Algunos tipos de grupos (fragmentos)

Por Carmen Huici

No entra dentro de los objetivos del presente tema llevar a cabo una taxonomía de los distintos tipos de grupo. En las unidades didácticas de psicología social (Jiménez Burillo, 1981) ya se presentaba una clasificación de los grupos. Aquí se trata exactamente de fijar la atención en ciertos tipos de grupos que han dado lugar a estudios teóricos y empíricos de importancia en la literatura psicosocial, con el fin de señalar sus características definitorias.

Algunos de los criterios empleados para clasificar los grupos sociales no dejan de ser objeto de críticas. A modo de ejemplo pueden citarse las dificultades que plantea la distinción de los grupos de acuerdo con su tamaño. En cualquier caso habría que señalar aquí que el criterio más importante quizás lo constituya la calidad de la relación.

En dependencia del ángulo del que se contempla la relación, se puede hacer hincapié en la misma de manera similar a como se establece en el grupo en su conjunto desde el punto de vista del sujeto que se relaciona con el grupo. Ese énfasis también puede hacerse desde el punto de vista de la relación que el grupo mantiene con el ambiente externo. Estas distinciones, realizadas más bien a efectos didácticos, pueden, sin embargo, servir para considerar ciertos tipos de grupos: los grupos primarios, los grupos de referencia y los grupos informales.

Grupos primarios

Definición

En la búsqueda de aquellos tipos de grupos que han tenido una peculiar fortuna en el ámbito de las ciencias sociales y que, han recibido la atención de los psicólogos sociales, no puede dejar de mencionarse el grupo primario.

En el presente trabajo se pretende tener en cuenta, además, otras contribuciones a la definición de grupo primario. Indiscutiblemente, la paternidad del concepto corresponde a Cooley, quien en un célebre párrafo (Cooley, 1909) trazó el perfil de ciertos tipos de grupos que resultan primarios por diversos motivos. De ellos el motivo fundamental es “formar la naturaleza social y los ideales sociales del individuo”.

Las características básicas del grupo primario son la asociación cara a cara, la fusión de las individualidades en un todo colectivo, la identificación con la vida y objetivos del grupo y, fundamentalmente, el sentimiento del “nosotros”, lo que implica la simpatía y la identificación. Los ejemplos de grupo primario que propone Cooley son la familia, el grupo de juego de los niños y las niñas y el vecindario o la comunidad de adultos.

En un trabajo posterior, en colaboración con Angell y Carr (1933) (cfr. Schäfer, 1984, p. 78), se sintetizan del modo siguiente las características definitorias del grupo primario: asociación cara a cara, asociación no especializada, relativa duración, reducido número de miembros, y relativa intimidad entre miembros.

Aquí también se mencionan los grupos secundarios, ejemplo de los cuales serían las corporaciones, la ciudad, la nación, etcétera. Las definiciones de grupo primario coinciden en señalar la calidad de la relación afectiva que se da en el interior del grupo y que se establece entre los miembros. Se alude así al “sentimiento del nosotros”, a la simpatía, a la identificación, intimidad, espontaneidad, al establecimiento de lazos emocionales.

Grupos de referencia

El que parece no seguir el paso de la procesión, en realidad, sigue el compás de otra música. Como dijo Thoreau, escucha a un tamborilero distinto. El ambiente, en el sentido de la influencia social que realmente funciona, está muy lejos de ser la cosa definida y obvia que a veces se supone que es. El grupo al que damos nuestra lealtad y aquel a cuyos estándares tratamos de conformarnos, está determinado por nuestra propia afinidad selectiva, eligiendo entre todos las influencias personales accesibles a nosotros. (Cooley, 1902, cfr. Hyman y Singer, 1968, p.6).

La metáfora musical con que se inicia la cita de Cooley ilustra muy vívidamente un fenómeno sumamente interesante del comportamiento social: el hecho de que los individuos, aun incluidos en ciertos grupos sociales (grupos de pertenencia) pueden elegir seguir el compás —acoplando el propio comportamiento de las normas— de otros grupos (grupos de referencia) que el propio individuo selecciona y que, sin estar en muchos casos en la realidad más inmediata que le rodea, son eficaces a la hora de influir sobre su conducta. De lo que se trata es de reconocer que “los seres humanos, a menudo, se orientan a sí mismos hacia grupos distintos de los propios”, tal como, concisamente, señala Merton.

La otra cara de la moneda consiste en advertir el hecho de que, bajo una conducta aparentemente independiente —por cuanto supone la desviación respecto a la norma del grupo de pertenencia— puede ocultarse otra conducta de sometimiento a las pautas de otros grupos, tal vez menos visible, pero psicológicamente más presente para el sujeto.

Grupos informales

En realidad, como apunta Gukenbiehl (1984 b), puede resultar más apropiado hablar de la dicotomía formal-informal que de grupos formales e informales. El apelativo formal suele adscribirse a la organización, mientras que informal puede aplicarse tanto a los grupos como a las organizaciones.

En cuanto al inicio del interés por las relaciones informales en el contexto de las organizaciones se suele considerar (Gukenbiehl, 1984 b, Wilson, 1975) como un hito importante el conjunto de los estudios en la Western Electric (…) En el curso de esas investigaciones se puso de relieve la distinción entre la organización de la empresa, en tanto que racionalmente estructurada y dirigida al logro de ciertas metas, y el conjunto de relaciones interpersonales que, al mismo tiempo, existen y dan lugar a distintas organizaciones sociales de carácter informal.

Según la opinión de diversos autores, Gukenbiehl (1984 b, p. 62) resume las características que se suelen considerar como diferenciadoras entre lo formal y lo informal.

Wilson (1976), por su parte, enfatiza en los determinantes de uno y otro tipo de grupo. En el caso de las organizaciones formales, las reglas formuladas explícitamente por la autoridad antes del ingreso del individuo en la organización. En los grupos informales, las expectativas que determinan el comportamiento de los miembros no sólo no son formuladas explícitamente, sino que, además, son cambiantes.

Anuncios

Acerca de rodoguanabacoa

Periodista, educador popular, escaramujo... amante de la historia de mi país: Cuba.
Esta entrada fue publicada en Textos académicos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s