartía a los integrantes de la brigada internacional en Cuba. Hoy es fruto del esfuerzo depositado por parte del colectivo cubano Proyecto Nuestra América (PNA) y del apoyo brindado por el Grupo América Latina de Filosofía, Sociología y Axiología (GALFISA) del Instituto de Filosofía, el Centro Oscar Arnulfo Romero (OAR), el Centro Memorial Martin Luther King (CMMLK) y el Colectivo de Solidaridad Internacional “Entrepueblos”.

Otras más son las organizaciones que tendrán lugar esta vez, independientemente de la manera en que participen. Lo importante será, como elemento genuino del socialismo, el amor y la amistad generada de la compartición humana habida en el transcurso de esta conspiración y que sabemos habrá durante los días del curso de verano 2015.

“Hugo Rafael Chávez Frías” tendrá este verano su bautismo de fuego al materializar por vez primera un curso bajo el nombre –por bandera– de ese gigante latinoamericano convertido en pueblo. Ojalá tenga la acogida necesaria en el público participante, los de afuera que, por determinación o azar, lleguen a saber de esta escuela; que cada año se acreciente el número de participantes cubanos y foráneos en lo que serán sus aulas; y que día a día nuestras utopías sean nuestro cotidiano.

ch02-580x391

Publicado en de Rodolfo Romero Reyes | Deja un comentario