Yo sembré moringa

Sí, yo sembré moringa con unos amigos en la finca de un guajiro en Artemisa. Las semillas son cómicas, parecen frijoles adornados y la hierbita que nace es igual a una mata silvestre. De sus propiedades empezarán a hablar todos los medios de Cuba, si es que ya no están hablando. Justo ahora recuerdo que una amiga mía escribió un trabajo sobre el tema y alguien no la dejó publicarlo. Claro, había que estar seguros que los estudios que se venían haciendo eran acertados. Hoy supe por Fidel y sus reflexiones que la cosa dará resultado. Una vez más el Comandante se nos adelanta haciendo el periodismo que nos tocaría hacer a nosotros. Pero es que somos muy lentos, yo mismo que la había sembrado y conocía algunos detalles de esta mata moringuera, no había escrito nada y mira, perdí la primicia. 

En aquel momento, el guajiro me dijo que servía de alimento ideal para las vacas, de ahí la carne, la leche y el queso. También se usa para cocimientos y para ensaladas de vegetales. Mi tía, que vive en Puerto Padre, dice que allá siempre ha existido la moringa y que hay de diferentes variedades. Imagino que los estudios se hayan hecho con algunas especies en específico, pero bueno, de explicar eso se encargarán los medios a partir de ahora. Yo solo les cuento que sembré moringa y también me la comí, porque esa tarde, aquel guajiro nos preparó una ensalada. Sabía como la espinaca, que el sabor lo toma de lo que le eches. Pero bueno, yo comí y ahora les cuento, para no perder la primicia del todo, porque cuando todos empecemos a comer moringa, este post ya para nadie será noticia.

Anuncios

Acerca de rodoguanabacoa

Periodista, educador popular, escaramujo... amante de la historia de mi país: Cuba.
Esta entrada fue publicada en de Rodolfo Romero Reyes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Yo sembré moringa

  1. yusetsama dijo:

    Pero… cómo puedes decir que ustedes los periodistas son muy lentos si estás contando que una colega tuya escribió un trabajo sobre el tema y no se lo publicaron y ahora el Comandante publica estas reflexiones, a ver, quién habría tenido los pantalones bien puestos para prohibirle al Comandante publicar este texto en aquel entonces?

    • lentos los periodistas?? bah! eso será para hablar de la moringa, no???..porque para ponerle un gps a la Letra Joven o al Debate Gráfico no hay quien me ponga un pie delante…
      lentitud ni lentuitud…ni la lentutud de la web puede conmigo! 🙂

  2. yusetsama dijo:

    Como tú bien dices, ahora todos los medios de difusión empezaran a comentar sobre la Moringa, como si esa planta hubiese caído de Marte hace una semana. Mi pregunta es la siguiente: Por qué hay que esperar a que el Comandante sugiera sobre un tema “x” para ponernos las pilas y comenzar a trabajar en tal dirección? Hay que esperar Reflexiones que hablen sobre Juantorena, la Moringa o cualquier otro tema para saber lo que hay que hacer?

  3. Licen dijo:

    LO que si no me gusta ni un poco es que ahora la moringa saturará los medios y no en una dirección agradable desde mi punto de vista, puesto que la presentarán como la solución a nuestras deficiencias alimenticias y aunque me gustan los vegetales y las viandas: no hay nada como la CARNE jejeje.

  4. Es cierto que adolecemos de esperar a que los funcionarios correspondientes autoricen a publicar. Y sobre todo porque nos conformamos con cualquier razón, sin insistir. Sin embargo, ese sentimiento de secretismo tiene en muchas ocasiones asideros reales, sobre todo cuando se utilizan por los enemigos externos para obstaculizar el desarrollo de proyectos económicos. No dudo, que en Langley estén pensando ya en como poner obstáculos a la utilización de esas plantas para el desarrollo de Cuba, muchas experiencias hay, desde las fiebres porcinas africanas, los virus contra los cítricos, la roya de la caña, elmoho azul, etc., hasta el trips palmi contra la papa. Luego algo hay de cierto en dar la información cuando ya el hecho esté consumado.

    Aun así hay cosas que son realmente lamentables. Recuerdo cuando estudiaba Cibernética Matemática en la UCLV, que un grupo de estudiantes de cibernética y de electrónica propusimos a la Cátedra Militar crear una calculadora electronica para automatizar los cálculos de la dirección de tiro de artillería terrestre, los oficiales de la Cátedra rechazaron aquella idea. Años después, precisamente durante la operación Caguairán, veo que ya había calculadoras electrónicas programables que se utilizan en las FAR para esas tareas, lo que acelera mucho las tareas de cálculo, aun así, también sé que un oficial de artillería bien entrenado lo haría quizás hasta más rápido que la calculadora, lo he visto.

    Hay otra experiencia. En el año 86, junto a un amigo sicólogo nos enfrascamos por nuestra cuenta en elaborar un sistema de diagnóstico automatizado. Y creé con su ayuda los programas de varios test sicológicos, incluso realizamos con ellos una amplia encuesta con varios círculos de abuelos, y obtuvimos resultados que el presentó en un evento científico del municipio. Pues con aquel éxito el me propuso publicar la información sobre el paquete de programas que yo elaboré, y que me negué porque consideraba que los programas eran algo que no representaba un hito, ni un avance significativo para la computación, y que era una simple aplicación. Cual no sería mi sorpresa cuando en una revista de Sicología cubana, 2 años después, se presenta a bombo y platillo algo que ya había hecho yo mucho antes. después proliferaron aquel tipo de aplicaciones. Y debo decir que al menos 3 años antes en la UCLV, un amigo mio Tony, de Santiago de Cuba había hecho un paquete semejante en un trabajo de curso, incluso más complejo, porque incluía la programación de varios métodos estatísticos asimétricos para ser utilizados en investigaciones por los alumnos de la Facultad de Sicología. Esto lo sé porque lo ayudé en la traducción del inglés de las pruebas estadísticas.

    Esto demuestra que la publicación o realización de una obra no siempre tiene que ver con la política o actitud de un dirigente, sí muchas veces con la actitud propia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s