Su sueño: Camila Vallejo

Llegó al Café y pidió lo de siempre: “Capuchino sin azúcar”; una manía de cuando estudiaba en el Colegio Raimapu. Allí mismo fue cuando conoció a Camila. Desde el principio se sintió atraido por ella. Le gustaba mucho aquella muchacha interesante y desenfadada; era la chica perfecta: linda, un “cuerpo esculpido por los dioses” como le dijo a un amigo, enérgica, agradable y además revolucionaria, era la mujer de sus sueños, la novia perfecta… pero no para él.

Ernesto no era el chico más popular del colegio ni el mejor atleta de la escuela. Lo más cerca que estuvo de que ella se fijara en él fue aquella tarde de abril de 2009, cuando fue de visita a la Facultad de Arquitectura y Urbanismo donde ella cursaba el tercer año de Geografía y se cruzaron por el pasillo. Lamentablemente, ella ni siquiera lo recordó.

Pensó entonces en matricular en las Juventudes Comunistas de Chile donde ella militaba. Incluso en diciembre de 2010 trató de volverse dirigente estudiantil para tener alguna responsabilidad en la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECh), organización que ella presidía desde noviembre de ese año.

Inmerso en estas reflexiones y aún en espera de su café, vio entrar a toda prisa y sentarse a solo dos mesas a la muchacha de sus sueños, que por estos días figuraba en todos los medios internacionales de prensa por las revueltas estudiantiles que tenían lugar en el país sudamericano. Iba acompañada de otras tres personas. Para su sorpresa, las miradas se cruzaron y ella le hizo una seña.

-¿Ernesto? Sí, Ernesto del grupo 5 de Ramaipu, ¿cuánto tiempo, no? ¿Te sientas con nosotros?

Como un resorte el joven chileno se puso de pie y caminó hacia la mesa de Camila. Alcanzó una silla y se sumó a la conversación. Ella entonces le explicó:

-Mira, queremos organizar para mañana una movilización gigantesca porque no estamos dispuestos a negociar con el gobierno mientras este siga haciendo caso omiso de nuestras demandas. Necesitamos poner carteles en toda la ciudad y sobre todo aumentar la divulgación de la marcha por Facebook y por Twitter. ¿Crees que podrías ayudarnos?

-Por supuesto Camila, por supuesto, no faltaba más, lo que sea por ti, digo, por nuestros derechos.

-Ernesto, Ernesto… aquí está el capuchino.

El joven abrió los ojos y se encontró sentado en su mesa. En frente la camarera le servía el capuchino. Miró a su alrededor y no estaba Camila, ni las otras tres personas. Él seguía allí en su mesa, esperando su café.

-Estabas como dormido- dijo la camarera.

-Sí-respondió Ernesto aún bastante atontado-parece que di un pestañazo.

Miró hacia el televisor que estaba al fondo del salón mientras probaba el café. En el noticiero hablaba Camila, linda como siempre. – ¿Qué hace alguien como yo para enamorar a una mujer como ella?- dijo en voz alta y después suspiró.

En la mesa de atrás, un señor bastante mayor que leía la prensa se vio en la necesidad de aconsejarlo.

-Lo primero es que ella sepa que tú existes, lo demás es cuestión del destino.

Ernesto volteó pero el viejo ni siquiera levantó la vista del periódico. Aquel hombre tenía razón. Debía hacer algo para hacerse notar. Los tiempos convulsos que vivía Chile no estaban para poemas, rosas o cartas por correo. ¿Qué hacer? Terminó su café y se fue rumbo a casa.

A la mañana siguiente Ernesto salió camino a la manifestación. “Es posible que la policía dé golpes y debo ir preparado”, dijo en su casa cuando lo vieron salir con un improvisado pasamontañas, sus rodilleras y las coderas que usaba cuando era patinador. Por el camino se encontró con otros jóvenes que iban rumbo a la plaza. Solo un pensamiento ocupaba su mente: Camila Vallejo.

