El genio de la lámpara

Guaracabulla. 1ro de julio de 2007. Guille rodeado de amigos. Uno de ellos le pone su mano derecha encima del corazón...

Vi una cabeza calva cruzando el parque de G. Pensé… pero no. Aquella calva no brillaba.

El genio apareció un día con su lámpara y se mudó para el centro del Vedado. Su verdadero propósito nadie lo sabía. Todas las mañanas salía de la lámpara a oler las flores, a acomodar las sillas y a dar los buenos días a algún transeúnte.

Una vez a la semana emitía unas líneas para amigos y desconocidos. Para muchos, esas líneas eran lo central en sus vidas. No siempre traían las mejores noticias, pero al leerlas uno se sentía dueño del mundo. Sabías que alguien estaba pensando en ti y te ofrecía ánimos y suerte para enfrentar los próximos siete días. Esa era su rutina, esa y el hábito indestructible de hacer amigos.

Dentro de la lámpara nunca estaba solo. Escribía, leía y soñaba rodeado de sus memorias y de sus musas. Cada una de ellas lo inspiraba. Todas se morían por sus piropos y él, en cambio, recibía miles de sonrisas. Los que lo visitábamos debíamos atinar con cuidado para robar su atención. Éramos muchos y siempre tenía tiempo y espacio. Tiempo para dar consejos, contar historias de la historia que ayudó a construir a veces de forma anónima pero ingeniosa; y espacio sí, espacio en su corazón de niño, a pesar de los años.

Las muchachas soñaban con él. Lo imaginaban rubio, alto, fuerte, de ojos alegres, de voz gruesa. Lo pintaban de diferentes colores, como un joven atleta o un elegante profesor universitario. Sus musas, sin embargo, pasaban todo el tiempo escuchando sus pensamientos, tratando de ser sus protagonistas.

El tenía su Aladino, al que respetaba y profesaba amor del bueno, ese que no admite traición. En cada frase le impregnaba un homenaje.

El genio siempre estaba allí para nosotros. Para compartir nuestras tristezas e incertidumbres, para guiarnos. A veces nos perdíamos unos días pero él siempre nos justificaba: “los amigos no se pierden, andan encontrándose por ahí en otros lugares”. Eso éramos para él: amigos. Tal vez por eso no estábamos preparados para su partida.

Cuando supo que se iría nos llamó a todos. Sin ninguna urgencia. Tampoco insistió en nuestra presencia. Simplemente hizo la invitación. La travesía fue dura, pero fuimos todos. Los amigos, sus musas, las enamoradas, los soñadores y un grupo de desconocidos que pudimos estrechar su mano por última vez. Nos sorprendió durante todo el día con sus ocurrencias de siempre. Disimuló su partida como el más grande de los actores sin adelantarnos nada. Nos impregnó de tanta alegría…como para no extrañarlo cuando partiera.

Se fue, es duro escribirlo, pero se fue. Se fue en medio de la lluvia, rodeado de todos, feliz. Feliz.

La lámpara se apagó para siempre. Las musas recogieron algunas cosas y las guardaron celosas en sabe Dios qué lugares. Cada una quiso su pedazo de magia. Yo por mi parte me conformé con los recuerdos: la primera conversación que nunca olvidaré, sus carcajadas cuando se burlaba de su pelo y de mi cara, su apretón de manos cuando dijo Nos vemos la semana que viene, y esa manía rara de aparecerse en mis sueños para felicitarme cuando actúo como él.

1ro de julio de 2007. Muere en Guaracabulla el periodista cubano Guillermo Cabrera Álvarez.

Anuncios

Acerca de rodoguanabacoa

Periodista, educador popular, escaramujo... amante de la historia de mi país: Cuba.
Esta entrada fue publicada en de Rodolfo Romero Reyes y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El genio de la lámpara

  1. Diany dijo:

    Muy buen homenaje para un buen hombre y periodista, pero su lámpara como dices no se apagó para siempre, de parte de ustedes queda que su luz permanezca encendida eternamente.
    Saludos y muy buen bolg.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s