Sobre la película Conducta

ConductaPor Rodolfo Romero Reyes

Son las 12 de la noche. Hace poco más de tres horas que salí del cine y ahora tengo que escribir. Sé de antemano que con este título y sin ser yo experto en crítica cinematográfica, estas líneas se perderán en un mar de artículos que se publicarán en la web a partir del estreno en Cuba de la película Conducta. Aun así, no importa, yo debo escribir.

Debo hacerlo porque desde hace 4 años, desde que me gradué de  periodismo, he tenido el placer de conocer bastante bien a 6, 12, 17… 9… ¡44 en total! adolescentes que son como Chala. Quizás por eso algunos amigos me escribieron al móvil, al email, y me insistieron en que fuera de una vez y por todas al cine. Fui hoy, con mi novia que también es del proyecto Escaramujo. El cine Acapulco se me hizo un lugar incómodo y a la vez acogedor.

Al igual que decenas de espectadores vibré con cada frase lapidaria de la maestra Carmela, sobre todo con su tajante respuesta ante la insinuación de que llevaba demasiados años impartiendo clases; me emocioné cuando Chala le respondió al taxista:  Ella no es mi abuela… ojalá lo fuera; y sentí un apretón en el pecho cuando al final el niño le pregunta a Ignacio: Asere, ¿de verdad tú eres mi papá?

La película muestra un mundo que muchos desconocen. Triste, pero cierto. Desde las primeras malas palabras, la indisciplina en el aula, la apuesta por el trompo, el silbido provocado por las curvas de la nueva maestra y los juegos de manos violentos entre amiguitos de la misma escuela, supe que esta película iba en serio. Entonces me metí en un drama del que solo ahora puedo salir, escupiendo estas palabras que espero alguien les encuentre razón o sentido.

Sí, porque mientras todos en el cine llegaban a la conclusión de que la madre de Chala era una drogadicta, jinetera y alcohólica, y de que su hijo era víctima de aquel hogar disfuncional, yo pensaba en las madres que no salieron en cámara: la del negrito problemático, la del gordito pandillero, la del vecino de Chala que le hacía la pala cuidando a los perros… todos ellos tienen madres así, o peores.

En la mirada del “enemigo” de Chala, reviví el odio, el desafío, la ira o el afán despiadado que muestran estos niños con conductas desajustadas cuando pierden el control en medio de una bronca o salen a fajarse sin importar las consecuencias. También temí que aquel niño de bemba grande se ahogara en el Malecón, por suerte no ocurrió. Chala lo salvó porque en el fondo son solamente niños, y se fajan, y “aguajean”, y se ofenden delante de los otros porque es lo que han aprendido. Pero solos, sin malas influencias, en medio del mar, son simplemente niños que se ayudan y no porque Chala sea bueno, sino porque cuando están solos y nadie los ve, no necesitan aparentar ser hombres de la calle.

La historia en la escuela refleja una triste realidad que conozco: escuelas que “salen del problema” enviando a niños y niñas problemáticos a escuelas de conducta. Ese es solo el primer paso. Una vez allí, algunos profesores -bien distintos al profe de la película- a veces prefieren solucionar el tema trasladándolo a una Escuela de Formación Integral (EFI) donde el régimen disciplinario es más fuerte porque interviene el Ministerio del Interior. Y si en las EFI tampoco se logra el propósito educativo, esa niña o ese niño, cuando cumpla los 16 años y cometa algún hecho tipificado como delito o siga manifestándose agresivamente, irá a la cárcel. ¿Y de quién fue la culpa? Del padre, de la madre, del barrio y también de aquel maestro que se rindió u optó fácilmente por “salir del problema”.

Llantos en el cine, aplausos… sin dudas, la película conmueve. Y yo pensaba y pensaba: “al final, la historia de Chala no es tan triste”. Su novia “palestina” aprendió con su padre holguinero que debía ser la mejor del aula y no anda pensando en prostituirse cuando cumpla los 13 ó los 14 años. La madre del protagonista no lo golpea con un cinto, no lo obliga a beber ron, no lo lleva a deambular con ella. Yo conozco madres que sí. La maestra recién llegada no es vulgar, mal hablada o de conducta agresiva. También conozco maestras que sí.

