Entre libros

Por Nemo

Desde tercer grado, cuando la bibliotecaria de mi escuela primaria Raúl Marcuello puso en mis manos un ejemplar de La isla del tesoro, del escocés Robert Louis Stevenson, empecé a coleccionar libros y lecturas; se volvió hábito pedir prestado y devolver a la semana siguiente cada novela de aventuras. Ya en la secundaria, por iniciativa de mi mamá, estuve inscrito en la biblioteca nacional. Y también por ese tiempo, cuando empecé a decidir sobre mis adolescentes ingresos monetarios, compraba libros en la librería Guamá de Guanabacoa y en cada feria del libro en La Cabaña.

En la universidad, después de ingresar en la Facultad de Comunicación, el Periodismo me acercó al mundo editorial. Empecé a verle cierto encanto a los procesos de edición y redacción —no así a los ejercicios de gramática, vale aclarar—. Recientemente, asistí con un grupo de amigos a un curso de edición. Una de las diapositivas presentadas por el conferencista principal intentaba enumerar tipos de libros: impresos, electrónicos, interactivos (según su formato); líricos, épicos, dramáticos (según su género); de consulta, biografías, monografías, de bolsillo, sagas, científicos, de autoayuda, en fin, un sinnúmero de clasificaciones.

En vista de que nos sentíamos creativos por esos días, pasamos una lista, sin que los profesores se dieran cuenta, en la que reinventamos nuevas etiquetas para estos geniales productos comunicativos. Ahora les comparto el resultado de aquella tormenta de ideas y/o construcción colectiva.

Otras maneras de clasificar los libros:

  • Museables: aquellos que por su antigüedad, deterioro, gran tamaño, peso, portada mal diseñada o altos precios, pasan años y años en las vidrieras de las librerías sin que nadie los compre.
  • Clones: dícese de un libro que se parece mucho a otro, misma temática, estilo similar, párrafos incluso que se repiten y, lo peor, a veces se trata del mismo autor.
  • Para albañiles: con un número de páginas superior a las 400, generalmente con un puntaje bajo de letra y casi siempre sin imágenes, suelen ser rechazados por los lectores debido a lo incómodo que resulta pasar página o su traslado de un lugar para otro; en el argot popular son conocidos como: «bloques».
  • Para carpinteros: difieren de los anteriores, estos son rechazados por su lenguaje rebuscado, poca claridad en las ideas o temáticas muy específicas, ajenas a las mayorías; también se les dice «clavos».
  • Interminables: empiezas a leerlos y te interrumpen, te quedas dormido, lo dejas en casa de tus suegros, alguien te lo pide prestado y al final nunca terminas de leerlos.
  • Reliquias: son tan caros que demoras una eternidad en decidir comprarlos y, una vez que lo haces, lo colocas en algún lugar seguro y ni siquiera te animas a hojearlos.
  • Gremlins: tienen tantas pero tantas reimpresiones que nunca se agotan, se parecen a estos seres que, de mojarse, se multiplicaban una y otra vez.
  • Influencers: todos aseguran haberlos leído, en Cuba, en determinados gremios, uno de los que se ajusta a esta clasificación es Cien años de soledad.
  • Vacas sagradas: aquellos que son considerados de referencia obligatoria en determinadas temáticas: Los diálogos de Platón, Metodología de la investigación —más conocido como «el Sampieri»— o El capital, de nuestro siempre recordado y querido Carlos Marx.
  • Celebrity: constituyen el ejemplo más fehaciente de las sociedades de consumo, en síntesis, son portada nada más.
  • Libros «David Calzado»: son antihegemónicos, enemigos de las superficialidades; se convirtieron en la respuesta de la izquierda a los libros Celebrity; destacan por el contenido, de ahí que su slogan, devenido hashtags sea: #NoMiresLaCarátulaMami.

Acerca de rodoguanabacoa

Periodista, educador popular, escaramujo... amante de la historia de mi país: Cuba.
Esta entrada fue publicada en 1 ¿Quién le pone el cascabel... ? (humor) y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s