Una entrevista que se le hizo a Mella (interesante)

Tomado de:
Arturo A. Roselló. “Nuestras Entrevistas”, en CARTELES, Vol. III, N°
30, pp. 10 y 30. La Habana, 23 de noviembre de 1924.

Julio Antonio Mella está haciendo en Cuba la Revolución universitaria y para lograrlo reúne en sí todos los elementos constitutivos del apóstol. Es joven, está bien inspirado, tiene comprensión de su finalidad y su destino. Cuando se le interroga explica su idea, su propósito, la trascendencia de su aliento. Tiene simultáneamente la salud física y la consistencia moral. Su inteligencia parece circular libremente alrededor de los problemas más complejos. Habla con transparencia recortando cada periodo, ahondando en la materia acotada y extendiendo con incidental elocuencia sus observaciones precisas a los aspectos más ulteriores y diversos. Demuestra tener, pese a su voluntad, visión amarga del presente y visión óptima del porvenir.

Este movimiento —nos dijo— se inició en Córdoba, en la Argentina, en el año 1918, y parece obedecer a un sentimiento instintivo, simultáneo, de nuestra raza, porque no tiene precedente ni se funda en adaptaciones de iniciativas exteriores. De allí se extendió a Chile, a Uruguay, a Perú, y a otras repúblicas de América. Lo original, lo prodigioso es que casi no ha obrado entre nosotros ninguna razón de contagio. Ha sido una aspiración común, de espontánea violencia, que la juventud americolatina ha sentido. La resultante de la guerra que asoló medio mundo, ha sido para la humanidad la brutal revelación de una verdad amarga. ¿Qué bienes se han derivado para la sociedad? ¿Qué provecho ha surgido de la falsa obra civilizadora? Después de lentos años de esfuerzos y de creación, estallan viejos rencores y toda esa labor se destruye, ¿con cuál objeto, con qué fin, en holocausto a qué progreso?

Ese ejemplo del viejo mundo, evidentemente, ha incubado esta rebeldía espiritual que tiende en nuestra América a encontrar fórmulas y a fundar en la sociedad nuestra, una ética política más humanitarista y más justa. Eso, en el orden doctrinal y con generalizaciones esenciales. Localizando el tema, diré que en Cuba la revolución universitaria es un hecho.

La primera jornada fue en enero de 1923. Nuestro objetivo lo simplificaré en esta forma: pedimos participación en el gobierno universitario, a fin de fiscalizar toda reforma en los planes de estudio —base de las inmoralidades actuales—; depuración del profesorado, a fin de que sea apto moralmente y capaz para los empeños pedagógicos, y, por último, lo más fundamental, la autonomía universitaria. Sin ella todo esfuerzo de reforma y perfeccionamiento será inútil. La realidad de nuestra situación comprende una lucha entre dos tendencias: la nuestra, creadora, activa, ansiosa de fórmulas nuevas, reclamando procedimientos modernos, atención a las doctrinas y a las ideas contemporáneas, y la de un profesorado caduco, integrado por viejos fósiles, conmovedor amenté ineptos, incapaces de quebrantar la venerable rutina.

En nuestra jornada de 1923 —continuó diciéndonos Mella— acusamos con cívica entereza a 15 profesores nulos. Los había viejos, incapacitados física y mentalmente para ninguna labor educativa. Los había también incapacitados en el orden moral, por especular con sus cátedras, por tarifar las notas y por vender las calificaciones con cinismo. Los había también viciosos, con vicios orgánicos, que contagiaban la población estudiantil, y, por último —esto resulta más frecuente con los catedráticos de los diversos institutos— quienes poseían academias particulares, estableciendo la necesidad de que cada estudiante fuera a ellas, a fin de no sufrir injustas calificaciones en los exámenes.

Contra todo eso nosotros nos erguimos. Protestamos de los catedráticos que igualmente especulan con los libros de texto. Con viejos compendios extranjeros fragmentariamente traducidos, componen un folleto incoherente, lo editan, y siendo su valor material menos de un peso, obligan a los estudiantes a pagar por ellos cuatro o cinco. Y lo irritante es que esos libros son de una precaria eficiencia. Compuestos por sujetos de espíritu viejo, a quienes denominamos “catedráticos loros”, no responden a ninguna aspiración de investigaciones científicas. Toda Universidad moderna tiende a un fin justo y alto de ennoblecedora belleza; hacer avanzar las ciencias. En nuestra Universidad no existe eso. El estudiante va allí, no a formar su organismo espiritual, ni a nutrirse de savia fecunda, sino a cometer el acto material de conquistar un título. Se le enseña con monotonía, fastidio. Un día y otro la misma gangosa voz, no explica, sino repite con tedio, una lección caquéxica. Esos catedráticos son los que, si enseñaran la cartilla, comenzarían por el “cristo” trayendo así a la clase un obsoletismo de su niñez.

Nosotros, como resultado de nuestra campaña, obtuvimos que varios catedráticos fueran suspensos de empleo, pero no de sueldo. Esa irritante decisión produce este inaudito hecho: esas cátedras están sin cubrir, sus profesores andan viajando por Europa y el castigo que les fue aplicado por ineptos, se ha transformado en premio honroso y estimulador. Hoy, en la Universidad, casi todas las cátedras están cubiertas por adjuntos. Unos, por razones políticas, otros por su posición preeminentemente social, los catedráticos titulares que cumplen con su deber y llenan a conciencia su cometido son escasos. Se da el caso de que en la Escuela de Ingenieros se están dando clases gratuitamente. La tecnología es hoy, universalmente, un estudio fundamental y serio. En Cuba, virtualmente, la electricidad tiene aplicaciones trascendentales especialmente en los ingenios. Sin embargo, en [ellos] todo el personal técnico es extranjero. Desde el jamaiquino que corta la caña, hasta el jefe de trapiches que la muele, todo el personal, con raras excepciones, es extraño. Los ingenieros, los directores, los químicos no son, en la generalidad de los casos, nativos… Esto tiene, en pura lógica, una explicación clara: en los últimos tres años no ha salido de nuestra Universidad ¡ni un solo ingeniero electricista! Justificase, pues, que la industria azucarera esté pasando, con activo vigor, a manos extranjeras.

