Una argentina y un colombiano conversan

Por Rodolfo Romero Reyes
—Vos debés estar feliz, ¿no? Más allá del resultado del plebiscito, están a un paso de lograr la paz,—dijo la argentina.
—No, compañera, todavía nos falta un largo camino; a los colombianos y a las colombianas en general, y al ELN en particular.
—¿El ELN? Yo pensé que las FARC-EP era la única guerrilla que quedaba en Colombia. De la paz con ustedes apenas se ha hablado, -dijo la muchacha argentina.
El joven «eleno» se puso más cómodo en su asiento y empezó a explicarle:
—El 30 de marzo de este año el gobierno y el ELN anunciamos ante el mundo entero que la mesa pública de negociaciones iba a iniciar. Después de unos seis meses de congelamiento, daremos el paso inicial y el próximo 3 de noviembre empezará la fase pública de conversaciones.
— ¿La agenda de ustedes es la misma que las de las FARC?— preguntó la argentina, visiblemente más interesada en la conversación.
—Nuestra agenda tiene seis puntos: 1) la participación de la sociedad, 2) democracia para la paz, 3) transformaciones para la paz…
La mujer lo interrumpió antes de llegar siquiera al cuarto punto:
—Esos tres aspectos me parecen esenciales. Obviamente, hay que discutir sobre la democracia que sustentaría la paz y las transformaciones que tienen que ocurrir en tu país para que sea posible vivir en armonía. ¿A qué se refieren cuando hablan de la participación social?
—Mira,— dijo el joven eleno— esta no es una negociación entre la guerrilla y el gobierno, es una negociación con la sociedad. El ELN se propone el reto de interpretar el sentir de la sociedad en la mesa de negociaciones. No pedimos nada para nosotros mismos, sino para la sociedad. Lo más importante es la comunidad, la gente. Es que en el ELN tenemos una tradición: que más que soldados, nos consideramos guerreros de las comunidades, de los barrios y de las veredas; de ahí venimos y ahí nos debemos.
—Continuá con los puntos, por favor. Y disculpá la interrupción, che.
—No te preocupes, no pasa nada, continúo: El cuarto punto de la agenda son las víctimas, el quinto es el fin del conflicto, y el sexto, la implementación.
—El tema de las víctimas siempre es delicado. Nosotros coincidimos con ustedes en que todos los dolores cuentan.
—No solo los dolores, cada vida también cuenta. Aquel colombiano o colombiana que no ha sufrido en carne propia la muerte de algún familiar, o algún conocido, también debe estar a favor de esta paz, porque él o ella tienen derecho a una vida diferente, justa, equitativa. No tiene por qué seguir siendo víctima de ese modelo neoliberal que impera en nuestros países. Además, hay otra peculiaridad, el ELN no habla de víctimas individuales, sino de la comunidad de víctimas, de las víctimas como sujeto colectivo. No vamos a denunciar la agresión contra Pepe o contra Luz María, vamos a denunciar las agresiones contra las comunidades indígenas, campesinas. ¿Quiénes son los victimarios? El terrorismo de estado, la acumulación capitalista que recurre a la violencia. Esos son los que no deben quedar impunes.
—¿Cuándo hablan del «fin del conflicto» significa que ustedes entregarán las armas?
— Si vamos a hablar de las armas del ELN, tenemos que hablar de las armas de todos, del ejército, de los paramilitares, de los efectivos y mercenarios extranjeros que operan encubiertamente en Colombia, de las bases militares yanquis. Nuestro propósito es el de sacar la violencia de la política. Queremos construir un país distinto y en paz, entre todas y todos. Hay que construir una nueva manera de hacer política; hay que aprender a resolver los conflictos sin que medie la violencia. Por eso, los elenos decimos que no creemos en la idea de un “pos-conflicto”, porque los conflictos son inherentes a todas las sociedades y relaciones humanas; es a través del conflicto que evolucionamos como humanidad. El reto para la sociedad colombiana es resolver los conflictos sin recurrir al uso de la fuerza y las armas.
—¿Y qué es eso de la implementación? ¿No se supone que todo termine en el punto anterior?
—Esa sería la etapa de ver y evaluar los cambios implementados. Lo comunitario en nuestra propuesta es esencial: si cambian sus realidades, entonces quedaremos satisfechos. No negociaremos a cambio de promesas, sino de hechos concretos. Es la realidad la que nos informa.
—Yo escuché, o lo leí, me parece, en un periódico en Buenos Aires, que el gobierno colombiano no quería iniciar las conversaciones hasta que ustedes no liberaran a todos los retenidos.
—Es que nosotros no hemos puesto condiciones. Y créeme, también pudiéramos ponerlas. El ELN podría decir: no negociamos hasta que no liberen a los 9 mil presos sociales y políticos de Colombia, o hasta que no cese el paramilitarismo en el país. Lo primero en una negociación es que ninguna de las partes se crea en el derecho de imponer condiciones unilaterales.
—Durante mucho tiempo la insurrección guerrillera fue considerada un delito.
—Muy mal— argumentó el colombiano—. Tanto las FARC-EP como el ELN hemos defendido el principio que reza que la rebelión no es un delito, sino un derecho, reconocido así en las normas internacionales.
—¿Cuál es su próxima meta?
—No sé si será la próxima pero sí la más importante: que la sociedad se movilice para el proceso de paz, en especial, los sectores más marginados y ninguneados por los dueños del poder.
—Ufff, por todo lo que me estás contando, me parece que, para lograr la paz, falta un largo camino.
—Yo soy optimista—, dijo el joven camilista, mientras se paraba de su asiento y se despedía de su colega argentina —la paz en Colombia ya se está haciendo, una paz en que los protagonistas no son el ejército o las guerrillas, sino la sociedad.
Anuncios

Acerca de rodoguanabacoa

Periodista, educador popular, escaramujo... amante de la historia de mi país: Cuba.
Esta entrada fue publicada en de Rodolfo Romero Reyes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s