Hechos insólitos en tres universidades … del mundo

Suceso número 1:

John y Dunia son novios. Salen de un turno de clases en su natal Shangai. Afuera llueve de forma torrencial. Los jóvenes esperan pacientes hasta que John empieza a hacer propuestas que podrían considerarse indecorosas.
—Mi vida— por supuesto lo dice en chino— vamos que se nos hace tarde. Mira ya no llueve tan fuerte. Pero Dunia que no está ciega y ve que las gotas caen con una fuerza brutal ignora a su amante.
Él insiste.
—Mi amor, ¿por qué no nos vamos bajo el aguacero? ¿No sería muy romántico? Mira, yo he visto a un montón de parejitas besándose bajo la lluvia y se ven de lo más tiernos. Anda, dale, vamos a romancear bajo la lluvia.
Dunia lo mira con ojos reprochadores. ¿Acaso John no se da cuenta? El muchacho pone cara de súplica y ella, no puede más y le responde, tocándose la punta de los cabellos.
—John, ¿y la queratina?

Suceso número 2:

Un estudiante de Periodismo en Pensilvania es ubicado para sus prácticas laborales en la Agencia Nacional de Prensa de Pensilvania (ANPP). Al término de ese periodo escribe un poema que dice más o menos así:

Pasarás por la Agencia sin saber que pasaste.
Pasarás en silencio, deprisa, y, al pasar,
no usarás nada de lo que tú aprendiste en clases,
porque perdiste seis meses… y jamás lo sabrás.

Soñarás con la Reuters, la AP o la EFE;
y como en los filmes, la pasión por redactar.
Estarás en una oficina, solitariamente;
perdiendo tu tiempo… y jamás lo sabrás.

Quizás con suerte, en algún sitio no aburrido,
cosas nuevas e interesantes tú aprenderás,
pero nada de lo en el semestre aprendido,
te hará falta en la Agencia… y jamás lo sabrás.

La voz de tu profe será un recuerdo risible,
tus desvelos por las pruebas, algo digno de olvidar.
Aprender de esas clases era algo imposible
pero tú no lo sabías… y jamás lo sabrás.

Y si un día me agobia la mucha mala suerte,
y dos años en la Agencia me obligan a pasar.
No diré como ahora, trataré de ser fuerte,
Y me iré a Vietnam… de corresponsal.

Suceso número 3:

En la universidad de Bogotá tres estudiantes brasileños conversan en un pasillo. Una de ellos lleva un pulóver donde se puede leer: Movimiento dos agricultores brasileños.
A ellos se acerca un joven colombiano e intercambian saludos. El recién llegado se queda observando el pulóver de la muchacha con bastante curiosidad. Además del despiste habitual, él está perdido en la mayoría de los idiomas e ignora que «dos» es una contracción.
Pero como es bastante curioso no resiste la tentación y pregunta:
—¿Pero un movimiento de agricultores integrado por solo dos personas?
Los brasileños lo miran, no saben sin reírse o rectificar el error. Antes de cualquier reacción, el recién llegado agrega:
—No importa, yo me sumaré a ellos y entonces seremos tres.

Anuncios

Acerca de rodoguanabacoa

Periodista, educador popular, escaramujo... amante de la historia de mi país: Cuba.
Esta entrada fue publicada en Humor y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Hechos insólitos en tres universidades … del mundo

  1. jajajaajaj, esto me suena a cosas de la papilla

  2. Mónica dijo:

    Rodolfo qué facilidad para sacarnos la risa en cualquier momento. Gracias por las ocurrencias y por compartirlas. Abrazos fuertes.

  3. Dane Granado dijo:

    Genial como siempre, gracias por sacarnos la sonrisa con tu ingeniosa manera de decir las cosas

  4. Anita dijo:

    tu ademas de al periodismo deberias dedicarte tambien a la comedia…jajajajaj simpre me rio de tus ocurrencias

  5. Maria Elena Marcelo dijo:

    Me encanto el de Shanghai, ?o sera en otra parte?
    Besos

  6. Dunia dijo:

    yo pensé que tu no hablabas en serio!!! jajaj

  7. Comentarios desde Facebook:
    Helen Rodriguez Puerto: Oye como está la nueva versión de Benedetti!!!! ja,ja
    Rodolfo Romero Reyes: Si tú lo dices, jajaja. Un besote!
    Ana Lauren Lopez: jajajja me gusta eso….oye tu tienes que llamarme que no se te olvide…
    María Elena Marcelo Torres: es Buesa, no Benedetti, y supongo que por el parafraseo tenemos que agradecer a Rodolfo Romero Reyes 🙂
    Rodolfo Romero Reyes ‎Helen: se refiere no al poema, sino al poeta, es decir que yo soy una nueva versión del Bene, pero claro era solo un alago pk en realidad yo como poeta no me gano ni medio peso. Un beso para todas.
    María Elena Marcelo Torres: yo creo que como poeta tienes futuro y que eso no lo decide los quilos, pero es solo mi opinion

  8. Alejandro dijo:

    Está genial el artículo, hubo varios momentos (la queratina, el poema re-buesado, etc) en que me pareció que no había que ir muy lejos para encontrar todo lo que tú describes (una muchacha a la que le preocupa más el pelo que el amor, alguien que de prácticas piensa en qué diantres tiene que ver lo que estudió con el medio en el que se desempeña, un tercero que sin importar la causa perdida en que se mete reconoce que es justa y que vale la pena luchar por ella, justo antes de que alguien lo venga a sacar de su monumental incultura). A lo que más le descargo de tu blog es que, además de reír, nos hace reflexionar. Saludos.

  9. Yohan dijo:

    me declaro fanático lo que escribes, te confieso que cuando descargo alma mater, el létigo es lo primero que leo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s