Él, géminis… ella, virgo

Duelo con la amazona.

Él camina silencioso entre los arbustos; con la mano derecha sujeta la escopeta. Las botas embarradas de fango, la camisa semiabierta y el sudor en su rostro lo vuelven un tanto enigmático. La tarde cae y aún no aparece presa alguna.

Ella anda y desanda el mismo trillo desde hace varias horas. Su bella silueta es envidia de musas y amazonas. En sus manos arco y flecha, y en su mente de tigresa y cazadora una idea fija: ese instinto que la hace transitar entre el peligro de ser descubierta y la excitación de sentirse un ave libre de volar aunque el resto del bosque no la entienda.

Él es un cazador experimentado, al menos eso dicen las hadas. Ha tratado de especializarse en los ritmos de la selva y de sus víctimas –que sorprendentemente y por la magia de ese bosque encantado sienten un extraño placer cuando son atravesadas por las balas homicidas–. No con todas es igual; hay que ser paciente y cauteloso, y saber el momento exacto en que se puede disparar.

Ella también resulta enigmática y un tanto indescriptible. Cuando pisa descalza las hojas secas destella una peculiar armonía, y entonces parece que se escucha un piano en lo más profundo de la ciénaga. Sus pasos son firmes y seguros, como una bailarina de tango; en cambio, su mirada a veces descubre a aquella niña pequeña que un día soñó con tocar el sol y que hoy se quema en los placeres del sexo.

Al fin, él siente la presencia de su presa. Levanta lentamente la escopeta y pone sus ojos en la mira. Apunta al lugar de donde vienen los pasos, contiene lentamente su respiración. Aparece ella. En un instinto violento, al verse sorprendida, empuña el arco y ahora es el cazador quien se siente amenazado. Otras presas se han resistido, pero ninguna antes le apuntaba una flecha justo al corazón. “¿Quien te dijo que podrías casarme?”, piensa ella, mientras decide matarlo o morir en el intento.

– Ya no seré presa de nadie, -le grita con voz ensordecida.

El cazador siente miedo, pero su instinto de macho es muy fuerte y no puede dejar de observar las curvas seductoras, los pechos sencillos y la mirada devoradora de su atacante. Por primera vez duda en apretar el gatillo. ¿Será acaso el final?

La cuerda del arco ya no está tan tensa, y es que ahora ella sumerge la vista en las manos sencillas y delgadas de aquel hombre que empuña un arma y hace apenas unos instantes irrumpió en su cotidianidad. No es rudo, tosco o agresivo… ni siquiera parece un cazador. Sin embargo la inquieta, la seduce, la tiene como loca, aunque solo lleva allí uno o dos minutos.

El hombre percibe el ambiente de vulnerabilidad que se teje a su entorno. Baja lentamente el arma y la apoya sobre un arbusto. Da dos pasos y se coloca frente a ella, el arco y la flecha también caen al suelo.

Solo entonces se desnudan, muy lentamente, en medio del bosque.

Anuncios

Acerca de rodoguanabacoa

Periodista, educador popular, escaramujo... amante de la historia de mi país: Cuba.
Esta entrada fue publicada en Cuentos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Él, géminis… ella, virgo

  1. izmatopia dijo:

    vaya, vaya… de cazadores a seductores… me gusta…

  2. ReY dijo:

    Creo que muchos hemos estado en esa situación. Mi felicitación a todos los cazadores que en algún momento se han dejado cazar. Especialmente a ti, Rodo, ja, ja, ja.

  3. Mabel dijo:

    y…?? este post debería tener segunda parte me quede entusiasmada, ansiosa…

  4. Cyril dijo:

    En que momento el cazador se torno presa que me perdi??????…. Espero que tenga segunda parte, la tiene?

  5. ups..y yo qué hago aquí??? otra vez perdida… es que como soy Virgo, lo leí hasta el final.. pero bueno, aún despistada… no encuentro cómo salir….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s