La primera vez (de Camilo)

Por Kmilo

Desde que empezó a escucharse su nombre y después otras cosas, su triste fama me hizo despreciarla. Escuchaba a cada ratico de ella y mi curiosidad quería matar al gato, pero no podía caer en eso.

Despuntó como figura de barrio y callejuela, aunque poco a poco fue ganando espacio en el lleva y trae de los que la merodeaban y los que no. Seguro que era por lo barata o por el gusto al manoseo morboso que según decían, ella exigía.

Un día me convencieron. Me hablaron del lugar donde siempre estaba, preparada y olorosa. Siempre que el bolsillo adelgazara ella estaría a mi disposición, aseguraron.

Su habitáculo era algo extraño. La meretriz y el ayudante, dándole los últimos retoques antes de mi llegada. Todo olía a ella.

Risas y dinero adelante, no había peligro, su éxito en mí: alarde confiado. Estiré la mano y caminamos hasta mis predios, debía sentirme cómodo. Ya todo listo, sentía que su olor me humedecía la boca. Mi paciencia había expirado, no hacía falta nada más…

La experiencia de comer claria frita y bien adobada por primera vez, fue casi orgásmica.

DSC08820

Nota de Rodolfo: ¿De dónde la sacamos? Pregúntenle a Patricia.10274340_10202017027059610_9043040399625619398_n Este fue el lugar…

Y ella es PATRICIA!!! ¿Verdad Raulito?

Camera

 

Publicado en de Camilo Santiesteban Torres | Etiquetado | 1 comentario

La voz de un disparo (+ video)

Misael Valentín junto a la embarcación en la que ocurrieron los hechos

Por Claudio Peláez Sordo y Rodolfo Romero Reyes

Tomado de la revista Pensar en Cuba

«…cómo se vivía en Caimanera antes del Triunfo, cómo las mujeres tenían que prostituirse, cómo los hombres que tenían mujeres tenían que fajarse con el marine yanqui que ofendía o toqueteaba a su mujer».

La dura realidad que vivió Cuba en los primeros años de la década del 90 como consecuencia de la caída del campo socialista en la URSS y el recrudecimiento del bloqueo económico contra Cuba, acompañados de la política estadounidense que incentivaba constantemente la emigración ilegal desde la isla, incitó a un grupo de personas inescrupulosas a realizar actos violentos que le permitieran abandonar la isla. Quizás uno de los más tristemente recordado, es el intento por robar una lancha en la Playa de Tarará en la que un grupo de delincuentes, algunos con causas penales pendientes, asesinan fríamente a 4 guardias cubanos. Al suceso, ocurrido en enero de 1992, le siguieron otros también violentos asociados al secuestro o robo de otras embarcaciones.

La secuencia de hechos agresivos tiene un punto climático en el verano de 1994 cuando es secuestrada una de las lanchas que diariamente cruza la bahía habanera y, alentado por emisoras radiales contrarrevolucionarias con sede en Miami, se produce un acto de disturbio y vandalismo en calles de Centro Habana. La presencia de Fidel, junto al pueblo, contribuye a que se restablezca la calma. El gobierno entonces toma medidas.

El Comandante en Jefe, ante las cámaras de televisión anuncia que se le darán instrucciones a los guardafronteras de que no obstaculizar la salida de embarcaciones que quieran viajar hacia los Estados Unidos. Comienza entonces la llamada «Crisis de los balseros». Alrededor de 30 mil cubanos se lanzan al mar en rústicas embarcaciones. Mientras esto ocurría en La Habana, en las provincias más orientales de Cuba, otra era la carnada para aquellos que deseaban emigrar ilegalmente. Bastaba solo con poner un pie en tierra o entrar en aguas de la Base Naval de Guantánamo, -territorio usurpado por el gobierno de Estados Unidos en 1901 mediante el apéndice constitucional conocido como la Enmienda Platt- para que el gobierno le garantizara protección y seguridad a aquellos que llegaran allí, en particular a quienes para hacerlo se valieran de actos violentos contra las autoridades cubanas.