Al menos Chala, con 12 años, se faja a las manos y no usa “chavetas” o “cuchillos” como Junior; no quiere reunir para comprarse un “inyector” como Víctor; no arrebata o da puñaladas por entretenimiento como Juan Carlos; no tiene heridas que le atraviesen la espalda como Talía; no tiene que dormir en el piso como Elián; al menos, Chala está vivo… en cambio, Papote no.

Ninguno de estos 6 nombres pertenecen a la ficción, ninguno tampoco ha cumplido 16 años, Papote ni siquiera los cumplirá. Son niños reales que viven en Centro Habana, en Vertientes o en Holguín.  Son niños y niñas que muchas veces no tienen la culpa de ser como son, no escogieron familias, ni barrios ¿cómo pedirles entonces que escojan su futuro?

Pensándolo bien, da igual que estas líneas se pierdan o no en el ciberespacio. Da igual que las lean mis amigos o no. En un final, para quien las escribo, los que me gustarían que las leyeran y reflexionaran a partir de una película que cuenta su realidad, nunca tendrán acceso a ellas. Ellos ni tienen Internet, ni les gusta leer, ni siquiera se tomarán la molestia de ir al cine, y lo peor y más grave, es que la mayoría de ellos no tienen ni tendrán nunca maestras como Carmela.

Anuncios

Acerca de rodoguanabacoa

Periodista, educador popular, escaramujo... amante de la historia de mi país: Cuba.
Esta entrada fue publicada en de Rodolfo Romero Reyes. Guarda el enlace permanente.

36 respuestas a Sobre la película Conducta

  1. de quién será la culpa, si el amor se va de nuestros hogares o nunca brotó? los niños son reflejo de sus padres y esos a la vez de los suyos. ¿Dónde está el origen de la madeja o por qué se enreda nuestra educación familiar? Tantas historias parecidas veo en mi Fomento y todas tienen un final incierto, causas son múltiples y compartidas. Ellas me dejan ese sabor amargo de la madre soltera perfecta q nunca seré y me quema más al ver este filme, de estreno también en mi pueblo. Conducta ebería ser debatido en muchísimos lugares, cuyos nombres prefiero no decir.

    • HORMIGA BRAVA dijo:

      Aplausos y ovaciones.
      ¿Y?…
      ¿Qué más, Rodolfo?
      Me parece que te has quedado, desgraciadamente al igual que la mayoría de tus colegas periodistas, en el nivel más epidérmico de una reflexión que merece ser mucho menos inescrutable a los ojos del espectador habitual cubano… especulé (por la fama que te dan tus amigos) que tu horizonte de reflexión sobrepasaría a tu muy específico punto de vista y a tu experiencia personal con los niños de las EFI, experiencia que por desdicha no comparten muchas personas (o al menos no las suficientes). A ti, Romero, que disfrutas tanto al vanagloriarte de la profesión que ejerces te pregunto con sinceridad: ¿acaso como periodista no tienes una responsabilidad con la sociedad que te acoge?, no me refiero a la gratitud hacia las instituciones que te amamantaron académica y profesionalmente, me refiero a una verdadera conciencia, qué digo conciencia, un verdadero sentimiento que te impulse a hacer cosas por la gente de la cola del pan, por los jubilados que sin la ayuda de sus hijos de afuera no pueden comprar la olla reina, por la adolescente que llora cada vez que sus amigas la invitan al Atril o al Capri, por la niña, que ya no es tan niña y por eso no puede tomar leche, gente que no sabe dónde se metió el pescado, la langosta, la mantequilla, el desodorante, la carne de res (ay!! con lo que bromeamos con la carne de res, y la tristeza que da en cuanto se nos acaba la risa) es la gente sin la aureola melodramática de la marginación (sexual, racial, cultural… social) pero que cargan con la misma cruz que Chala, una cruz que todos conocemos y de la que hablamos bajito o con música como en Fresa y Chocolate. Conducta nos da esa sensación malsana de incomodidad, de tener una vértebra en mala posición después de que habíamos creído dormir bien toda la noche…después de todo, no dormimos también como pensábamos.
      “Son niños y niñas que muchas veces no tienen la culpa de ser como son, no escogieron familias, ni barrios ¿cómo pedirles entonces que escojan su futuro?” Eso está claro como el agua y hasta los mismos niños son conscientes de ello, pero… dime algo, Rodolfo, ¿a la cuenta de quién van las culpas?
      Voy a esperar impaciente tu respuesta, porque aunque no lo creas soy una fan tuya.
      Por otro lado, lo siento, no puedo ocultar mi cada vez mayor indignación por el fact de que existan profesionales de la Comunicación, que tienen en sus manos, a suerte de juguete nuevo, un poder (porque en Cuba, Internet es un poder) equivalente al de Smaug (permíteme la referencia a El Hobbit), y se dan el lujo de quedarse a un nivel tan lelo de crítica social, y no lo digo solo por ti, no te sientas atacado, al menos tú no eres de los que se llenan la boca y el blog de verborragia comunista, mientras chatean en otra ventana con la novia, que esta en Miami y le pregunta por la talla de camisa, ¿no?
      Tienes ante ti, y a un click de distancia lo que te diferencia de otros tantos, un medio masivo de tal magnitud que, como en una película de aventuras, en dependencia de cómo lo uses afectarás de una forma u otra a las personas. Así que te recomiendo que le hagas honor a tu profesión y escribe algo tan consistente que se pueda cortar con un cuchillo, o no escribas nada…es un consejo.

