Un mundo desinformado: acerca de cómo los medios reflejan la realidad cubana

Por Rodolfo Romero Reyes

Usted vive en cualquier país. Despierta en la mañana, enciende el televisor y observa las principales noticias que “acontecen” en el mundo. Camino al trabajo escucha la radio y cuando llega a su oficina, lo primero que hace es entrar en Internet y visitar El País, El Mundo, The New York Times y alguna agencia de prensa de su interés. Después de diez minutos de lectura usted cree que está informado. Esta es la realidad de miles de habitantes en el planeta tierra que día a día son DESINFORMADOS por un modelo creado y desarrollado por los grandes monopolios económicos y políticos que controlan y construyen la información a escala global.

¿Cómo se selecciona la información? ¿Pasa realmente lo que nos cuentan? ¿Quién decide lo que sale en la portada de los diarios? ¿Por qué se ha dicho siempre que la prensa es el cuarto poder?

Estamos ante un modelo informativo masivo y empresarial dirigido a consumidores pasivos y manipulables. El uso de fuentes decorativas, las fotografías montadas y descontextualizadas, la selección arbitraria de la información, entre otros, son métodos de este modelo hegemónico. Para ilustrarlo mejor, imaginemos que el mundo es un paciente que está muy grave y a quien nosotros vamos a diagnosticar. Echémosle un vistazo rápido a algunos de los “síntomas” que aparecen en las noticias.

Los hechos casi nunca se ubican en contexto, no tienen antecedentes y casi siempre están exentos de comparaciones. Todos los días escuchamos noticias que ocurren en el Medio Oriente pero, ¿alguna vez conocemos los orígenes de estos conflictos? Constantemente se usan expresiones como “los combates estallaron en la región” -como si estallaran solos y nadie los hubiera causado- o “murieron cuatro palestinos en la Franja de Gaza” -¿por qué no dicen quién los mató?

El lenguaje que se usa para referirse a dichos sucesos es aparentemente imparcial y a su vez notablemente manipulador. Un ejemplo claro se observa cuando los diarios y noticieros rechazan determinados movimientos sociales y utilizan términos como “guerrillas izquierdistas”, “terroristas islámicos”, “teorías conspirativas”, “pandillas urbanas” y/o “disturbios civiles ocasionados por movimientos extremistas”.

Otro ejemplo más ilustrativo: En un canal brasileño un periodista afirmaba: “Lula, aunque fue el candidato de izquierda, se empleó en mantener la economía a flote”. ¿Por qué este periodista asume deliberadamente que ser de izquierda y querer salvar la economía son dos cosas incompatibles?

Sigamos con la radiografía. La política informativa de silencio/portada, consiste en poner en primera plana aquello que sea de interés para la agenda política y social. De esta manera unos pocos poderosos deciden qué es y no es de interés mundial. En palabras de Eduardo Galeano asistimos a “un monólogo del norte del mundo”.

El periodista Antonio Campuzano realizó un estudio entre enero y febrero de 2008 en El país, uno de los más importantes medios europeos. En relación con las noticias muestreadas, la lista, por orden de mayor presencia mediática, estaba encabezada por los Estados Unidos con un 27 por ciento (la mayoría de las noticias relacionadas con las elecciones primarias). Llamaba notablemente la atención que algunos países estuvieran relegados como Alemania (lugar 23), Rusia (15), India (29) y Brasil (51), mientras que países más pequeños como Venezuela, Cuba y Bolivia aparecían en los lugares 9, 16 y 22 respectivamente.

Como se puede apreciar, los “síntomas” que hoy tiene la prensa afectan a las naciones de una forma desigual. Hay algunas como Cuba, cuyas realidades son ampliamente distorsionadas. El periodista español Pascual Serrano, en su libro Desinformación, dedica unas cuántas páginas a estudiar este fenómeno. Como parte del capítulo 3 – América Latina, ¡Que viene el populismo!- y bajo el título La conjura contra Cuba, el fundador de Rebelión alude a ejemplos concretos de manipulación y distorsión que sufre nuestra sociedad desde una visión foránea.

Tres ejemplos puntuales: los medios vs Cuba

“Cuba es uno de los 13 países que más censura internet”, afirman los medios. En cambio, en noviembre de 2006, la fundación Open Net Initiative, apadrinada por las universidades de Harvard, Cambridge, Oxford y Toronto, publicó un ranking de los países que más censuran en la red. Para sorpresa del público foráneo acostumbrado a la imagen de una Cuba bajo censura, nuestro país ocupaba el puesto número 20 y estaba detrás -para comparar y ubicarnos en contexto- de países como Reino Unido, Francia, Estados Unidos o Canadá.