Aunque ya en el territorio de la frontera se había ubicado un campo de minas que dividía el territorio usurpado de suelo cubano, muchas personas se arriesgaban a cruzarlo o a intentar hacerlo por vía marítima. Cubanas y cubanos que custodian la frontera diariamente estaban expuestos a intentos de secuestro de embarcaciones. Precisamente uno de los que custodiaba esta área en 1994, recibió un balazo intentando defender la embarcación contra cinco inescrupulosos que la intentaron robar. Misael Valentín hoy tiene 42 años y es inspector de Capitanía en Guantánamo. En aquel momento, con solo 22, no vaciló en enfrentarse al grupo que lo superaba en número y que además, estaban armados. Mientras escribimos estas líneas, no dejamos de preguntarnos cuántas personas en este país no habrán protagonizado también actos como este y cuántas de esas historias, lamentablemente, han quedado en el olvido. Caminamos junto a él por las calles de Caimanera, montamos en la lancha que diariamente traslada a las personas de Boquerón a Caimanera y de Caimanera a Boquerón, miramos con indignación la bandera que ondea a lo lejos y escuchamos atentos su historia.

En el año 1994 me incorporo a la capitanía del puerto como funcionario. Yo venía de Batabanó y me designaron escolta de la lancha de aquí de Caimanera. El objetivo principal de mi grupo era impedir un intento de secuestro de la lancha que va de Caimanera a Boquerón.

El estar ubicado en Caimanera, tan cerca de la Base, supone eventuales intentos de secuestro o de penetración de ciudadanos que vienen navegando de Boquerón o de Paraguay y recalo de drogas por diferentes partes de la geografía de la provincia. Por lo tanto, siempre se está con la guardia en alto.

En el 1994, cuando apenas tenía dos meses de haberme incorporado aquí a Caimanera, llegaron unos compañeros de Santiago de Cuba que supuestamente venían a revisar la construcción que en esos momentos se estaba realizando. Se trataba de lo que hoy llamamos «la Pasarela» ubicada en el único tramo navegable entre la Base Naval y nosotros.

Dijeron que venían con indicación del entonces ministro de las FAR Raúl Castro. Salimos en una embarcación perteneciente a la empresa pesquera de aquí del municipio. Eran cinco individuos: el segundo jefe del MICONS en Santiago de Cuba, de apellido Mustafá, y cuatro ingenieros que lo acompañaban. Llegamos hasta el destacamento naval, donde estaban los compañeros de Defensa del puerto, para informarles que nos dirigíamos hacia la pasarela. Una vez allí él dijo que tenía indicaciones del Ministro de trasladar la construcción un poco más para allá, hacia el Muelle del Deseo y pidieron acercarse más a territorio estadounidense. Enseguida sospecho que hay algo raro, pues la construcción de la pasarela estaba prácticamente terminada. Me viro hacia el patrón y le digo: «¡Vira, vira!» y cuando voy a mirar hacia el otro compañero mío, lo habían empujado al agua. Quedamos encima de la embarcación los cinco ciudadanos, el patrón y yo. Empecé a fajarme con ellos a los piñazos mientras el patrón, hábilmente, zafó los cables de la lancha para evitar que los ciudadanos pudieran continuar hacia el interior de la base. De esta forma la lancha quedaba neutralizada. En pleno forcejeo siento un disparo, era una Colt 45 que llevaba uno de ellos. Caigo al mar. Rápidamente, los compañeros del destacamento de Defensa del puerto, que escuchan el disparo, se acercan en otra embarcación. Capturan a los compañeros y uno de ellos me ayuda a subir a bordo de la lancha.

Cuando la vida de uno pende de un hilo, ¿en qué se piensa?

Primeramente uno lo que piensa es en la familia y en el cumplimiento del deber. Uno está ahí, cumpliendo una función, un deber y uno se siente obligado a actuar. Casi nunca uno piensa en la vida de uno, porque uno mira para al lado y ve, por ejemplo, que podía peligrar la vida de mi otro compañero o del patrón de la lancha. Todo es cuestión de segundos, uno no piensa muchas cosas.

Llevas prácticamente viviendo 20 años en Caimanera, ¿tienen una mentalidad peculiar las personas que viven aquí? ¿Piensan diferente por estar tan cerca de la Base Naval y lo que ella representa?