      • Hormiga Brava, ¿si supieras que mal me caen las personas que usan seudónimos en Internet? Me alegra que hayas visitado mi blog y doy gracias a mis amigos por, según tú, “la fama que me dan”. Te aclaro que no suelo “vanagloriarme de mi profesión”. Como ves lo que escribí no es un trabajo periodístico sino una opinión personal. Dices que al menos yo no soy de los que lleno mi blog de “verborragia comunista”, pero es que cuando el sentimiento se lleva en las venas no hay que estarlo proclamando a los cuatro vientos. Ah, y un último detalle, no suelo aceptar consejos de desconocidos. Saludos y gracias por comentar.

  2. maricela ramos dijo:

    Increíble una interpretación de esa película que ahora quiero ver, cuantas Chalas hay en el Salvador explotadas además por el trabajo infantil obligatorio y artos de su realidad, y acuden a las aulas de la escuela a descargar todas sus emociones frustradas y la falta de cariño de sus padres que de manera irresponsable los obligan a llevar dinero a su casa, porque no se le puede llamar hogar, si no cuatro paredes frías. Niños y niñas salvadoreñas/os. Que envés de cargar sus libros de estudio por las mañanas cargan bolsas de dulces, periódico, agua, galletas, refresco, y hasta guacales pesados de tamales o comida chatarra para ir por las terminales, semáforos, y esquinas de las calles de San salvador gritan a Cora, a Cora a Cora en vez de gritar en sus aulas su alegría y aprendizaje ellos aprenden como decimos los salvadoreños a lo bruto que hay que comer y al llegar la noche en el peor de los casos hay que buscar donde dormir.
    Gracias Rodolfo por ese relato tan bueno que de alguna manera nos recuerda nuestras realidades duras y vivas que a veces ignoramos.

  3. yesika dijo:

    Rodo te la comiste, casi me sacas las lágrimas. Mil gracias a todos los integrantes del proyecto Escaramujo, por hacer lo que otros no pueden o queren, gracias por existir y por estar cuando no hay nadie mas

  4. Miriam López dijo:

    Hoy vi, en la revista informativa Buenos Días, una entrevista a una maestra que vio la película y se identificó rápidamente con ella, pues dijo: “Era yo misma”. No pude ver el comienzo de la entrevista, y no sé si el argumento se basó en ella realmente, pero basta para que exista la esperanza de que haya más Carmela por ahí. Aún no he visto el filme, y como tantas voces no pueden estar equivocadas, no pienso perdérmela por nada de este mundo. ¡A!, y muy bello comentario, sensible y salido desde el corazón. Felicidades.

  5. Izel dijo:

    …”es que la mayoría de ellos no tienen ni tendrán nunca maestras como Carmela”, esta es una de las partes mas tristes. Creo yo.

  6. Mar dijo:

    No se va a perder esta crónica en la web, Rodolfo, nosotros no vamos a permitirlo. Es uno de los escritos más realistas y conmovedores que he leído; también me sentí como tú en aquel cine…

    Afortunadamente, yo sí tuve una maestra como Carmela.

  7. yohanka dijo:

    conmovedor comentario Rodolfo, desde lo hondo del compromiso y la verdad. Gracias

  8. Saray dijo:

    Dios mío Rodolfo!! Yo no he podido ver la película, no estoy en Cuba ahora mismo, pero me haz sacado las lágrimas. Tras cada letra se notan tus sentimientos. Te admiro por las cosas tan lindas que han hecho con Escaramujo. Solo un beso y mucho apoyo.

