Las relaciones de amor y nuestro querido Facebook

prueba-amor-facebook-contraseña-tuenti-controlPor Nemo

Hace días que estoy por escribir acerca de Facebook y lo mucho que ha cambiado mi vida. Seguramente mis mejores amigos de la Universidad recuerden mi negación, pese a ser estudiante de periodismo y entender el impacto positivo de las redes sociales en el mundo de la información y de la comunicación, a ser parte activa del genuino invento de Mark Zuckerberg.

Una vez que me gradué y empecé a pasar más tiempo en Internet decidí abrirme mi cuenta en junio de 2011. Dos amigos míos me ayudaron, primero a estar en Twitter, luego en FB y por último, a abrirme un blog. Después de eso he sido un sistemático usuario. Debo admitir, para mi satisfacción, que por suerte no soy de esos que no pueden hacer otra cosa que no sea estar pendiente al chat, o que se mueren cuando pasan un día sin conectarse. Yo, de hecho, disfruto irme 15 días y durante todo ese tiempo no saber nada del mundo exterior, o sea, de FB. Por eso mis mejores amigos se quejan de que nunca chateo con ellos. Pero la verdad, ese espacio de interacción me queda chiquito.

Sin embargo, pese a que he sabido lidiar con este fenómeno tecnológico, debo reconocer que FB ha cambiado los hábitos de las personas, al menos de la gente que me rodea. Es normal, me digo. Estando allí puedes informarte, distraerte, aprender cosas nuevas y conocer amigos. Y ustedes dirán, bueno, y este por qué escribe ahora esto si ya todos los sabíamos. Lo que ocurre es que quiero escribir sobre las relaciones de pareja y las cosas que suceden a la largo de una relación.

Vayamos por pasos.

Conoces a una chica o chico: Solamente con su nombre, buscas su perfil en FB, ves sus datos, dónde estudió, sus fotos, «vacilas» su físico, evalúas parejas anteriores e incluso sabes si está soltero/a o comprometido/a (en este último caso puedes visitar el perfil de su pareja y ver si es competencia para ti). Hay quienes, sobre todo los que estudian psicología, que se atreven a, con solo mirar las imágenes, decir si la persona es feliz o no, para actuar en base a eso.

Empieza la relación: Le gritas al mundo que tienes pareja. Realmente no lo gritas. Cambias tu «situación sentimental» y automáticamente el mundo se entera que tienes una relación. Después subes fotos románticas para mostrarles a todos lo feliz que eres. Pero con el tiempo empiezan los problemas: la mayoría de estos, cuando no son de incomprensión o falta de comunicación, están relacionados con los celos; tenerlos en Internet puede ser en extremo peligroso: celos de tus amigos/as (incluso de una asiática/o con nombre raro que no sabes cómo llegó a su perfil), celos de las personas con las que chatea, del tiempo que pasa en el chat y no aprovecha contigo, de las fotos que marca «Me gusta», de las cosas que comparten sus parejas anteriores… en fin, la lista es interminable.

Relación en picada: Discuten en la casa, discuten en la guagua y, por supuesto, discuten por FB. Sí, por el chat de FB. Terminan en el ciberespacio lo que empezaron en la calle. A veces, incluso, las discusiones son a modo de comentarios y entonces es peor porque todos, incluyendo a la CIA, se enteran de los trapos sucios.

Fin de la relación: Esta es la parte más trágica. Se publican muchos comentarios subliminares y fotos festivas que evidentemente quieren decir: «Hola, qué bien me siento, mira como disfruto» (puras mentiras). Después se bloquean o se eliminan de lo que FB ha llamado el listado de «Amigos». Hay algunos que llegan incluso a crearse nuevas cuentas, para empezar desde cero y en las que a veces para, según ellos terminar definitivamente, utilizan nombres falsos como «John House» o cosas por el estilo.

Nada amigas y amigos que Facebook, o mejor dicho, FB ha venido a cambiar nuestras dinámicas. Tal es así que estuve a punto de no enviar este trabajo a la revista. Tan solo con ponerlo en mi Muro o pinchar en Compartir, hubiese bastado. Incluso, de esa forma, quizás ustedes me leyeran de forma más rápida. Por supuesto, el texto no acaba aquí. Falta que busquen el botón de abajo y marquen: ME GUSTA.

Anuncios

Acerca de rodoguanabacoa

Periodista, educador popular, escaramujo... amante de la historia de mi país: Cuba.
Esta entrada fue publicada en de Rodolfo Romero Reyes, Humor y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Las relaciones de amor y nuestro querido Facebook

  1. El Crítico dijo:

    Hay que utilizar estos espacios con mucha fuerza para apoyar la causa de nuestros 5 héroes

    http://miradasencontradas.wordpress.com/2014/10/17/que-paso-mas-chevere-el-de-los-5-en-twitter/

  2. No pillo el famoso “ME GUSTA” no sé si porque soy usuaria novata o realmente no aparece! Entrete tu nota! Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s