Latigazo (45)

Por Antonio Berazaín (Bera)

Juegos deportivos de la tercera edad

Julio 2008

Entre el ambiente olímpico que da la cercanía de Beijing 2008 y el esfuerzo por elevar la esperanza de vida de la población, me puse a pensar que quizás en un futuro podrían organizarse unos Juegos Deportivos de la Tercera Edad, reflejando de alguna manera la experiencia laboral de los abuelitos.

Por ejemplo, estaría el lanzamiento del martillo, con la participación de profesores retirados de Educación Laboral que durante años lo practicaron para mantener la disciplina en las clases de carpintería.

Una de las grandes atracciones sería sin duda la carrera con obstáculos. Aquí aparecen como favoritos los residentes de Alamar que trabajaban en La Lisa, y los de la Lisa que trabajaban en Alamar. Imagínense cuántas carreras y cuántos obstáculos tuvieron que vencer para trabajar esos abuelitos. ¡Tremendo entrenamiento!

En un esfuerzo por complacer a sus amantes se incluiría la esgrima, a pesar de posibles dificultades con recursos materiales, como son espadas, sables, floretes y trajes protectores. Claro, el lance podría ser a machete, arma fácil de conseguir. En caso de accidente, se tendrían garantizadas las prótesis de brazos y piernas e incluso de cabeza. Como ven, la seguridad del participante será lo primero, y así ocurre con la apnea. Recordemos que la apnea es esa modalidad que consiste en aguantar la respiración. Pero para evitar que los abuelitos se mojen y cojan catarro, las competencias tendrían lugar en un baño público, lo que sin dudas garantiza el rigor deportivo.

Por otra parte, estaría presente el supraterrenismo. En vez de submarinismo, o sea, aguantar el aire bajo el agua, el supraterrenismo es aguantar el agua, es decir, no tomar agua, estando en el aire. Aquí prometen lucirse los ancianos jubilados de centros de trabajo que no tenían bebederos, cajas de agua y otras condiciones. Y qué decir de la resistencia. Pero no se trata de correr vueltas y vueltas a la pista, sino de ver cuál abuelito resiste más en una cola del estanquillo de periódicos, lo cual garantiza una pelea reñida.

También habría ducha libre, especialidad en la que el atleta se mete debajo de la ducha y gana quien demore más tiempo en arrugarse las yemas de los dedos. Debido a que los abuelitos de por sí ya las tienen arrugadas, los árbitros harían un conteo inicial para evitar confusiones.

El clímax lo daría la competencia de panduro. No el panduro tradicional que se practica en la playa con la pareja sobre los hombros, tratando de tumbar al contrario. No. Esta nueva variante consiste en comerse un pan duro sin ahogarse. Se trata de un deporte completo, pues fortalece los músculos del cuello y la quijada. Para los enfermos de la garganta es un remedio efectivo, pues el tarugo de pan se lleva placas, infección y todo. Y a la larga resulta alimenticio, con buenas condiciones para practicarlo. Sobre todo existencia de pan duro.

En fin, que no estaría mal comenzar en el año 2072. Qué mejor forma de celebrar mi 120 cumpleaños. ¿No creen?

Anuncios

Acerca de rodoguanabacoa

Periodista, educador popular, escaramujo... amante de la historia de mi país: Cuba.
Esta entrada fue publicada en Humor y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Latigazo (45)

  1. Pingback: Latigazo (45) | Bitácoras Cubanas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s