El caimanerense es normal, igual que todos los ciudadanos: por su terruño piensan y defienden. Y sin dudas, los marca la cercanía con la Base. Nosotros no hemos tenido ninguna salida por robo de embarcaciones protagonizado por los pescadores de este municipio. Los de aquí que antes «se tiraban» lo hicieron antes de 1994. Ahora, a veces, algún joven lo intenta y lo han devuelto. La mayoría son embullados por otras personas.

¿Qué pasaría si mañana retiran la Base Naval de Guantánamo?

Pienso que la salida de la base de aquí de Caimanera, nos permitiría un mayor desarrollo porque las mejores partes de este municipio están dentro de la Base: el aeropuerto, las mejores playas… Si se van, Caimanera sería uno de los municipios más desarrollados de la provincia. Y seguirían siendo revolucionarios, eso sí. Aquí a cada rato los viejos regañan a los jóvenes cuando hablan de forma despectiva de las situaciones que se viven hoy en Cuba. Les cuentan, para que conozcan, cómo se vivía en Caimanera antes del Triunfo, cómo las mujeres tenían que prostituirse, cómo los hombres que tenían mujeres tenían que fajarse con el marine yanqui que ofendía o toqueteaba a su mujer. Esos cuentos, los jóvenes deberían conocerlos, para que esa realidad que se vivía antes de 1959 no regrese nunca a Caimanera.

Publicado en de Rodolfo Romero Reyes, Entrevistas | Etiquetado , , | Deja un comentario

Baracoa Vía Escaramujo (primera parte)

Por Kmilo

–¿Pa´ dónde ustedes van después de aquí? ¡Vah!, están locos – Así me dijo un buen artemiseño la noche antes de comenzar la segunda parte del viaje: Santo Domingo-Baracoa. La cosa realmente empezó así:

Escaramujos/as

Dos semanas antes de salir, Rodolfo y Karen me llevaron a la reunión de un grupo con nombre de bicho. Rodo me presentó como si hablara de Dwayne Jhonson, para que no hubiera duda de lo necesaria que sería mi presencia. Todos me parecieron alegres.

La aventura esta vez contaría con tres latentes:

  • Titita no vendría.
  • La travesía de Santo Domingo a Baracoa iba a ser de madre.
  • No sabía que extrañaría a Titita hasta la desesperación.

Villa Clara y Reinier Mangarto

La primera estación fue Santa Clara y el trayecto hasta ahí lo ocupé conociendo de a poquito a mis compañeros de viaje. No me guardaron lugar y tuve que sentarme al lado una chica muy callada.

Hígado, cerveza y Reinier Mangarto, esos fueron elementos imprescindibles de aquel primer encuentro. Reinier resultó ser un anfitrión excelente, por cuyo apellido (que no es el verdadero) no se debería preguntar. ¿No saben lo que es un «mangarto»? Es eso mismo, pero de este alto.

La despedida de esta ciudad fue emocionante. Me conmovió el Mausoleo del Che y sus compañeros. Todos los cubanos deberían poder ir allí.

Mi bello Holguín

Elegancia, hospitalidad, majestuosidad, la evidencia de cuanto se puede hacer con la dirección correcta. Todo esto por lo menos en la capital provincial. Siempre está en mi corazón.

L a Casa de Fidel en Birán definitivamente es la casa de todos los cubanos.

Por lo demás, Jessica guarapeando y Ana María callada, muy callada.

  1. María = Chica callada

Bayamo

Ciudad hermosa, boulevard de lujo, refrescos «cabonatados» y cremerías extremistas. Por culpa de una chica en short, no tomé helado. No nos dejaron entrar.

  1. María = Chica callada = Chica en short.

Joder! Qué suerte yo tengo pa´ eso!

Turquino por segunda vez

Lo voy a resumir: Membrillo, sudor, subidas y bajadas, los tropas Vin Diesel y Paul Walker(a la cubana) Kenia, Anabel, Baby y jodidamente Ana María. Fui el único del grupo que se bañó la noche que dormimos en la aguada de Joaquín (con un frío!!!!).

Hubo sorpresas, bailes preescolares y pestes como verdaderas sombras. El destino final sería Baracoa.

