Yo era un bohemio y tenía una casa en G

CartelPor Rodolfo Romero Reyes

Yo era un bohemio, o mejor dicho, quise convertirme en eso cuando entré a la Facultad de Comunicación. Por suerte, mis amigos también. Conocimos a unos locos con pelos largos que ponían rock y a los Mijinos Escozios en la Radio Base los jueves por la tarde. Con ellos fuimos a las primeras peñas con Frank Delgado y a dos o tres borracheras en F y 3ra, con chicas también bohemias.

Los amigos más cercanos invadimos el café literario de 23 y 12. Allí escribimos cuentos, inventamos teorías y nos imaginamos exitosos y afortunados en la Cuba del 2015. Pasamos madrugadas en el Malecón, noches en la acera del cine Chaplin y tediosas esperas en las paradas de ómnibus para regresar a casa.

De pronto, todo cambió. Cambiaron los tiempos, cambió la música y este cartel que hoy acompaña mi breve post, me da la bienvenida en mi querida Facultad de Comunicación. El cartel pone en blanco y negro el hecho innegable de que ese mismo grupo de amigos bohemios ahora solo compartimos en parrilladas en casa de Celia, juegos de dominó en casa de Urbino, cervezas en el Malecón a cuentas de un salario que intenta sobrevivir y alguna noche de reguetón afrodisiaco en el ambiente inconfundible de La Gruta. El cartel, y la noticia de la mudada definitiva para la nueva sede -que paradójicamente es conocida como Bohemia-, me hacen creer con firmeza que los nuevos periodistas, los comunicadores y los siempre fieles de las Ciencias de la Información, no conocerán la Casona de G.

Quizás alguien les cuente de la Teja, de Coralia, del Mural que pintó el grupo Camaleón, de las noches previas a los festivales de Cultura o del espíritu de Julio García Luis que se pasea, y se paseará por siempre, por cada uno de sus pasillos.

Por eso, me quedo para siempre con mi Casa en G, vieja, destartalada pero dueña de todos mis sueños y mis romances universitarios. En lugar del cartel que ahora mismo me ataca, guardaré este dibujo cuyo autor o autora desconozco y que es el culpable de que ahora mismo me esté ahogando en un mar de nostalgia.

Facultad de COMUNICACION

Anuncios

Acerca de rodoguanabacoa

Periodista, educador popular, escaramujo... amante de la historia de mi país: Cuba.
Esta entrada fue publicada en de Rodolfo Romero Reyes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Yo era un bohemio y tenía una casa en G

  1. Dore dijo:

    Bueno Rodo nada que ver este cartel con nuestras fiestas de Fcom, pero los tiempos cambian, la gente cambia, como dice el poema “nosotros los de entonces ya no somos los mismos”. Yo me quedo con las noches de café, chaplin y malecón , ahhhhhhhhhh y con la casona por supuesto. Gracias por dejar este post aunque hayas olvidado que otros amigos también nos vemos…. en Alamar por ejemplo 🙂 . Por cierto lindo dibujo, me encanta. Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s