Pensando el socialismo (I)

Por Rodolfo Romero Reyes

He decido dedicar las próximas dos semanas de mi blog a compartir diferentes miradas en torno al socialismo. Hace unos meses discutí con algunos amigos el tema. En aquel momento circulamos entre nosotros cinco artículos o fragmentos de textos bastante polémicos, que nos sirvieron como punto de partida. Hoy, en el primero de estos seis post, citaré algunas de nuestras reflexiones de aquel momento. Las cinco publicaciones restantes serán para reproducir los textos mencionados.

Los jóvenes reunidos en aquel momento, asumimos el reto de dialogar críticamente con las diferentes propuestas de socialismo, analizar los aportes de otras experiencias emancipadoras en Latinoamérica y reflexionar sobre los desafíos que se presentan desde Cuba.

La primera pregunta para iniciar el debate parecía simple: ¿Qué entendemos por socialismo? Nos venían a la mente palabras o ideas como: coherencia entre concepción y práctica, justicia, relación horizontal, participación, contextualización necesaria, meta lejana, posible solo en pequeños grupos capaces de dialogar con otros grupos, proyecto ambicioso para un país del siglo XXI, igualdad, justicia, libertad, etc.

Alguien comentó oportunamente: “Lamentablemente algunos universitarios rechazan oficialmente el término, lo asocian a carencias, frustraciones o con proyectos utópicos. Todavía hay quienes hablan de poner los intereses colectivos por encima de los individuales, de valores de solidaridad y altruismo, pero desafortunadamente no son la mayoría”.

El intercambio continuó y surgieron preguntas: ¿Es el desarrollo económico inversamente proporcional al socialismo? ¿No sería mejor romper con las lógicas de acumulación de ganancias para diseñar un proyecto socialista más justo? ¿Como juega el cuentapropismo con el socialismo?

Uno de mis amigos dijo: “La historia ha demostrado que el socialismo no siempre es superior al capitalismo, al menos no si este último es capaz de revivir después de muchos años, como ocurrió en la URSS”. Más adelante, otro se cuestionó: “Volvemos al viejo dilema, enunciado por el Che: ¿es posible construir el socialismo con métodos capitalistas?”. Entonces una amiga preguntó: “Socialismo es salud y educación gratis, es evitar la propiedad privada, pero ¿sabemos a ciencia cierta cuales son esas cosas que no debemos modificar porque sino ya no estaríamos en socialismo?”

De las lecturas de los artículos salían algunas enseñanzas, pues no se podían cometer los mismos errores que en la URSS: el partido tiene que dialogar con la gente y la gente debe participar en la construcción de la agenda pública, las organizaciones de masas deben tener autonomía y capacidad de organización, se debe evitar el papel pasivo y enajenado que se aprecia hoy en buena parte de la ciudadanía, se deben priorizar las políticas de autogestión (y estas deben desarrollarse en armonía con el medio ambiente).

Se impuso también otra alerta: es necesario conocer e investigar proyectos emancipadores en América Latina que han desarrollado novedosos y creativos mecanismos de participación. Sus luchas tienen otros sentidos, pero de sus métodos alternativos todos podemos aprender.

Alguien retomó entonces un texto de Julio César Guanche (“Esto no es una utopía: lo nuevo, lo viejo y el futuro en Cuba”):

Cuando el documento de la Conferencia Nacional del PCC afirma que es necesario «transformar, con un carácter más flexible y nuevos métodos, la atención» a las organizaciones estudiantiles y «reforzar la atención» a las organizaciones de masas, se repite una fórmula empleada desde hace décadas, no se plantean soluciones distintas. En vez de «perfeccionar» este modelo de relación, se trataría de conceder completa autonomía a dichas organizaciones, constitucionalizarlas en su interior con la obligación de un funcionamiento democrático y procesar políticamente el liderazgo del Partido hacia ellas, creando una combinación de actores efectivos de poder y abriendo canales de representación múltiple de lo social.

También se hizo hincapié en la necesidad imperiosa de combatir la corrupción. Recuerdo que una muchacha explicó que aún cuando la corrupción es perseguida a través de controles, inspecciones y normativas, también sería revolucionario otorgar el control sobre el proceso productivo a los trabajadores, para que sean estos quienes lo produzcan en sus propias empresas, a través de un proceso de descentralización que empodere primero a los trabajadores y luego a los administradores y jefes.

Aún cuando en algunos momentos primaron reflexiones pesimistas y algunos pensaran (o piensen) que el socialismo no tiene salvación, al final quedaron aires de optimismo que se reflejaron en las ganas de hacer y el compromiso de los que allí compartíamos.

Por eso les propongo hacer  un alto de nuestras agendas por estas dos semanas y sumarse a esto que he llamado “Pensando el socialismo”. Las de hoy son solamente algunas citas para contarles de donde salió todo. A partir del miércoles publicaré los cinco artículos, que les adelanto, están bastante aterrizados y muy bien argumentados. Algunos de sus autores son destacados analistas que alzan sus voces desde las ciencias sociales. Bienvenida la polémica.

Anuncios

Acerca de rodoguanabacoa

Periodista, educador popular, escaramujo... amante de la historia de mi país: Cuba.
Esta entrada fue publicada en de Rodolfo Romero Reyes y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Pensando el socialismo (I)

  1. István dijo:

    Creo el uno de los errores más comunes a la hora de asumir el tema de socialismo es asumirlo como un fin en sí mismo, o lo que es peor como un teoría y práctica acabadas. Además que se tratar de cambiar de raíz la sociedad pero con las mismas personas que nacieron en la anterior. Esto aunque parezca repetido es uno de los problemas más importantes y que desgraciadamente se olvida con frecuencia…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s