FIN

 

 

 

Anuncios

Acerca de rodoguanabacoa

Periodista, educador popular, escaramujo... amante de la historia de mi país: Cuba.
Esta entrada fue publicada en de Rodolfo Romero Reyes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Su sueño: Camila Vallejo

  1. otroernesto dijo:

    JAAAAAAJAJAJA.Oye, el verano es complicado, Ernesto. Aun más con mucho internet y una pila de imágenes de Camila Vallejo disponibles.
    Si buscas en Facebook encontrarás que el pirmer sitio relacionado con su nombre es uno que le pide que se desnude por la educación chilena. Entonces te puedes poner a pensar en el comunismo de los 70 y el diversionismo ideológico; si hubiera habido líderes así acá en Cuba, la cuestión hubiera sido más complicada. JEEEjeje
    Por confesar, me sentí muy mal un día en que me dí cuenta de que no tenía la menor idea con la cual apoyar a las demandas de los estudiantes, ni resolver las mías de acá y que solo buscaba las noticias para ver una foto de ella. Gracias por el post y las ficciones realistas del verano.

  2. Machadeta dijo:

    Buena idea la del cuento, Rodo. Pero también nosotros vamos a seguir masturbándonos sin parar con la imagen de Camila? Vamos a seguir sirviendo de trampolines para impulsar a una Camila cover-girl? La chilena dijo en una de las tantas entrevistas que andan por ahí: “Soy bonita y no tengo problemas en decirlo, pero yo no decidí cuál iba a ser mi apariencia”. Las declaraciones no se acaban ahí: “Lo que sí decidí es cuál es mi proyecto político”. Prácticamente nadie ha replicado esto último.
    Si el rostro, el piercing y la figura escultural de Camila han servido de algo para una mayor cobertura mediática de las protestas, del paro y de la creatividad de los chilenos, felicidades. Pero no hay que olvidar que ella misma, incluso desde el momento en punto en que comenzó a ocupar su cargo en la FECh, ha criticado -me atrevo a decir que ha repudiado- la banalización del liderazgo femenino.

  3. Marianela dijo:

    “Es una revolución, estúpido”, pone en letras grandes y rojas (con una foto que no es la de Camila) el último editorial de la revista chilena Punto Final, última de la estirpe de las publicaciones revolucionarios de los 60 y sobreviviente de la hoguera (literalmente) de la dictadura. Con su más de medio siglo, sigue poniendo los puntos sobre las íes. Y a lo que va PF: no seamos estúpidos. no deslegitimemos, con banalizarlo, este intento en el que a muchos les va la vida.

  4. Pingback: Simpatizantes FMLN » Camila Vallejo y Julio Antonio: un amor a destiempo

  5. Cesar dijo:

    Che, es sabido que Camila Vallejo es mucho más que una cara bonita. Cuando uno la oye se queda boquiabierto por la claridad de sus expresiones y su decisión política. Mis felicitaciones para Camila.
    Saludos desde Corrientes, Argentina
    César

  6. marthio dijo:

    Cuando te quieren hacer una hamburgesa o poner tu imagen en una lingerie o en una remera es porque te quieren mitificar y vaciarte de valores, en eso los mass media son especialistas y responden a los dictados del poder. Es muy dificil para los individuos permanecer enteros ante esos embates porque te ofrecen todo hasta el mismo poder. Despues ya fuistes. El Che es un ejemplo al que no pudieron… bueno si despues de muerto pero porque nosotros compramos lo que nos vendían… el seguirá siendo una estrella que seguramente guiará a mujeres como la Vallejo. Vence Victoria tu generación dentro de unos años te va a necesitar.

  7. jarmenta dijo:

    la actitud y las circunstancias me remontan a los años 70´¨ en Mexico con los comités de lucha y las tendencias izquierdistas en el pensamiento ideologico de los jovenes, de haber tenido lideres tan bien plantados y mejor vistos como camila vallejo, hoy fueramos un pais con otras prespectivas, o tal véz, los intereses imperialista la hubieran calllado. pero no deja de ser agradable admirar a esta hermosa mujer.

  8. Pingback: Escribo porque la extraño | Letra joven

  9. Pingback: Letra joven en el 2012 | Letra joven

  10. Pingback: Camila Vallejo: la más ¿popular? | Letra joven

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s