En febrero de 2005, cuando muere el escritor cubano Guillermo Cabrera Infante, declarado enemigo de la Revolución, aparecieron en la prensa extranjera sentencias como: «sus libros sólo se pueden adquirir en Cuba de forma clandestina» (corresponsal de TVE); «si te cogían con el libro aquel, aquello podía constituir una prueba de estar vendido al enemigo y terminar entre cualquier reja» (Roger Salas en El País); «Era difícil y penado por la ley leer a un escritor exiliado, más si se trataba de Guillermo Cabrera Infante» (Zoé Valdés en El Mundo). En Cuba no existe ni un sólo caso de actuación judicial y administrativa contra nadie por haber leído a Cabrera Infante. Sin embargo, el propio autor se jactaba de que sus libros “han llegado a entrar clandestinos en Cuba y han llegado a costar diez latas de leche condensada». La verdad no publicada es que fue el propio Guillermo quien se negó a que sus libros se leyeran en la isla mientras esta fuese socialista.

Para ejemplificar otra de las mentiras mediáticas encontramos un cable publicado por EFE en agosto de 2008 cuyo titular anunciaba: “Brasil, Cuba y Venezuela figuran entre los países compradores de armas y tecnologías a España”. En el cuerpo del artículo se explicaba que en la lista también predominaban países europeos y otros como China. Se hablaba efectivamente de Brasil y de Venezuela, pero, para colmo de colmos, el nombre de Cuba solo aparecía en el titular.

Además de estas mentiras pudiéramos contar las verdades ocultas, quizás una forma más sutil de mentir. El periodista español, José Manzaneda, periodista de Cubainformación, explica que existen temas sobre Cuba de los cuales nunca se hablan. Entre ellos están los logros sociales, los valores de la sociedad, su nivel cultural, la obra internacionalista materializada en la Operación Milagro, las brigadas médicas o la Escuela Latinoamericana de Medicina, la paz y la seguridad social y el nivel de participación social en la vida de la Isla.

A esos pudiéramos añadir temas ausentes en la agenda mediática internacional como el bloqueo contra Cuba y las votaciones en la ONU, Posada Carriles o los Cinco Héroes, por solo mencionar algunos.

En busca de opciones

¿Qué hacer entonces en este mundo de desinformación?

Lo primero es no creer todo lo que nos dicen los medios. Lo segundo, es buscar entre toda esa avalancha de información aquella que menos esté contaminada con estos síntomas de manipulación. Si usted tiene acceso a Internet y quiere mirar al mundo con ojo crítico, Serrano sugiere los siguientes medios: Rebelión (radicada en Madrid), Alai (en Ecuador), Prensa Latina (Cuba), Argenpress (Argentina), Adital (Brasil), IPS-Inter Press Service, Indymedia y La Jornada.

Si usted se informa por canales televisivos enlácese con Telesur (Caracas) o DemocracyNow (Los Estados Unidos).

Si quiere conocer más acerca de cómo lo medios construyen el mundo, lea a Pascual Serrano (España), Ignacio Ramonet (España), Eduardo Galeano (Uruguay), Noam Chomsky (Estados Unidos), entre otros.

Nadie dijo que fuera fácil arribar el siglo XXI. Vivimos en la era de la información. Cómo vivir y lidiar con los medios es una tarea difícil. Para Cuba, abrirse paso entre esta campaña mediática contra la Revolución y sus principios éticos, es algo realmente arduo, pero no imposible. Es deber de todo cubano llevar la verdad a otros que puedan estar desinformados. Una vez que conozcan a nuestro pueblo, sus raíces y su historia, de seguro no dudarán en marchar a nuestro lado.

Anuncios

Acerca de rodoguanabacoa

Periodista, educador popular, escaramujo... amante de la historia de mi país: Cuba.
Esta entrada fue publicada en de Rodolfo Romero Reyes y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Un mundo desinformado: acerca de cómo los medios reflejan la realidad cubana

  1. Damian dijo:

    Es muy difícil hoy en dia en medio de tanto banner publicitario, tanta propaganda, tantos “cartelitos de colores” saber quien tiene la verdad en la mano. Por eso en el mundo aunque no lo creamos hay quienes todavía creen que nosotros andamos en “taparrabos”.

  2. ah, compré el libro la semana pasada…. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s