Continuará…

Publicado en de Camilo Santiesteban Torres | Etiquetado , , , | Deja un comentario

500 CUC ¿dónde, cuándo, cómo?

600px-New_Mexico_262.svgPor Rodolfo Romero Reyes

Terminó el mes de mayo y con él, la iniciativa que en mi blog eché a rodar hace mes y medio atrás. Después de calcular que resanar las cabillas explotadas del techo de mi cuarto, reparar todas las paredes que están en los ladrillos, eliminar la filtración de agua de una de ellas y rehacer prácticamente el baño, llegué a la conclusión de que necesitaría mínimamente 500 CUC. Para reunir esa cifra tuve la idea de pedir a mis amigos que, como regalo de cumpleaños, me regalaran cada uno 1 CUC.

Los primeros en aportar a mi singular alcancía lo hacían sorprendidos y a la vez embullados por la idea. En tiempos convulsos, mi iniciativa apelaba a un gesto que algunos llamaron de «economía solidaria». Mientras pasaban las semanas conocí de otras personas que en Cuba y en el mundo, todavía pueden encontrar en sus amigos soluciones a sus problemas, aunque estos sean de índole material.

Los detalles de las primeras semanas, los comenté en textos anteriores: 500 CUC y reacciones inesperadas, A un mes de mi cumple: ¡120 CUC! y Gabriel Dávalos rifará fotografía en la tercera semana de mayo.

De las últimas alegrías que aún no he contado están:

  • Dos amigos de la secundaria me sorprendieron justo el día de mi cumple, de una de ellas hacía años que no tenía noticias.
  • Mariana y Nuria finalmente dieron su brazo a torcer, habían prometido públicamente que: nada de nada.
  • Amigas cercanas convencieron a sus novios para que aportaran, y dos novios que aportaron en nombre de ellos y de mis amigas, sin que estas últimas lo supieran.
  • Un amigos desde Facebook convenció a Sixela para que ella me entregara uno en su nombre.
  • La mamá de una de mis diplomantes que me envió su aporte justo el día del cumple.
  • Gabriel Dávalos rifó una de sus fotografías y me entregó los 33 CUC que recaudó con su iniciativa (fue el aporte más alto recibido, seguido por otro amigo que también se llama Gabriel) ¡Vaya coincidencia!
  • Amigos y amigas que cada vez que me ven me dicen: «Me incluyes en la lista, que un día de estos te doy lo tuyo».

Después de eso vino: el cumple, obviamente. Celebré con mis amigos de Escaramujo (me falta todavía con los/as chicos/as de 2do año y con Zule, Ali, Jessi y Diana), luego en mi casa con la familia, después en casa de mi tío -en Jaruco- y por último, en Fábrica de Arte con antiguos alumnos/as. En todos los lugares me preguntaban cuánto había recaudado y algunos se apuraron a dar su aporte, casi al final del mes.

Finalmente saqué la cuenta ayer. El total de amigos (incluyendo a 6 o 7 que me han dicho que los incluya, que cuando me vean me regalan, y a otros 4 que incluí casi sin su consentimiento: Pedro, Urbino, Wilfredo y Elizabeth), sumaron en total 106 amigos que aportaron a la causa.

Su ayuda se tradujo en un total de 262 CUC. Algunos dirán que no llegué a 500 como necesitaba pero, créanme, que nada se compara con las muestras creativas, cariñosas y solidarias que he recibo en estos dos meses, tanto de amigos cercanos, como de otros que han reaparecido ante esta iniciativa.

El debate generado en casas de amigas donde el papá y la hermana criticaban la idea, y la madre y ella la apoyaban; las personas que desde otros países se las ingeniaron para enviar su aporte; la honestidad de aquellos amigos que se rehusaron a regalarme por no compartir la idea; los chistes y el chucho que he recibido alertando posibles “desvíos de recursos”; en fin, ha sido una experiencia irrepetible e inolvidable. Para todos solo hay dos palabras: Muchas gracias.

Sobre el curso de los acontecimientos constructivos prometo mantenerlos al tanto. Por el momento, mi plan es seguir ahorrando por mi cuenta para, una vez que llegue a los 500, empezar la reparación. Al final, haré lo que sugieren algunos: poner fotos del antes y el después, y la lista de los materiales para que todos sepan en que invertí el dinero de mis amigos.