  9. Evelyn dijo:

    Tus palabras despiertan mi interes en esa obra cinematográfica cubana. Una vez mas se refleja nuestra realidad no escogida. La buscare con contactos q tengo porque no estoy en Cuba y vere a muchos de mis vecinos actuando pero con diferentes nombres.

  10. camarero dijo:

    lo que más me gustó de todo es el final… porque ellos no tendrán esa maestra, por suerte, hay muchos que sí las tuvimos y podemos hacer el cuento de lo que hoy parece increíble y sigo pensando que es posible recuperar más allá de evidentes carencias materiales que necesitan atención y solución en el sector del magisterio cubano… un abrazo, rodo…

  11. Calixto dijo:

    Después de Fresa y Chocolate ninguna película cubana me había tocado tan profundo como Conducta, porque ninguna ha tenido la suficiente dosis de objetividad a la hora de abordar nuestra realidad actual, sin caricaturas o estereotipos, poniendo las cosas en su justo lugar y a pesar de la cruda realidad que nos muestra nos deja la sensación, mas que eso, el covencimiento de que cuando existen maestros de verdad, y yo si soy un convensido de que existen, es posible revertir estas conductas en los primeros años de vida, lo que sucede es que un maestro solo, luchando contra el mundo, poco puede hacer, espero que la película sirva como material de estudio para algunos que siguen anquilosados con ideas ancladas en el pasado.
    Gracias Rodolfo por su exelente análisis.

  12. Magda. dijo:

    Muy bueno el articulo, no importa si mucho no lo pueden leer lo importante es escribir lo que se siente a mi me gusto mucho la pelicula por lo real y valiente del tema ojala sirva de referente.

  13. Carol dijo:

    ha sido intenso leerte, más aún para quienes te acompañamos en los inicios y sabemos de tu experiencia con niños y personas de esos espacios… personalmente creí que sabía cuánto te habían llegado esas realidades, pero realmente NO lo sabía. abrazos, hiciste bien en escribir.

  14. cmkx1938 dijo:

    No es necesario ser “experto en crítica cinematográfica” para escribir con excelencia. Con ello basta para que este comentario no se pierda en el ciberespacio. Felcitaciones…

  15. Rosana dijo:

    Rodolfo, te felicito por hacerte eco desde tu tribuna de los temas que trata este filme cubano de Ernesto Daranas y llevarnos a la reflexión. Las cosas cuando son del alma: llegan a lo más profundo y este es uno de esos casos. En el cine experimenté emociones similares a las que comentabas en este artículo y tampoco era la única. Queda mucho por hacer…

  16. tamara dijo:

    creo que tu comentario es bien asertado y esta muy bien que lo hayas escrito..a mi tambien me produjo esta pelicula un volcan de sentimientos porque tengo hijos y uno de ellos es de 14 años un adolecente al cual su padre y yo tratamos de darle lo mejor de nosotros ..y duele mucho ver cuantos niños y niñas hay que no tienen a quien recurrir ante el miedo, el dolor ,la soledad creo que nuestra sociedad tiene que trabajar mucho en este aspecto eso es lo que verdaderamente nos va a hace mejor.Esta pelicula la fuimos a ver los tres mi hijo ,mi esposo y yo y creo fue una gran experiencia para los tres .
    saludos

  17. José Ramón dijo:

    Rodo, creo que me pasa con tu artículo lo mismo que a ti con “Konducta”, que ando por otra cuerda de pensamiento. Caramba, como respeto tu amor por esos niños, este artículo tiene muy poco de tu viaje al cine y si mucho de entrega y sacrificio por esa causa. Un abrazo y mi reconocimiento más sincero y vibrante. Sera

  18. yimi dijo:

    Yimielsy: Si quise ser también partícipe de estos comentarios sobre todo por su buena opinión al respecto y estoy de acuerdo al 100 por ciento con usted, por eso Felicidades a Daranas por este filme que creo es extraordinario su valor reflexiblo, para muchos que quizas les toque bien de cerca,la esencia esta en el amor que le pongamos a todas las cosas de la vida y dejar de estigmatizar a las personas por sus defectos o comportamientos, y no mirar lo que tienen por dentro.

