La prisión de las nuevas tecnologías

Frases tomadas de ¿Cuándo desconectarse?,
de  Musa Okwonga, músico y poeta
(Para la serie Four Thought de la BBC).

Uno sabe que el mundo ha cambiado cuando su página de inicio es al-Jazeera. Estaban reportando sobre la terrible sequía en Somalia, que afecta a 10 millones de personas. Es extraño. A veces me pregunto qué es lo que internet nos despierta más: nuestra conciencia o nuestra impotencia. A veces siento que la desdicha que vemos en nuestras pantallas planas se ha convertido en otro filme que no tenemos que ver (…).

Anoche me fuí de la casa de mi novia, no sin antes anunciar la ruptura en Facebook. Hice clic en el botón y cambié el estatus de “en una relación” a “soltero”.

Para mí, declarar que estás saliendo con alguien en Facebook es como mal karma, asegura una desilusión. Alguna vez leí sobre una creencia de los nativos americanos, posiblemente apócrifa, de que si a uno le toman una foto, se pierde parte del alma, que de alguna manera se lleva tu fuerza vital. Creo entender a lo que se refieren.

Necesitaba mantenerme ferviente, o me sepultaría el vacío. Pero no podía recurrir a Twitter. Twitter me hace sentir disperso. Tengo muchos seguidores, pero ni idea de hacia dónde los estoy guiando. Tengo 140 caracteres para impresionar a un par de ojos pasajeros, para que lean sobre mí y quizás me retuiteen, aunque casi nunca lleguen a conocerme. Los sitios de citas a ciegas parecen íntimos en comparación.

“La vida: eso que sucede mientras uno espera esos emails que nunca llegan”

En los peores momentos, reviso mi email decenas de veces por hora, esperando confirmación de que ese productor trabajará conmigo o que a esa revista le gustó mi libro o mi albúm. Abro la sesión, nombre de usuario, contraseña, intro, miro, hago una mueca, refresco, cierro la sesión… abro la sesión, nombre de usuario, contraseña, intro, miro, hago una mueca, refresco, cierro la sesión. Es como si yo fuera un niño sentado en la parte de atrás del auto de mi ego y estuviéramos camino al éxito, y yo me la pasara chillando “¿ya vamos a llegar?”.

No hay nada como una bandeja de entrada vacía para recordarnos de la distancia entre nosotros y nuestros sueños.

No hay nada como una bandeja de entrada vacía para recordarnos de la distancia entre nosotros y nuestros sueños.

Uno puede sentarse y despotricar durante horas sobre cualquier cosa y -estén de acuerdo o no- casi siempre hay un par de ojos receptivos a lo que uno escribe. Y eso no parece muy bueno: es demasiado fácil darle salida a la tensión en vez de usarla para salir y cambiar lo que realmente uno necesita modificar.

La revolución no es algo que se lograba a control remoto. Uno no cambia un régimen pulsando “Me gusta” en una página a favor de la democracia en Facebook.

La libertad no puede ser tuiteada. Uno tiene que forcejear y reñir entre el polvo y la mugre. Uno tiene que sangrar y añorarla.

Yo sé que parezco desagradecido con las redes sociales, y quizás lo soy. Éstas le han permitido a gente como yo promover su obra entre audiencias cuyo volumen previamente era inimaginable. Pero a veces uno necesita reflexionar con claridad y sin interrupciones. Ya sea felicidad o tristeza, uno necesita sentirla y no forzarla, necesita dejar que la narrativa que está en las entrañas sencillamente se desenvuelva. Es por eso que me desconecté. Sin menciones ni tuits. Sólo yo.

Anuncios

Acerca de rodoguanabacoa

Periodista, educador popular, escaramujo... amante de la historia de mi país: Cuba.
Esta entrada fue publicada en de amig@s que colaboran y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La prisión de las nuevas tecnologías

  1. Pedro Enrique Anguera dijo:

    Muy buen artículo socio…. felicidades por el nuevo año

  2. mayté dijo:

    Soy prisionera. Lo declaro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s