¿Queremos ser del Partido Comunista?

Por Rodolfo Romero Reyes

Una joven cubana visita el gran país asiático. Un joven chino, al saber su procedencia, le pregunta si es militante del Partido. Ella alega que no, que es muy joven, y él, que no la sobrepasa en edad, le dice que ya es miembro del Partido Comunista. Por último, la cubana le explica qué es la Unión de Jóvenes Comunistas y allí termina la conversación.

La anécdota, contada ante un grupo de amigos, sacó a relucir el tema de la doble militancia. Hay jóvenes que militan en ambas organizaciones, y eso es admirable. Lo preocupante es que hay muchos que, luego de militar en la UJC, deciden no entrar al PCC.

Muchos de los que aún no somos miembros del Partido y sí de la UJC tenemos nuestras dudas. Imagino que se debe, en unos casos, al imaginario que una parte importante de nosotros tenemos de los núcleos del Partido; y en otros, al mal funcionamiento (verticalidad, sentido rutinario y burocratismo) de algunas organizaciones de base de la UJC.

Por estos días, en que se cumplirá un aniversario importante de la fundación del Partido y teniendo en cuenta que en un par de años llegaremos a los 30 de edad, un grupo de amigos nos planteamos la pregunta que da título a estas líneas. Entonces, llegó a nuestras manos un video con algunas intervenciones de Raúl acerca del Partido y su funcionamiento.

En las palabras iniciales del audiovisual Raúl decía: «Yo soy un hombre de Partido antes de vestir este uniforme». ¿Por qué tanta devoción por una organización política? La respuesta aparecía más adelante: El Partido es indispensable para consolidar la unión de nuestro pueblo. Es el único que, a falta del Comandante en Jefe, puede garantizar la unidad de nuestro país.

El 26 de febrero de 1987, yo aún no había nacido, afirmaba Raúl: «A un comunista, a un joven comunista, civil, militar, en su trabajo diario o en cualquier actividad, nada le puede ser indiferente. Militante del Partido que al pasar por aquí y vea un problema, sea civil o militar, y dé la vuelta por la otra esquina para no colaborar con la solución del mismo, o enfrentarse al mismo, por muy buen trabajador que sea y muy buena gente que sea, no tiene condiciones para ser miembro del Partido».

Lo decía con una fuerza que dejaba bien claro el rol de los militantes. ¿Ocurre así hoy en día? Por suerte, en algunos lugares sí. Lamentablemente, en otros no.

En la misma intervención Raúl ponía un ejemplo: «Y si yo soy comunista, muy buena gente, pero en la concreta, en el trabajo, no doy resultados, cuando yo rinda cuentas en mi organización de base, la misma tiene derecho a pedirme el carné del Partido. No basta con ser bueno, trabajador y buena gente; hay que ser algo más, para ser militante».

Según entendíamos, quienes veíamos el video, el Partido debía ser el más crítico ante las cosas mal hechas, crítico incluso con los jefes que se equivocan. «Nadie puede estar por encima del Partido. Frente a él, sin importar jerarquía, no vale la soberbia o la prepotencia. Los jefes deben escuchar al Partido y no tratar de hacer valer sus opiniones por encima del Partido», decía Raúl. En resumen, el Partido no podía ser tolerante ante la deficiencia de aquellos que desempeñan determinada jefatura; sino todo lo contrario, debían ser críticos y hacerlos trabajar mejor.

En una intervención más reciente, el 6 de marzo del 2004, afirmaba que los militantes debían «tener la suficiente perspicacia y olfato político para percibir los primeros síntomas de deterioro moral en una persona, en el momento cuando todavía pueden resultar efectivas una crítica enérgica o una corrección disciplinaria y así evitar que llegue al punto de convertirse en un vulgar delincuente».

Todas estas ideas aclararon un poco el papel que deben jugar –lamentablemente no el que juegan en todos los espacios–, los militantes del Partido. Comparto y recomiendo el video. En él Raúl explica a profundidad lo que cree y piensa del PCC. En fechas, como las que pronto conmemoraremos, son útiles y muy necesarias estas reflexiones. Me despido con una de las últimas que aparecen en el video:

«El Partido representa los más altos intereses de la Revolución y su continuidad histórica. Se es militante del Partido con independencia del lugar donde se milite y de la profesión que se ejerza: lo primero es el Partido».