Mientras, si alguien me pregunta, responderé al estilo del grupo de reguetón «Los cuatro»:

«Ya que me preguntas,
por el dinerito;
no he gastado nada,
y el cuartico está igualito».

Gracias por colaborar y más que por los 262 CUC, que son un inmenso alivio, gracias por la preocupación, el cariño y más que nada, por la amistad.

Publicado en de Rodolfo Romero Reyes | Etiquetado , | 5 comentarios

La gozadera: el tema del momento en Cuba (+ video)

Gente-De-Zona-Ft.-Marc-Anthony-La-GozaderaDice un amigo que el tema más pegado ahora mismo en París es el Taxi, de Osmany García; otros aseguran que en México está a full el «washineo»; pero justo ahora lo que hará arder América Latina es La Gozadera. ¿Quién le iba a decir a Alexander cuando empezó con ¡Ay,Sosa, cómo está la cosa!, que algún día Marc Anthony movería la cabeza como él? La canción tiene tremenda pegada y como dice Yory, remueve tus sentimientos de orgullo latino. Aquí está le letra:

Miami me lo confirmó!
-¡Gente de zona!
Puerto Rico me lo regaló!
-¡Marc Anthony!
Dominicana ya repicó
y del Caribe somos tú y yo.

Y se formó la gozadera, Miami me lo confirmó
Y el arroz con habichuela, Puerto Rico me lo regaló,
Y la tambora merenguera, Dominicana ya repicó,
Con México, Colombia y Venezuela y del Caribe somos tú y yo.
Repicando!

La cosa está bien dura, la cosa está divina ,
Perú con Hondura, Chile con Argentina,
Panamá trae la zandunga, Ecuador Bilirrubina,
Y Uruguay con Paraguay, hermano con Costa Rica.

Bolivia viene llegando, Brasil ya está en camino,
El mundo se esta sumando, a la fiesta de los latinos.

Y se formó la gozadera, Miami me lo confirmó,
Y el arroz con habichuela, Puerto Rico me lo regaló,
Y la tambora merenguera, Dominicana ya repicó,
Con México, Colombia y Venezuela y del Caribe somos tú y yo.

(se repite)

Vamos Guatemala, la fiesta te espera.
Llama a Nicaragua, El Salvador se cuela.
Loqueando desde Cuba y el mundo se entera.
Si tú eres Latino, saca tu bandera.

Y se formó la gozadera, Miami me lo confirmó,
Y el arroz con habichuela, Puerto Rico me lo regaló,
Y la tambora merenguera, Dominicana ya repicó ,
Con México, Colombia y Venezuela y del Caribe somos tú y yo.

(se repite)

Publicado en de Rodolfo Romero Reyes | 1 comentario

Mujeres

Por Karen Alonso Zayas

“Me han estremecido un montón de mujeres,
mujeres de fuego, mujeres de nieve”.
Silvio Rodríguez

Desgraciadamente la historia la escriben los vencedores. Por eso, en los miles años que llevamos sobre la Tierra, las mujeres hemos sido prácticamente borradas de las crónicas humanas. Todo cuanto tiene de sobresaliente y hermoso la civilización, nos cuentan desde muy pequeñas, ha sido moldeado por manos masculinas.

Resulta realmente penoso que cuando tratamos de pensar en una figura de prestigio, que se haya ganado un lugar en procesos o momentos decisivos de la historia solo vengan a nuestra cabeza nombres masculinos. Tal vez esto me suceda solamente a mí, tal vez. Sinceramente no creo que muchas personas se detengan a pensar en la razón de que el 90% de las grandes mentes reconocidas sean hombres.

De cualquier modo no es mi intención analizar siglos y siglos de consabida discriminación e invisibilización. Mi objetivo hoy es otro: rendir tributo a tres mujeres que no pasaron inadvertidas como muchas otras. Con la ayuda y el aliento literario de E. Galeano comparto tres relatos donde las protagonistas, aún en nuestros tiempos, sobreviven, perduran.

Hipatia

Va con cualquiera– decían, queriendo ensuciar su libertad.

No parece mujer– decían, queriendo elogiar su inteligencia.

Pero numerosos profesores, magistrados, filósofos y políticos acudían desde lejos a la Escuela de Alejandría, para escuchar su palabra.

