Rutinas en un gimnasio

Por Rodolfo Romero Reyes

Tomado de la Revista Alma Mater

nemo-y-compania

Nemo y yo compartimos esta sección desde hace unos cuantos años. Como buenos colegas nos alternamos artículos y salarios (aunque estos últimos tengan carácter simbólico). Pocas veces hablamos sobre el otro, por ética y porque realmente no somos tan cercanos. Más bien se podría decir que somos muy diferentes: él es loco, apasionado, aventurero; yo menos arriesgado, más responsable, profesor; Nemo prefiere practicar deportes, mientras que este autor se inclina por la comida y la vida sedentaria; el capitán del Nautilus es enemigo de Sama y yo, por el contrario, su mejor amigo.

Hace poco coincidimos los dos en una reunión de la Redacción de nuestra revista y Nemo contó acerca de sus nuevas aventuras en un gimnasio del Vedado. Aunque casi nunca me río con sus chistes, esta vez quiero narrar sus ocurrencias.

El primer día conoció a quien sería su entrenador. Con solo llevar pocos minutos en las rutinas deportivas aprendió que su sensei, de origen fisiculturista, no tiene una noción real de las matemáticas si de levantamiento de pesas se trata.

—Ponle 20, ponle 30.

O peor.

—Ponle mil.

Veinte repeticiones es una exageración cuando el peso es mucho. Para amortiguar este abuso, reconoce Nemo, su mánager tiene buen sentido del humor. Ante los reclamos de mi colega:

—Profe, ¡esto pesa mucho!

Él responde: —Tú pesas más y yo no te digo nada.

Gracias a esta comunicación, Nemo ha aprendido respuestas automáticas a determinadas preguntas:

—¿Cómo tengo la espalda? (Después de una demostración).

—Recta.

—¿Cuántas hiciste?

—25 (Si dice menos, tiene que hacer las que le falten).

—¿Qué comiste anoche?

—Proteína y vegetales (si no, le da toda la explicación de cuán dañinos son los carbohidratos).

—¿Ya hiciste los abdominales?

—Sí.

Cualquier respuesta que difiera de estas, puede tener una consecuencia fatal para su día. Pero no todo es malo. Según confiesa Nemo, el profe es simpático. Le dice que él es del Bahía y que no come miedo, que un día se aparecerá en su casa a la hora de la comida y se va a llevar lo que sea que esté fuera de la dieta establecida, que la madre de lo perfecto es la repetición, que el reguetón no es música y que no hay nada como hacer ejercicios a las seis de la mañana.

Nemo explicó que además tiene una rutina: un ejercicio, un estiramiento y tomar agua. Es algo así como una regla inviolable. Admite, además, que muchas de las frases de su maestro se prestan para el doble sentido.

—Pártete, pártete, así no, pártete, compadre— eso es mientras hace polea o serrucho para la espalda.

—Abre las piernas, abre las piernas, disfrútalo— ejercicios, obviamente, para las piernas.

—Más rápido, más rápido, dale, dame con el palo, dame con el palo— mientras hace torsiones ayudado por un palo de escoba que siempre guarda en una esquina de la instalación deportiva.

Lo cierto es que, aunque no sea mi ritual preferido, parece que Nemo encontró algo que hacer con su tiempo libre. Él siempre ha sido más popular que yo. Gladys en la FEU, Jessica en el Norte y hasta una bloguera en Matanzas: todas prefieren sus textos antes que los míos. Antes no imaginaba por qué, ahora asumo que se debe a que yo, evidentemente, consumo demasiados carbohidratos.

Anuncios

Acerca de rodoguanabacoa

Periodista, educador popular, escaramujo... amante de la historia de mi país: Cuba.
Esta entrada fue publicada en de Rodolfo Romero Reyes, Humor y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Rutinas en un gimnasio

  1. claudiayilen dijo:

    Jajajaja muy bueno, por cierto, quien será la bloguera de Matanzas? Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s