Anuncios

Acerca de rodoguanabacoa

Periodista, educador popular, escaramujo... amante de la historia de mi país: Cuba.
Esta entrada fue publicada en de Rodolfo Romero Reyes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a ¿Queremos ser del Partido Comunista?

  1. Opino que es muy importante primero ser anti imperialista de verdad,sentir odio por lo que el sistema gringo hace en el mundo ,sealcanza un nivel superior el de militar en las juventides comunistas porque se aprende algo muy importante ,el de saber o sentirse mienbro de una organizacion que nos educa, es decir no basta solo con el sentimiento , sino ademas debemos ser organicos, es cierto que en esta escuela suceden seguro muchas cuestiones desagradables , por eso es una escuela,opino que los que egresan de esta, son muy buenos militantes del PC porque si son decentes han depurado lacras propias del sistema en que vivieron nuestros padres , en el casomde Cuba , en el caso de Chile ,pais donde vivo,es mas complejo porque nos encontramos en una “fraterna” lucha ideooigica , entre los que opinan que el sistema se puede cambiar desde adentro y los que opinamos que se debe romper con el sistema y biuscar alternativas nuevas, en el caso de Chile si tenemos algo de experiencia ,la organizacion de trabajadores, una larga batalla por la reforma educacional, y a los aseinados Salvador Allende y Pablo Neruda , componenetes importantes de lo que se esta desarrollando,Les deseamos lo mejor a las combativas UJC de Cuba ,esperamos mucho de vuestros exitos .

  2. Pingback: ¿Queremos ser del Partido Comunista? « KOKACUB@

  3. Reblogueó esto en El blog de La Polilla Cubanay comentado:
    Nunca he tenido el honor de integrar sus gloriosas filas, sin embargo, como muchas veces me dijo mi padre, para actuar como un militante no es necesario tener el carné en el bolsillo. Creo que he cumplido dignamente con su consejo:

  4. Camilo Santiesteban Torres dijo:

    Mira Rodo, creo que integrar las filas del partido simplemente por ser la lógica rutina de cualquier persona(integrada) en este país, no puede ser algo que te toca por la libreta. Concuerdo con Raúl en muchos puntos y en otros, creo que él mismo debería mirarse y responderse sinceramente. Muchos han visto como el PCC con el paso de los años se ha convertido en una catapulta para los picos de oro (al igual que la UJC), que nunca aportan nada, como se ha vuelto punta de lanza contra militantes que deciden tener un pensamiento individual y revolucionario, no dogmático y lamezuelas de jefes. Incluso en los lugares más inpensados el partido es utilizado como herramienta para poner en práctica lógicas perversas, aplicando el abuso de poder y autoridad administrativa.Los jóvenes hemos visto en diferentes espacios su sobrada ineficiencia y la enorme burocracia, las botellas, los politiquitos descarados. Es increíble como se ve en miles de núcleos en este país, como los militantes que realmente son dignos terminan aplastados por verdaderas mafias y camarillas que ya no responden a nada más que a sus intereses personales. No obstante a todo lo que te he dicho, creo que hace falta, los que no hacen falta son los descarados que todo el mundo sabe quienes son y dónde están. Conozco a varios exmilitantes de carnet que decidieron ser militantes de alma, labor, corazón y convicción, ellos siguen luchando por Cuba Socialista, pero no hacen concesiones con los cara dura. Gracias miherma.

    • Yo conozco muchos que tienen el carné y desde la militancia combaten eso mismo que tú criticas. Lo mismo ocurre con la UJC, sabemos que hay cosas mal pero las criticammos desde adentro y las combatimos día a día como hacemos tú y yo. Entiendo, por lo que dice Raúl, que el Partido debería ser un regulador eficiente para que esas cosas que tú criticas no ocurran. Como dije en el texto, lamentablemente no siempre es así, y afortunadamente en muchos lugares sí juega su papel. Recuerda que ese mismo Partido del que hablas fue capaz de sancionar a muy altos dirigentes de este país cuando se corrompieron y fueron descubiertos. Además conocemos padres, tíos y abuelos, militantes (y madres, tías y abuelas), que sí son coherentes y fieles a las cosas que creen. Ellos son mi ejemplo; obviamente no los cara dura, que también andan por ahí disfrazados de cosas que no sienten. Gracias por el comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s