Comienza la pasión

Por Kmilo Santiesteban

Ciudart

El recibimiento fue muy práctico debido a la hora que nos había cogido. Entramos con los matules a la residencia a establecer campamento y créanme, no esperaba una arquitectura tan funcional.

La disposición de lo cuartos y nuestro número obligaba a una convivencia obviamente de artistas, tipo UPA Dance, to el mundo con to el mundo. Vaya no se confundan, alguito parecido, pero genial para cerrar lazos y hacer descargas a trasnoche entre amigos. Estábamos sin dudas en lo que llamaría: una ciudadela de artistas y por amor al arte.

La pelota

Resulta que el último clásico me dejó un sinsabor enorme, sumado eso a que después del segundo casi no veía pelota, ahora mucho menos. El último juego para mí lo cagó el Yuli, que parecía destinado por la providencia a destrozar el afán de los cubanos por llegar de nuevo a una final en este certamen.

Entonces ahí va la relación:

Esa misma tarde apareció una linda cenaguera, con rostro angelical, vaya, con una fisionomía a lo Blancanieves, cuya misión, era ser nuestra guía o algo por el estilo. Los guías normalmente sugieren y aportan ideas sobre qué hacer con el tiempo de estadía, habiendo un plan o no. La primera noche estaba destinada para la discoteca de Playa Larga, coordinación que había sido hecha previamente por Arnaldo. Me apuesto que hubiera sido de puta madre, sino hubiéramos escuchado sus palabras algo desalentadoras acerca de cuestiones asociadas a la disco de allí, en ese momento. ¿Qué íbamos a hacer, no había por qué porfiar? Así que nos quedamos en el área recreativa del batey (disculpen mi ignorancia pero pensé que sólo lo llamaban así todavía en Palmas y Cañas), bailamos reggaetón del 2010 y tomamos dolor de cabeza líquido y detergente. De todas formas le sacamos chispas a la pista, pero es bueno recordar que fue una pifia medio grave, la primera. O sea Yuli=Blancanieves.

La cosa se calentaba, el otro día sería épico. Bienvenidas las grandes ojeras y el gusto a ron malo en la boca.

*Es bueno aclarar después de este subtítulo, que todos nos lavamos los dientes en la mañana. Eso creo.

Un parpadeo de 4 horas fue nuestro descanso, después un pan con te engañé y andando que está nevando, coge tu guagua y a vivir la aventura. Nuestra primera parada fue en el CITMA, donde recibimos una exposición acerca de las riquezas naturales de la Ciénaga, por parte de una mujer algo madurita, pero de figura esbelta, y un tipo con ojos medio asustados, como los lémures. Cabeceé varias veces y en primera fila. Na, de trasnochar.

Girón fue la segunda parada. Déjenme decirles, aquí bajito, que nuestra linda Blancanieves le sugirió al chofer cuidado con la ola de cangrejos que cruzaban la carretera, por las gomas. ¿No jodas, verdad? Allí Itzván por nada deja sin trabajo a la especialista, – y después no quieren que digan que los orientales vienen aplicándolas todas a occidente, jajaja- Señores ese noticiero ICAIC lo he visto unas cuantas veces, así que saqué la caña (la de pescar) e hice de Lopi.

Karina de repente me asestó un golpe bajo, no nos bañaríamos en la Cueva de los Peces, y quien me conoce sabe que eso es chángana porque donde haya un charco yo nado.  (Nota de Rodolfo: esto último es mentira).

De todas maneras lo tenía todo calculado, tanto que cuando los demás llegaron yo estaba en el agua y en calzoncillos (el desnudismo era por el tiempo, luego me puse el short). Por nada al Yuli se le cae la pelota ahí, pero sacó el out.

A la vuelta Soplillar (así decidí llamar al especialista) nos contó lo que había sucedido un 24/12/1959. Debió haber sido de madre ese lugar en esa época, me di cuenta que las camas de mi pre eran de plumas.

¡Como había tocororos! Pequeños en comparación con los de la Sierra del Rosario. No vimos a Nemesia, pero nos dijeron que todavía da que hacer, vivita y coleando.

Blogueros y Korimaquenses

Cuco nos había convidado a un encuentro con la dirección de su Ciudart  a las 2:00pm. Llegamos tarde, esa ocasión y siempre. Referencias hablaban de lo alemán que era el hombre con los horarios, pero supongo que por un fin de semana nada costaba relajarse un poco. Se mostró locuaz y sobre todo dispuesto a escuchar ideas, como el resto de sus acompañantes. Le explicamos lo que hacíamos, lo que nos une y ellos hicieron lo mismo. Todos deberían saber en Cuba qué es el Korimacao y que no sólo los CUC mueven a los artistas.

Fuimos invitados en la noche a un ensayo de una obra a representar en honor a la victoria de Girón. ¡No entendí ni ostia! Y el Yonni menos, se durmió encima del cemento.

De policías, asesinos e hijos de…

La noche del sábado prometía, todos nos veríamos para puntualizar algunas cosas sobre el día venidero y a quemar la suela de nuevo, pero parece que no todos estaban listos para otra jornada de igual o mayor magnitud. Preferimos nuevamente el Fantasma, Los policías y la sonsera esa de hacerse el misterioso. Uno se divierte, no lo niego.

Resulta que fui despiadado, asesiné a siniestra y siniestra (siniestramente). Fui calculador, preciso, efectivo y sumamente vengativo, de ahí que me gané miradas de – míralo, que clase de hijo de p… – o – cabrón hijo de p… deja que te coja- No fue nada personal, lo juro.

El próximo día definiría de una vez y por todas, nuestro encuentro o desencuentro con el personaje más famoso de La Ciénaga.

Anuncios

Acerca de rodoguanabacoa

Periodista, educador popular, escaramujo... amante de la historia de mi país: Cuba.
Esta entrada fue publicada en de Camilo Santiesteban Torres, de Rodolfo Romero Reyes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s