Periodismo a medias (del cólera y otros males)

Por Dora la exploradora

Tras la nota de prensa publicada el 3 de julio en el periódico Granma, sobre los casos de Cólera en Cuba (eso era lo que decía, aunque de un modo antiperiodístico); se sucedieron varios días de silencio. Hacía ya rato que en el extranjero se especulaba sobre la presencia de la enfermedad en la Isla y poco a poco los rumores también corrían de una punta a la otra del país. La nota fue, como siempre, no el resultado de una información necesaria, impostergable, sino otro “respuesta a las campañas enemigas para distorsionar la realidad cubana”.Tristemente, la imagen que quedó de nuestros medios y sobre todo, de sus periodistas, fue la de un grupo de tontos que viven de espaldas a la realidad de su país; muy dispuestos a reportar casi a diario todo lo que hacen los médicos cubanos en Haití, justamente ante el Cólera, pero incapaces de decir una palabra sobre la situación en Manzanillo.
Lo que ha sucedido después, podría decirse que ya no se vale, porque ese periodismo a medias nos mata y poco a poco nos entierra en el descrédito.

En la provincia Granma diariamente hay espacios informativos de radio y televisión sobre el tema, no solo con entrevistas a médicos y recomendaciones de higiene, sino también con datos de cuántos casos
detectados y cuántos fallecidos. Hay incluso una especie de boletín impreso, sin embargo no es suficiente para que la población tenga verdadera percepción del riesgo que corre; al menos eso me pareció en mi última visita.

Y creo que buena parte de la culpa es de ese periodismo cojo, que no sirve; porque no se habla de la falta de agua en Manzanillo y Bayamo o de las condiciones higiénicas de muchos barrios; mientras los medios nacionales ignoran el fenómeno y ni siquiera han mencionado la visita de altos dirigentes a esa provincia, justamente para comprobar el enfrentamiento a la enfermedad. ¿Acaso el resto del país no necesita saber? ¿Acaso no es importante que el pueblo sepa que los principales dirigentes del país siguen estando a su lado, en cualquier circunstancia, como lo hizo Fidel en su momento?

No tengo ninguna duda de que el sistema de salud cubano está preparado para esto, no solo por la calidad del personal, sino especialmente porque la atención médica es gratuita y por tanto no quedará nadie exento de recibirla; pero eso no quiere decir que la prensa no tenga que alertar e incluso hurgar en temas que pueden impedir la efectividad de ese sistema.

La gente cuestiona, con razón, por qué no ha habido una Mesa Redonda sobre este asunto, así el resto del país estaría más informado, mejor orientado, se frenarían un poco las “bolas” y tal vez ayudaría, además, a que los propios granmenses entendieran la gravedad de la situación. La gente cuestiona también, y otra vez con razón, por qué una página entera del Granma para hablar del accidente de personas que nadie sabía quiénes eran, porque de Oswaldo Payá no se habló jamás en la prensa nacional  como para ser recordado. Las circunstancias de su muerte y una vez más dar “respuesta a las campañas enemigas para distorsionar la realidad cubana”, convierten al periodismo cubano en el periodismo del medio hacer, que tiene que salir a defenderse en lugar de haber informado a tiempo.

Y aunque la Conferencia del Partido habló de eliminar las zonas de silencio y los vacíos informativos, la realidad demuestra que quienes dirigen la prensa no acaban de percatarse de que lo digamos nosotros o no, la maquinaria de medios contra Cuba siempre va a distorsionar nuestra realidad, así es que lo mejor será decirlo nosotros primero.
Actuar con la mentalidad de plaza sitiada no ha ayudado al periodismo de nuestro país en todos estos años, al contrario, lo hunde cada vez más y la prensa que no sirve para hablar sobre el Cólera, para informar y orientar, tampoco puede convencer a nadie sobre las campañas de subversión financiadas por Estados Unidos en la Isla.

Todavía la población de nuestro país cree en sus medios, pero la confianza no es algo de por vida y menos con tantas omisiones evidentes.

Anuncios

Acerca de rodoguanabacoa

Periodista, educador popular, escaramujo... amante de la historia de mi país: Cuba.
Esta entrada fue publicada en de amig@s que colaboran, de Rodolfo Romero Reyes y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Periodismo a medias (del cólera y otros males)

  1. camarero dijo:

    ayer conversaba con una amiga en un foro sobre el tema, ella es de manzanillo y me decía que seguía la baja percepción del riesgo… yo le dije que me contara porque para el resto de cuba, en granma “hubo” cólera…

  2. Ida dijo:

    La verdad es que ya da pena seguir hablando del periodismo, y ni te puedes ir, ni lo puedes cambiar…
    Si encuentro ánimos voy a escribir en el blog que me obligaron a crear, para jugar al periodismo que creía yo que era, y no, no es!

    Y el cólera, bueno, no sé casi nada; pero mi vecino &/(&%$ me contó que según Radio Martí, nuestra población está diezmada…Como siempre, peor el remedio que la enfermedad…

    Por lo demás, excelente artículo. Me encantó.
    besitos rodo 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s