A las madres (un texto de Madeline Paz Reyes)

A ella en la que el llanto de su hijo la destierra de palabras,

A la que la vida secó sus entrañas pero depositó en sus manos una risa de esperanza,

A la que cautiva se retuerce de dolor en una fría jaula porque no encontró salida y robó para dejar su descendencia alimentada.

A la que el dolor le cruje por su criatura alejada,

A la que el asesino se condena el haberla mantenido olvidada,

A la que pide piedad ante la vida por su hijo enfermo que yace en una cama,

A la que se hace abuela sumisa protectora de sus ramitas encantadas,

A la que entregó su hijo y regresó a sus pies con la paz apabullada,

A la que en otros mundos por sus hijos desaparecidos la esperanza la aguarda,

A la que la fatalidad de un hijo la vuelve una loca desalmada,

A la que ya no existe pero que a sus hijos acompaña,

A la que no le importa el esposo que olvidó ser padre y carga sus hijos en la espalda,

A la indomable naturaleza que nos dio luz de esmeralda,

A la que “ renunciación” es su palabra sagrada,

A la que ya siente golpecitos en su vientre de embarazada,

Pero entre todas una que no puedo dejar de mencionarla,

… la mía…

a ella le tocó perdonar mis traviesas escapadas,

a ella que mis años desvistió su pelo y amordazó su joven mirada,

a ella que galopó los siete mundos porque una sonrisa yo alcanzara,

a ella que pronto llevaré de la mano y alimentaré su boca desgastada,

a ella que cuando padezca de inevitable vejez en su cama,

yo reclinaré mi frente pidiendo perdón a dios o al diablo el haberla hecho merecer una vida de esclava,

a ella que amenazó su vida por un minuto de mi añoranza,

a ella y a todas no nos queda más que venerarlas.

9 de mayo del 2003

31.1 semanas

Madeline Paz Reyes

Hogar Materno

Anuncios

Acerca de rodoguanabacoa

Periodista, educador popular, escaramujo... amante de la historia de mi país: Cuba.
Esta entrada fue publicada en de amig@s que colaboran y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a A las madres (un texto de Madeline Paz Reyes)

  1. Madeline dijo:

    Mira qué sorpresa más bonita, ya ni yo recordaba que habia escrito eso cuando estaba embarazada de mi único hijo: Camilo, gracias por este regalo Romerito, si te soy sincera me sacaste lágrimas, spues me es grato saber que me tienes presente. A todas las madres mucha felicidad, salud y que el amor no les abandone nunca, deseo reciban recíprocamente todo el esfuerzo, entrega y ternura que profesan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s