Mujeres (del Indio Naborí)

CasiguayaFlor de Guamá, Casiguaya,
cuando muere su Guamá
empuña el arco y se va
por el monte y por la playa.
Lanza piedras, no desmaya,
parece agresiva estrella.
Dijérase una centella
sobre la inmensa rapiña
y trinchera de la niña
desnuda que va con ella.

Al fin presa es la serrana
por los hombres de arcabuz
y un cura le da una cruz
para que muera cristiana.
Toma la cruz la antillana
y esto se le oye decir:
“Solo me han de convertir
a los ritos del altar
si me dejan abrazar
a mi pequeña y morir”.

Antes del crimen nefando
le admitieron que abrazara
a su niña, que en la cara
mostraba un Guamá peleando.
La madre la fue abrazando
hasta matarla de amor
y gritó, bella en su honor:
“Ni Guamá, ni su mujer,
ni su niña podrán ser,
esclavas del invasor”.

Soltó la cruz con bravura
de pantera estremecida
y la cruz hizo una herida
sobre la frente del cura.
Luego, heroicamente pura,
“matadme”, dijo la hispana
turba que manchó de grana
la esmeralda de su Antilla,
y de tan brava semilla
viene la mujer cubana.

Viene de aquella inmortal
madre Mariana Grajales,
con sus once colosales
hombres de un mismo ideal.
Cuando se vuelve coral
un diamante de su roca,
no hay un sollozo en su boca
ni en sus labios un temblor;
y dice al hijo menor:
Empínate, que te toca.

Viene de aquella mujer
que Cambula se llamó
y en azul, blanco y punzó,
tejió nuestro amanecer.
Como en un reflorecer,
viene de la sementera
de Isabel Rubio, veguera,
que le abrió el pecho a las balas,
como si abriese las alas
una paloma guerrera.

Viene de aquella Lucía
Iñiguez de rayo y beso.
Le dijeron: Está preso
tu hijo Calixto García.
No es él, no es él, repetía
la madre en un tono fijo;
pero cuando alguien le dijo:
Un hombre acaba de darse
un tiro por no entregarse.
Lucía gritó: Es mi hijo.

De esa raíz tan sembrada
surgieron épicas rosas:
Melba y Haydee, las gloriosas
Heroínas del Moncada.
Y como flor alumbrada
por un rastro de carmín,
en torno del paladín
audaz del Segundo Frente,
surgió en las cumbres de Oriente
la estampa de Vilma Espín.

De esa raíz popular
Clodomira hirvió su hazaña,
secreto de la montaña
que el dolor no dijo al mar.
De esa simiente solar
levantó su rebeldía
Celia Sánchez; y bravía
se alzó como de diamante
Lidia Doce, tan radiante
como las doce del día.

Teté Puebla, generala,
de una tropa femenina.
Siempre tuvo un alma fina,
pero sin miedo a la bala.
Subió de escala en escala
hasta el triunfo de la Sierra
y hoy sigue firme en la guerra
de Ideas junto a Fidel,
contra el enemigo cruel
de los pobres de la Tierra.

Ya ves, gringo de papel,
que abuelas, madres y hermanas,
tienen nuestras milicianas
flor de bronce, fuego y miel.
Y si hoy pintan el clavel
de su labio arrobador
también pueden, ¡oh, pintor!
sobre su arena segura,
pintar su caricatura
con sangre del invasor.

Anuncios

Acerca de rodoguanabacoa

Periodista, educador popular, escaramujo... amante de la historia de mi país: Cuba.
Esta entrada fue publicada en de amig@s que colaboran, Poesías y canciones. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Mujeres (del Indio Naborí)

  1. Me estremecio la mujer
    que empinaba sus hijos
    hacia la estrella de aquella
    otra madre mayor
    y como los recogia
    del polvo teñidos
    para enterrarlos debajo
    de su corazon.
    Me estremecio la mujer
    del poeta, el caudillo
    siempre a la sombra y llenando
    un espacio vital
    me estremecio la mujer
    que incendiaba los trillos
    de la melena invencible
    de aquel aleman.
    Me estremecio la muchacha
    hija de aquel feroz continente
    que se marcho de su casa
    para otra, de toda la gente.
    Me han estremecido
    un monton de mujeres
    mujeres de fuego
    mujeres de nieve
    pero lo que me ha estremecido
    hasta perder casi el sentido
    lo que a mi mas me ha estremecido
    son tus ojitos, mi hija
    son tus ojitos divinos.
    pero lo que me ha estremecido
    hasta perder casi el sentido
    lo que a mi mas me ha estremecido
    son tus ojitos, mi hija
    son tus ojitos divinos.
    Me estremecio la mujer
    que pario once hijos
    en el tiempo de la harina
    y un kilo de pan
    y los miro encurecerse
    mascando carijos
    me estremecio porque era
    mi abuela, ademas.
    Me estremecieron mujeres
    que la historia anoto entre laureles
    y otras desconocidas gigantes
    que no hay libro que las aguante.
    Me han estremecido…

  2. Pingback: Para las “mujeres de Escaramujo” | Letra joven

  3. Pingback: Para las “mujeres de Escaramujo” | Letra joven

  4. Pingback: GentedelB@rrio felicita a todas las mujeres de #Cuba y del mundo | GentedelBarrio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s