Latigazo (54)

Prolifera en Cuba “el síndrome del ya que” [1]

Por Carmen González Hernández
Junio 2004

Médicos cubanos dedicados a diversas ramas de la medicina aseguran que miles de cubanos muestran variadas manifestaciones clínicas de lo que denominan «síndrome del ya que».Su sintomatología -explicaba un ortopédico amigo-, es muy variada: desde una cefalea, hasta una erupción cutánea, pasando por el stress, la faringitis, el dolor en las articulaciones, la secreción nasal y las molestias en los ojos.

Un epidemiólogo, al abundar en las características del «síndrome de ya que», refería que resulta altamente contagioso, aunque —aclaró— puede presentarse un caso con un lunar alterado y el siguiente aquejado de dolor sacrolumbar. «Ahora mismo —ilustraba—, acabo de atender a un paciente de ese síndrome con la piel de los brazos enrojecida, y cinco minutos antes a otro picado hace dos días por una abeja.

«Lo más singular —expresó un cirujano que escuchaba a su colega—, es que ninguna de las personas aquejadas por el «ya que» viene directamente a vernos. Puede tener los síntomas durante una semana, pero decide consultar al médico cuando se encuentra en su presencia.»

«Fíjese, a mí se me ha dado el caso de atender en una guardia a más pacientes con el «síndrome del ya que», que a quienes vienen directamente a consultarse», intervino un cardiólogo, atraído por la conversación.

A estas alturas la curiosidad me impedía solo escuchar y ataqué con preguntas:

–¿Y esa enfermedad está muy difundida en el mundo?—, pregunté a mis interlocutores.

—No se trata de una enfermedad, sino de un «síndrome» y estamos seguros de que, en forma epidémica, solo existe en este país. En otros se dan casos aislados, amigos de médicos, parientes, pero no de manera tan prolífera como aquí.

—¿Y eso a qué se debe?

—A la medicina gratuita —dijo el cardiólogo, adelantándose al resto del grupo.

—¡No entiendo! —exclamé, y el ortopédico tomó la palabra.

—Como usted sabe, en Cuba todos los servicios de salud son gratuitos: desde una consulta o una simple inyección, hasta un trasplante de corazón o de hígado, y, por regla general, los enfermos acuden al médico acompañados. Es raro ver el salón de espera de una posta médica, un policlínico o el cuerpo de guardia de un hospital donde el paciente esté solo. Y por supuesto, el acompañante entra con su familiar o amigo.

—Una vez consultado el enfermo original—expuso el cirujano—, el acompañante muestra los primeros síntomas, que detectamos tan pronto habla. A usted misma, seguramente, le ha pasado más de una vez.

—¿A mí?

—Sí, a usted. Y yo la he atendido—afirmó el nefrólogo que atiende a mi hermano—. ¿O no recuerda las veces que, al terminar con el caso de su hermano, se ha dirigido a mí para decirme: doctor, estoy un poco alterada en estos días, y «ya que» estoy aquí, ¿quiere tomarme la presión arterial?

Los vocablos «ya que» los había subrayado al hablar y todos —hasta yo, en medio de mi turbación—, echamos a reír, porque en verdad, ese «síndrome», que quizás se presente esporádicamente en cualquier otro lugar del mundo, solo puede proliferar en Cuba, donde los servicios médicos son absolutamente gratuitos.

La llegada de un grupo de heridos en un accidente —olvidé decir que me hallaba en el cuerpo de guardia de un hospital—,disgregó al grupo. Ya iba a despedirme del nefrólogo (el único que no tuvo que acudir a prestar auxilio), cuando recordé que apenas me quedaban cápsulas de vitamina «C». Pero me contuve a tiempo. A punto estuve de decirle: «ya que» estoy aquí, deme una receta.


[1]Con la publicación de este material, Alma Mater rinde homenaje a Carmen González, periodista y escritora de recordada trayectoria, fallecida recientemente, a los 66 años. Carmen era asidua colaboradora de Alma Mater.

Anuncios

Acerca de rodoguanabacoa

Periodista, educador popular, escaramujo... amante de la historia de mi país: Cuba.
Esta entrada fue publicada en Humor y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s