Latigazo (17)

Por José León

Proyecto

Abril 2003

Yo iba a paso lento por la acera de la sombra y entonces él, desde la puerta de su casa, lanzó con más o menos puntería un papel en dirección al cesto de basura más cercano. Por supuesto, el papel cayó en la calle. A punto de lanzar una andanada de recriminaciones, me contuve, ¿qué iba a resolver? Se trataba de un pobre hombre que se escabulló dentro de la casa en cuanto lo miré. Continué mi paso lento por la acera de la sombra, pero no dejaba de preguntarme qué se proponían los habaneros llenando de papeles su ciudad, ¿qué perseguían al no dejar sitio libre de inmundicias? Si aceras, parques, jardines, avenidas, cualquier rincón servía a esta obra colosal en que se empeñaban millones de personas, no debía pues, tratarse de un proyecto fortuito. Una obra de tal magnitud no podría deberse al libre albedrío. En ese momento llegué a mi parada de guaguas, eché un vistazo y noté lo armonioso del conjunto formado por todo tipo de detritos, hasta las colillas estaban artísticamente dispuestas sobre el pavimento. Aquello fue una revelación: alguna inteligencia superior guiaba a los habaneros en la consecución de un propósito estético de alcances inimaginables, un empeño que colocaría a la ciudad, en lo referido a ornato público, a la vanguardia entre las grandes urbes del mundo. ¿Alguien pudiera imaginar siquiera qué parecerían las lindes de Coppelia sin el bordado de papeles y barquillos? ¿Quién puede sustraerse al encanto de ver como en cualquiera de las esquinas de La Habana el viento arremolina periódicos, cartuchos, colillas? ¿Quién, si es como tener el otoño al alcance de la mano? Lo comprendí todo al instante y desde aquel día no hago más que criticar severamente a esos que botan la basura en los cestos, esos que no entienden el arte. Los que se oponen al gran proyecto. Y cada vez que puedo, dejo caer mi cigarro al suelo para sentir el placer de mi pequeño aporte.

Acerca de rodoguanabacoa

Periodista, educador popular, escaramujo... amante de la historia de mi país: Cuba.
Esta entrada fue publicada en 2 Antecedentes del látigo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s