Hipatia estudiaba los enigmas que habían desafiado a Euclides y a Arquímedes, y hablaba contra la fe ciega, indigna del amor divino y del ser humano. Ella enseñaba a dudar y a preguntar.

Defiende tu derecho a pensar. Pensar equivocándote es mejor que no pensar– aconsejaba.

La llamaron bruja y hechicera, la amenazaron de muerte.

Y un mediodía de marzo del año 415, el gentío se le echó encima. Y fue arrancada de su carruaje y desnudada y arrastrada por la calles y golpeada y acuchillada. Y en la plaza pública la hoguera se llevó lo que quedada de ella.

Se investigará– dijo el prefecto de Alejandría.

Olympia

Son femeninos los símbolos de la Revolución Francesa, mujeres de mármol o bronce, poderosas tetas desnudas, gorros frigios, banderas al viento.

La revolución proclamó la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, y la militante revolucionaria Marie Gouze, llamada también Olympia de Gouges, propuso a su vez la Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana, en ella se preguntaba: “Hombre, ¿eres capaz de ser justo? Una mujer te hace esta pregunta; por lo menos no le privarás ese derecho. Dime, ¿qué te da imperio soberano para oprimir a mi sexo? ¿Tu fuerza? ¿Tus talentos?”

Por tamaño atrevimiento marchó presa. El tribunal Revolucionario la sentenció y la guillotina le cortó la cabeza.

Al pie del cadalso, Olympia preguntó:

Si las mujeres estamos capacitadas para subir al cadalso, ¿por qué no podemos subir a las tribunas públicas?

Mariana

Una mañana de 1831, bien tempranito, ante una de las puertas de la ciudad de Granada, el verdugo dio vueltas al torniquete hasta que el collar de hierro rompió el cuello de Mariana Pineda.

Ella fue la culpable. Por bordar una bandera, por no delatar a los conspiradores de la libertad y por negar el favor de sus amores al juez que la condenó.

Mariana tuvo vida breve. Le gustaban las ideas prohibidas, los hombres prohibidos, las mantillas negras, el chocolate y las canciones suavecitas.

Publicado en Caleidoscopio feminista, de Karen Alonso Zayas | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Gabriel Dávalos rifará fotografía en la tercera semana de mayo

Solidarizado con la iniciativa que desde hace mes y medio promuevo en este blog, el fotógrafo y amigo Gabriel Dávalos ha tenido la singular idea de rifar, a un módico precio, una de las fotografías que integran su libro «Habana sensual». El dinero recaudado por la rifa se sumará a la contribución que han hecho amigos y amigas en función de poder reparar mi cuarto.

gabriel davalos rifa

Esta es la foto en cuestión. Se rifará impresa en papel fotográfico con unas dimensiones aproximadas de 50x60cm.

Se ofertarán tickes con un costo de 10 pesos en moneda nacional. Los interesados e interesadas podrán reservar sus números a partir del 18 de mayo. Para ello deben contactar a Claudio Peláez Sordo, quien fungirá como tesorero de esta iniciativa, mediante el correo o su chat de Facebook. Eso sí, para adquirir el ticket habría que verlo personalmente. Lamentamos el inconveniente que esto pueda causar a aquellas personas que no viven en La Habana.

Para garantizar la transparencia de la rifa se hará de forma pública en el parque de H y 21, el día que anuncien sus organizadores (Gabriel y Claudio). Para seguir de cerca cómo transcurre este evento, se le pide a los concursantes que estén al tanto de las publicaciones que ambos realicen en sus muros de Facebook a partir del 18 de mayo y hasta el viernes 22.

El gesto de Gabriel se suma a las iniciativas de amigos y amigas cercanas. Como mismo él confesó en uno de los pasillos del Canal Habana: «No importa si se recauda, o no, mucho dinero, lo importante es que disfrutemos todo esto y que la iniciativa sirva para que otros la multipliquen».

Para más información aquí están los post anteriores sobre este tema:

¿Cómo reunir 500 CUC?

500 CUC y reacciones inesperadas

A un mes de mi cumple: ¡120 CUC!

Publicado en de Rodolfo Romero Reyes | Etiquetado , | 3 comentarios