Esa progresiva absorción del capitalismo norteamericano en nuestro suelo —como en todo el territorio continental de nuestro origen— es resultante de la impericia, de la desatención que se presta por nuestros directores a los problemas educativos. No lanzo una afirmación vaga y empírica. Hay ejemplos, hay hechos, Santo Domingo, Puerto Rico, Haití, Panamá, Nicaragua, la propia México, la propia Cuba… Y ahora esa expansión llega hasta el Perú. El imperialismo norteamericano, en forma de capitalistas, de banqueros, de industriales, extiende sus garras tentaculares hacia la tierra, del Inca. La vieja rivalidad Chile-peruana sobre Tacna y Arica dio a los Estados Unidos la oportunidad de un arbitraje. Y Perú, para ganarse un fallo adicto, abrió su tierra al invasor. Ahora los norteamericanos, a título de amistosos consejeros, fiscalizan la enseñanza, orientan la administración económica, han llevado allí hasta misiones avistorias, y lenta, pero seguramente, realizan la obra de desnacionalizar al Perú.

La autonomía universitaria —continúa el señor Mella— es nuestra finalidad inmediata. Obtuvimos, en 1923, la formación de la Asamblea que no ha resuelto, en la práctica, ningún problema, porque sólo sirve para darnos participación, cada tres años, en la designación de un Rector digno. Queremos una autonomía total, en la política, en lo administrativo y en lo económico. Mientras la Universidad esté supeditada a dependencias superiores, su marcha no se puede regular con esmero. Es preciso que las matrículas, que todos los ingresos de la misma, sean interiormente administrados. El Estado debe tan sólo, como en todas las Universidades extranjeras, subvencionar a ese cuerpo docente. ¿Puede nunca una Comisión del Congreso conocer y aplicar los ingresos universitarios con la competencia con que puede hacerlo un “claustro de profesores? La Universidad, manejando su dinero, sabe en la mejor forma en que deberá de emplearlo.

Actualmente hasta los planes de estudios se modifican con leyes del Congreso. Esa es una grave fuente de inmoralidad y de error. Casi siempre la modificación de un estudio y la creación de cátedras son cosas simultáneas. Y aunque esas cátedras se sacan luego a oposición, quien tuvo influencias para sacar una ley del Congreso, bien puede tenerlas para que la oposición no le sea adversa.

En los Estados Unidos las Universidades reciben con frecuencia legados considerables de sus alumnos ya graduados. Aquí, sin embargo, esa posibilidad no existe, mientras el Estado siga administrando sus fondos. Se dio el caso de que el Instituto Rockefeller quiso poner en nuestra Universidad un centro de investigaciones científicas. Al enterarse de que el Estado era quien administraba ese centro, desistió de ello.

Repito, por eso, que nuestro objetivo esencialmente, inmediato, directo, es la autonomía universitaria. Para obtenerla iniciaremos ahora una campaña incesante, con redoblado brío, por la tribuna, por la prensa, por la acción si es necesario, por la violencia. Nuestra unidad de acción y pensamiento es absoluta y haremos, si los acontecimientos lo demandan, una huelga nacional. En Cuba, como en todos los países donde el movimiento se realiza, contamos con la cooperación de los elementos radicales, de las extremas izquierdas, del proletariado consciente. La aspiración del obrero cubano recibe y comprende nuestra aspiración análoga. De ahí, concretamente, surgió la Universidad Popular, que hemos viabilizado y que realiza una extensión universitaria en nuestro suelo. Esa extensión universitaria, como bien se sabe, iba a hacerse por la propia Universidad. Pero entonces sería una cosa incolora, retrógrada, desvirtuada en su finalidad y en su origen. Nosotros llevamos hasta las clases populares, hasta los obreros gremiales, un saber complejo y dúctil, generalizado, consciente. Comprende desde los altos cursos, de naturaleza superior, hasta lo más elemental, que es el propio alfabeto. Hacemos, por lo tanto, un ensayo práctico de nuestra teoría constructiva. Nos mueve un plan.

La trascendencia de este movimiento, es, como se demuestra, infinita. La unión latinoamericana, que soñó Bolívar, fue hasta hoy utópica por la desconexión ideológica, espiritual de nuestra raza. Armonizándonos en una aspiración común de ideas, de progreso, de ideales, las repúblicas latinas de nuestro Continente responderán a una actitud compuesta y defensiva. Hasta hoy la política absorbente de Norteamérica fertilizó en nuestro suelo por la ignorancia y por la desorientación de los espíritus. La revolución universitaria despertará las almas. Y de la conmoción que a ese despertar sucede, surgirá, fúlgido como un sol, el porvenir de nuestra América.

Anuncios

Acerca de rodoguanabacoa

Periodista, educador popular, escaramujo... amante de la historia de mi país: Cuba.
Esta entrada fue publicada en de Rodolfo Romero Reyes, Entrevistas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Una entrevista que se le hizo a Mella (interesante)

  1. tremendo regalo de viernes, un pedazo de Mella..Gracias..

  2. Gonzalo dijo:

    Realmente interesante. El pensamiento de Mella y el de tantos jóvenes de la Revolución cubana siempre serán faro y guía de nuestro futuro. Ah! Y coincido con el artículo… INTERESANTE!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s