  19. Camilo Santiesteban Torres dijo:

    Miherma, tú sabes que admiro tu trabajo con los muchachos de la EFI y también conoces mi criterio acerca de algunos de los temas inherentes. Tu escrito es conmovedor, na tú sabes que no me expreso tan cursi. Realmente fuiste un poco romántico, a lo mejor tu objetivo no era ser crudo, de todas maneras sé que estás demasiado involucrado y sientes muchas de las historias que ya has visto. Yo hubiera sido como el Kmilo megaobjetivo rayando en la insensibilidad que tanto criticas, por eso a pesar que no me gustó mucho tu texto, reconozco su validez y tu empeño en reflejar tu preocupación por los tantos Chalas que andan por ahí. Abrazos bro.Kmilo

  20. Aliné Galindo dijo:

    Gracias, y es que es un círculo vicioso y falta de cultura de la población cubana el no creer en el ser humano capaz de mejorar…..

  21. Pingback: Sobre la película Conducta « La Joven Cuba

  22. Pingback: Sobre la película Conducta | El canario Amarillo

  23. Pingback: La película Conducta y la otra parte de Cuba | Mira Joven (Cuba)

  24. Hola, por acá por mi país andan diciendo que la película duró una sola función en cartelera, pero por lo que leo en tu crónica no es así ¿Estoy en lo correcto?

    • M. B. S. dijo:

      La película está en todos los cines de La Habana desde hace semanas, no sabría decirte si en los de otras provincias también. Estará todo un mes en los cines, cuando por lo general las películas solo se ponen una semana. Además, en la feria del libro también están vendiendo el DVD de la película. En la TV no la han puesto, no se si la pongan, pero lo importante es que en los cines la han dejado y que está circulando por todo el país. Así que bueno, si se cuentan todas las proyecciones diarias de un mes en todos los cines de la capital, o en los más importantes (Yara, Acapulco, Chaplin, Riviera, Infanta),en total serían cientos de funciones.

    • Beatriz García dijo:

      Estaba en Cuba de vacaciones cuando se estrenó. La vimos casi al otro día en Santiago a sala llena y luego vimos largas colas en otros cines los días subsiguientes. En el cine “Encanto” de Baracoa hasta organizaron un debate el 14 de febrero… y en La Habana la compré “pirata” porque no podía dejar de traerla. Le puedo asegurar que los días que estuve en Cuba, TODO mundo hablaba de Conducta. A mí aún me dura la emoción de poder haber vivido ese fenómeno y verla con la gente de Cuba. Jamás olvidaré las risas y aplausos en el cine santiaguero. Tremenda película.

  25. Yenly Laya dijo:

    Rodo, si bien la peli me conmovió, tus comentarios también lo han hecho. Un abrazo

  26. M. B. S. dijo:

    Y Rodelio querido, aprovecho para dejarte aquí también mi gratitud por este texto. Ojala la película sirva para concientizar nuestra responsabilidad en las vidas de esos adolescentes como Chala. Por eso precisamente me parece tan útil tu análisis, porque no se queda en la película, sino que desafía la realidad que presenta. Un abrazo.

  27. Pingback: La prensa y el verdadero debate en Cuba | Mira Joven (Cuba)

  28. Armienne la Puta dijo:

    ariel dijo:
    1 marzo, 2014 en 17:14
    La pelicula Cubana Conducta se puede ver completa en KUBANEANDO http://kubaneando.net/index.php/peliculas-cubanas/item/573-conducta-2014.html
    Responder

    Esa copia de la película la coloqué yo en mi página de Vimeo para que la viera mayor número de cubanos y kubaneando la enlazó.
    Y ahora me censuran aqui.

  29. Cecilia dijo:

    No muchas veces nos encontramos con un actual y acertado tema llevado tan brillantemente por todos los actores,., La selección de ellos no pudo ser mejor, y la forma de llevar el objetivo de la película tampoco ,fuese MUY SIGNIFICATIVO la discusión y análisis de la misma en todos las escuelas,,creo no quedo nadie sin conmoverse,al verla pero los mas conmovidos deben ser los que diariamente se enfrentan ante esos problemas
    Rodolfo te felicito, magnifico, análisis y consideraciones en tu texto,, tu escrito y tu forma de redactar también permiten seguir mas reflexión y debate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s