Latigazo (27)

Por Amaury Hechavarría Nistal

La tarea

Julio 2005

Ya está, la parejita. Directo a la comunidad primitiva. Lo que quiero es poblar rápido este mundo. Y esta vez sí me he esmerado: cielo azul, aire puro, montañas nevadas, fértiles valles, aguas cristalinas…

Paso a paso la tierra se cultiva y la civilización florece. Ya se pueden ver maravillas: ciudades con gigantes murallas y jardines colgantes, templos para dioses y enormes pirámides. Y qué lindos los griegos, con sus batitas blancas. ¡Qué inteligentes, qué cultos!

Y miren a los pobres campesinos romanos. Sin otro remedio que, en defensa propia, arrasar las tierras cartaginensas y adueñarse del Mediterráneo Occidental. Lástima de gentes, obligados a vigilar, que sus esclavos obtenidos de forma honesta en la guerra, laboren las tierras.

De seguro, los envidiosos pueblos del Mediterráneo Oriental deciden atacarlos. No hay alternativa, hay que defenderse. El ejército romano avanza para enfrentar a la terrible falange macedonia. La misma que en los tiempos de Alejandro Magno había conquistado medio mundo.

Comienza el combate. Flechas, piedras y jabalinas se disparan por todas partes. Se pelea cuerpo a cuerpo. Macedonia y el resto del mundo griego pasan a ser provincia romana.

Las tribus del norte son otra  amenaza. Se combate en las Galias. Roma vence. El jefe supremo del ejército es asesinado. Dos generales se dividen las regiones. Pelean entre sí. Marco Antonio es derrotado. Cleopatra se suicida. Octavio Augusto es proclamado emperador.

¡Eso es! Un imperio ¡un gran imperio! ¡Qué grandeza! ¡Qué esplendor! Pero, ¿quién controlará todo esto?

Los bárbaros amenazan. Los esclavos se sublevan. Roma se divide. Las tribus germanas atacan, destruyen y matan. Desaparece el Imperio Occidental. Los Turcos arremeten contra el Imperio Oriental. Constantino XI, el último emperador Romano es derrotado. Ahora sí se va a complicar el comercio entre Europa y Asia.

¡Eh! ¿Y esos tres barcos? Cristóbal Colón y sus hombres en busca de una nueva ruta comercial. ¡Uy, qué rico! Me voy a divertir de lo lindo. Como en los tiempos de Ulises: un cíclope, olas gigantes, sirenas… No, no, no, nada de eso. Mejor un enfrentamiento con un submarino atómico o con un portaavión. Mandarlos para el otro mundo.

Eso es. ¡Genial! Qué inteligente soy. Una franja de tierra de norte a sur que les impida el paso a las Indias. Bosques frondosos, metales preciosos, animales exóticos y muchachas semidesnudas. Se van a volver locos.

Las naves regresan cargadas de noticias: «tierra, oro y adeptos para la religión cristiana». El Atlántico se llena de barcos. «Proclamo esta tierra en nombre del rey», anuncian los recién llegados. «Imposible, es de nuestros hijos», reclaman los nativos. «Ustedes no entienden estas cosas —aclaran los europeos—, pero no se preocupen, nosotros les enseñaremos. Miren esta es la cruz y estos los diez mandamientos. Amen al prójimo como a ustedes mismos o los quemamos en la hoguera». «Y a trabajar, que no podemos perder más tiempo».

Se busca oro y se construyen iglesias. Se corta caña y se recoge café. Llegan esclavos de África. Todo se mezcla. Nace el criollo. En París, el pueblo toma La Bastilla. «¡Independencia o muerte!», se grita en América.

¡¿Qué pasa en Europa?! Alemanes atraviesan Bélgica para atacar Francia. Invasión, bombas y repartición del mundo. ¡Qué emoción! Inglaterra declara la guerra a Alemania. El ejército ruso se moviliza. Tropas austrohúngaras combaten en Serbia. Combates sangrientos, ciudades arrasadas, metralla, muerte… ya esto no me está gustando.

Rusia propone la Paz. Tropas anglofrancesas avanzan hacia Alemania. El gobierno Teutón pide armisticio. Fin de la Primera Guerra Mundial.

Reconstrucción, deudas, resentimientos, fascismo… Alemania ataca Polonia, destruye media Europa y avanza sobre la URSS. Barcos japoneses desembarcan en China. Ofensiva italiana en Somalia y Libia. Campos de concentración, cámaras de gas y exterminio judío. Segunda Guerra Mundial, ¡qué horror!

Se combate en Estalingrado. Contraofensiva soviética. Las tropas Alemanas retroceden. Se libera Europa. El ejército ruso entra por el Este a Berlín. Los aliados entran por el Oeste. Alemania derrotada, Italia rendida, Japón persiste. ¡Bom! ¿Y eso qué fue? Hiroshima ¡Bom! Nagasaki. ¿Cómo pueden matarse así? Otra bomba como esa y me acaban con el mundo.

¡Qué va! Voy a enfriar las guerras. Naciones Unidas. Vamos, vamos a desarrollarnos. Empresas, monopolios y transnacionales. Las puertas del mercado están abiertas: «Escuche los Beatles en tocadiscos Philips o viaje a la luna tomando Coca-cola.» Trabajar y comprar, no piensen en nada más.

¡Eh! ¿Y ese humo? ¿Se me estará quemando la sociedad de consumo? Esas manchas de petróleo no estaban en el mar. Aquí pasa algo raro. El ruido es insoportable y ya casi no veo bosques ¡Y ese hueco en la capa de ozono! ¡Pero están locos!

A ver, a ver, a reciclar la basura y cuidar los pajaritos. Ustedes entreguen de inmediato esas hachas. Está prohibido cortar árboles. ¿Qué es para cocinar? ¿Pero, por qué no cocinan con electricidad? ¡¿Qué no tienen?! Déjame ver. En el Norte tenemos microwaves, computadoras, Internet y en el Sur: hambre, enfermedades, analfabetismo…

¡Qué va! Esto no puede seguir así, tengo que inventar algo rápido. ¡Globalización! ¡Neoliberalismo!

¡Nada! ¡No resuelve nada! La miseria crece. Esos malditos gases con efecto invernadero, ya no puedo controlarlos. El hielo de los polos se sigue derritiendo. Y este humo que no deja respirar. ¡Qué catástrofe!

Si papi se entera. ¡Cómo se puso la otra vez con el asunto ese del diluvio! No entendió de Arcas de Noe ni ocho cuartos. Estuve una semana castigada sin ver los muñequitos. ¡Qué va! Voy a romper todo esto. Empezaré de nuevo.

Anuncios

Acerca de rodoguanabacoa

Periodista, educador popular, escaramujo... amante de la historia de mi país: Cuba.
Esta entrada fue publicada en Humor y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Latigazo (27)

  1. Rodo, en serio, de dónde tu sacas estas cosas, me has dejado boquiabierta…mil gracias, de verdad, me has permitido conocer una faceta de una persona a quién admiraba mucho que no conocía, es maravillosos.

  2. Nany dijo:

    Amigo, solo tu podías escribir algo tan genial como esto. Me encantó!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s