La foto que la encierra

Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)

Para algunos esta es una foto desconocida. Para otros incluso el objeto de sus críticas por estar “fuera de foco”. Los “conocedores” dirán que es una gran universidad y sus alumnos posiblemente le vean como su “casa de altos estudios”.

Para mí no es nada de eso. Solo una foto sin sentido que encontré mientras trataba de ubicarla a ella en Google. Sí, la perdí hace unos meses, justo cuando empezaba a conocerla.

Primero fue la profe distante e inaccesible que poco a poco fue cediendo cada una de las cerraduras. Después fue colega de estudios, amante de proyectos compartidos, mujer en busca de consejos e ideas, dispuesta a contar secretos, miedos, sueños e incertidumbres. Mi disfrute aumentaba con cada una de estas facetas que ahora intento describir pero que sé son inaprehensibles en las letras de un teclado.

Justo cuando empezaba a sentirla y extrañarla… ella se fue. Quizás no para siempre o quizá sí, eso no es lo importante. Se fue cuando yo tenía proyectos nuevos, dudas epistemológicas y ganas terribles de tener una amiga como ella.

Ahora gracias a Mark Zuckerberg y una “conexión laboral” puedo, de vez en vez, cruzar unas líneas con ella. Líneas que no son frías ni breves porque los dos nos desgastamos en poner muchos y muchos caracteres, en escribir cursilerías, en recordar los más mínimos detalles, porque en ese momento nos entregamos por completo al “monochateo” y no hay trabajo que hacer, correos que revisar o artículos que publicar.

Por sus líneas sé de su casa en el campo, de sus viajes en tren, de las “memorias” que le gustaron, de los bares y no de las discotecas, de las estaciones del año y de proyectos multimedia.

Por ella también descubro esta foto. Una imagen borrosa que rescato de Internet para imaginar esta prisión que es, no para ella, sino para mis ganas de tenerla cerca y poder conversar. Porque por mucho que aprecio el chat, nada sustituye sus ojos “sentipensantes” cuando en algún momento hablamos de cosas íntimas y dibujamos sueños emancipadores, “como una pareja de enamorados haciendo las tareas de la casa”. Y aunque esto último suene cursi, fueron las palabras exactas que me movieron a escribir estas líneas.

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de rodoguanabacoa

Periodista, educador popular, escaramujo... amante de la historia de mi país: Cuba.
Esta entrada fue publicada en de Rodolfo Romero Reyes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s