Otra vez tuve que censurar

Blog de Sergio en rusoEs el tercer comentario en casi dos años que debo censurar. Los dos primeros fueron dos tipos hablando groserías de Chávez, pero este lo censuro por otra razón: me gustó tanto que lo quiero convertir en post. Es un amigo lejano que escribe porque quiere conocer la blogosfera cubana y a los jóvenes que desde ella soñamos una Cuba feliz al tiempo que somos felices en ella. Sin más, los dejo que su comentario y con su blog, que como era de esperar no está en nuestro lenguaje, pero se ve que este Sergio habla nuestro “mismo idioma”.

Rodolfo:

ha sido un gran alivio para mí de haber descubrirme Tu (Su?) blog. Hasta ese momento encontraba en la mayoría de los casos bien unos “oficialistas” (LJC no cuenta) bien algo así de desdecuba.com (que no me parece tal bien en absoluto). No es que yo no esté de acuerdo con lo escrito en los blogs “oficialistas”, pero la verdad vale mucho más cuando está llenada de una cierta vitalidad. La URSS, por ejemplo, fue desintegrada no porque la población anhelaba unánimemente “las reformas” sino por la indiferencia y “imparticipación” de esta población (huvo y otras causas, por supuesto). (Soy un ex-soviético, como Tu ya probablemente habrá comprendido por los defectos de mi español.)

He dicho “alivio”: pues, me oriento mal por ahora en la blogosfera cubana (aunque Tu ya me ha ayudado con Tu blog un tanto), por lo que seguramente tengo una noción inadecuada de su relieve, de los estados de ánimo, del “panorama del mundo”, del “paradigma mental” etc. de la parte más ideológicamante activa del pueblo cubano. Trato de seguir, en medida de mis posibilidades, el desarrollo de la Revolucion cubana, con la esperanza desesperada de que ella vaya a sorprender (enseñar, enfervorizar etc.) todo el mundo más de una vez – de ahí es mi interés. Por eso lo que yo leía, por ejemplo, en comentarios en LJC y otras sitios – todo eso me insinuaba los pensamientos no muy alegres (que barriles vacíos suenan más fuerte, lo sé, pero no obstante). Eso es como haber perdido un amigo por las drogas – y al cabo de 20 años ver a otro amigo usar las mismas drogas, cuando hasta sus palabras de ellos coinciden literalmente a menudo. De ahí mi “alivio” de encontrar los hombres que no sólo no han perdido sus cabezas, sino han conseguido tener las propias y hasta emplearlas apropiadamente.

Me ha sorprendido, por ejemplo, aquella atención elevada y inmerecida que se presta en (una parte de) la blogosfera cubana a las vagabunderías mundiales de ciertas damas multicolores. ¡Como si traición fuera una cosa tan rara en las revoluciones latinoamericanas! Ayer leí una nueva verborrea de señora Sánchez de “como los malos castristas dividieron una nación en dos etc.” “Buena Fe” ya parece haber explicado el tema con su “la cobardía con disfraz de tolerancia”. Stalin a su tiempo también examinó no mal la questión “¿Qué es una nación?” en su “Marxismo y la cuestión nacional”. Mucho más importante, en mi opinión modesta, sea la questión ¿cómo Cuba se propone resolver el problema de burocratisación (hablo no de “expedienteos” etc. sino de la transformación de burocracia en una “burguesía estatal” con su subsiguiente (deseo de) incorporación en “los elites mundiales”) así como el problema de discrepancias en ingresos de los cubanos en general? Claro que sin respuestas a estas preguntas la degeneración de cada revolución socialista es no más que cuestión de tiempo.

En cuanto a razones para blogear… Como hubiera dicho aquí el desconocido (para mí) poeta cubano: “Son, lo digo yo, muchas razones a bloguear“. (Hasta ahora no he conseguido enterarme de los autores de esta composición, de la que soy muy apasionado, mientras que Google me dice que el video ha sido eliminado a causa de reiterados violaciones de los derechos del autor.) Volviendo a razones… Nombraré una, del “mundo material”, que no sea la más importante pero no obstante.

En 2012 a Cuba la han visitado unos 87 000 turistas rusos (20 711 en 2005) a pesar de la carestía enorme y incomprensible (para mí, por mucho que haya intentado comprenderla) del precio del pasaje (en comparación con distancias semejantes). Claro que este potencial está lejos de ser agotado. No sería también un gran secreto decir que algunos periodistas en Rusia – entrenados por USAID etc. – presentan la Isla de tal manera que el deseo de algunos de sus lectores crédulos de viajar para allá baja, tal vez a cero. No sé cuánto le cuesta a Cuba cada una de sus palabras mentirosas en divisas fuertes pero sé que sí cuesta. Por supuesto, la esfera de influencia de mi bitácora, donde a veces se trata de estas mentiras mediáticas sobre Cuba, es más estrecha que la de ellos, pero, como se dice, gutta cavat lapidem non vi sed saepe cadendo. ¿Y quiénes si no los cubanos mismos pueden facilitar datos, razones fidedignas etc. que puedan joder esas mentiras por completo o en parte? Por eso espero que el estimado autor de este blog me ayude ocasionadamente a comprender unas realidades cubanas. Con respeto,

Sergio

Anuncios

Acerca de rodoguanabacoa

Periodista, educador popular, escaramujo... amante de la historia de mi país: Cuba.
Esta entrada fue publicada en de amig@s que colaboran. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Otra vez tuve que censurar

  1. Tremenda responsabilidad, Rodo! 🙂

  2. Gracias Sergio por prestar tanta atención a nuestra realidad nacional. Gracias a Rodolfo por hacerte más visible para nosotros…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s