Viscosos pero sabrosos

timon y pumbaPor Camilo Santiesteban Torres

El filme «El Rey León» fue estrenado en nuestro país en 1995 teniendo un éxito rotundo, realmente es una muy buena película que hace reír y llorar. Resulta que la figura de Simba como personaje protagónico no ganó tantos seguidores como Timón y Pumba, que eran muy cómicos.Los que éramos niños en ese momento nos hacíamos una pregunta muy sencilla al verlos degustando bichitos: ¿será que Los insectos se comen? Incluso la forma despampanante en que ellos manifestaban placer masticando confundía a cualquier infante. La respuesta era más que cantada por los mayores – ni se te ocurra muchacho –, entonces más claro ni el agua.

Con el tiempo y las clases de biología se ratificó esa expresión persuasiva coercitiva puesto que, definitivamente pude saber muchos pormenores acerca del hábitat de todo tipo de insectos, en especial de las cucarachas, que son de las más asiduas en las ciudades. Entonces rápidas conclusiones saqué: Cucarachas = Suciedad y donde hay suciedad, mugre o cualquier sinónimo parecido, no se pueden realizar muchísimas tareas, por ejemplo, las gastronómicas, las de elaboración de alimentos, etc.

Es correcto pensar, dadas las razones sabidas, que en los comedores, restaurantes, paladares o cafeterías las condiciones de sanidad deben ser las mejores posibles, porque de veras es desagradable encontrar cúcaras rondando (incluso asediándote) en la comida, sin estar puestas en el menú.

Conozco que en el mundo Oriental, y no hablo de Granma ni Santiago de Cuba, se comen este tipo de manjares como si fuera coser y cantar, pero creo que estamos tan lejos, tanto geográficamente como cultural que no veo un futuro culinario cubano inspirado en estos personajes asquerosos. Sé que la comida exótica está ganando espacio en occidente, pero no se engañen, aunque la cosa apriete – que está que ahorca – los bichos ahora mismo no son opción, así que agradecemos a los visionarios – de los que estamos rodeados – dejen que el tiempo pase y no traten de imponerse, va y dentro de treinta años es toda una corriente en ascenso, a lo mejor se oye decir mucho en ese momento: «viscosos, pero sabrosos». En tanto eso llega, Hakuna Matata, vive pero sin joder al prójimo. Gracias.

Publicado en De Cuba | Etiquetado | Deja un comentario

Las relaciones de amor y nuestro querido Facebook

prueba-amor-facebook-contraseña-tuenti-controlPor Nemo

Hace días que estoy por escribir acerca de Facebook y lo mucho que ha cambiado mi vida. Seguramente mis mejores amigos de la Universidad recuerden mi negación, pese a ser estudiante de periodismo y entender el impacto positivo de las redes sociales en el mundo de la información y de la comunicación, a ser parte activa del genuino invento de Mark Zuckerberg.

Una vez que me gradué y empecé a pasar más tiempo en Internet decidí abrirme mi cuenta en junio de 2011. Dos amigos míos me ayudaron, primero a estar en Twitter, luego en FB y por último, a abrirme un blog. Después de eso he sido un sistemático usuario. Debo admitir, para mi satisfacción, que por suerte no soy de esos que no pueden hacer otra cosa que no sea estar pendiente al chat, o que se mueren cuando pasan un día sin conectarse. Yo, de hecho, disfruto irme 15 días y durante todo ese tiempo no saber nada del mundo exterior, o sea, de FB. Por eso mis mejores amigos se quejan de que nunca chateo con ellos. Pero la verdad, ese espacio de interacción me queda chiquito.

Sin embargo, pese a que he sabido lidiar con este fenómeno tecnológico, debo reconocer que FB ha cambiado los hábitos de las personas, al menos de la gente que me rodea. Es normal, me digo. Estando allí puedes informarte, distraerte, aprender cosas nuevas y conocer amigos. Y ustedes dirán, bueno, y este por qué escribe ahora esto si ya todos los sabíamos. Lo que ocurre es que quiero escribir sobre las relaciones de pareja y las cosas que suceden a la largo de una relación.

Vayamos por pasos.

Conoces a una chica o chico: Solamente con su nombre, buscas su perfil en FB, ves sus datos, dónde estudió, sus fotos, «vacilas» su físico, evalúas parejas anteriores e incluso sabes si está soltero/a o comprometido/a (en este último caso puedes visitar el perfil de su pareja y ver si es competencia para ti). Hay quienes, sobre todo los que estudian psicología, que se atreven a, con solo mirar las imágenes, decir si la persona es feliz o no, para actuar en base a eso.

Empieza la relación: Le gritas al mundo que tienes pareja. Realmente no lo gritas. Cambias tu «situación sentimental» y automáticamente el mundo se entera que tienes una relación. Después subes fotos románticas para mostrarles a todos lo feliz que eres. Pero con el tiempo empiezan los problemas: la mayoría de estos, cuando no son de incomprensión o falta de comunicación, están relacionados con los celos; tenerlos en Internet puede ser en extremo peligroso: celos de tus amigos/as (incluso de una asiática/o con nombre raro que no sabes cómo llegó a su perfil), celos de las personas con las que chatea, del tiempo que pasa en el chat y no aprovecha contigo, de las fotos que marca «Me gusta», de las cosas que comparten sus parejas anteriores… en fin, la lista es interminable.

Relación en picada: Discuten en la casa, discuten en la guagua y, por supuesto, discuten por FB. Sí, por el chat de FB. Terminan en el ciberespacio lo que empezaron en la calle. A veces, incluso, las discusiones son a modo de comentarios y entonces es peor porque todos, incluyendo a la CIA, se enteran de los trapos sucios.

Fin de la relación: Esta es la parte más trágica. Se publican muchos comentarios subliminares y fotos festivas que evidentemente quieren decir: «Hola, qué bien me siento, mira como disfruto» (puras mentiras). Después se bloquean o se eliminan de lo que FB ha llamado el listado de «Amigos». Hay algunos que llegan incluso a crearse nuevas cuentas, para empezar desde cero y en las que a veces para, según ellos terminar definitivamente, utilizan nombres falsos como «John House» o cosas por el estilo.

Nada amigas y amigos que Facebook, o mejor dicho, FB ha venido a cambiar nuestras dinámicas. Tal es así que estuve a punto de no enviar este trabajo a la revista. Tan solo con ponerlo en mi Muro o pinchar en Compartir, hubiese bastado. Incluso, de esa forma, quizás ustedes me leyeran de forma más rápida. Por supuesto, el texto no acaba aquí. Falta que busquen el botón de abajo y marquen: ME GUSTA.

Publicado en Humor | Etiquetado , , | 1 comentario

Los choferes en La Habana: más rápidos y más furiosos.

Vin DieselPor Camilo Santiesteban Torres

El domingo 24 de noviembre fue el cumpleaños de mi suegra, y por supuesto se hizo una pequeña celebración familiar, lo clásico. Yo, naturalmente fui invitado con antelación y me brindé a incursionar en la tarea «cake», cuya parte más jodida era, claro está, transportar el objetivo.

«El transporte en la Habana está de bala» -tergiversando un poco a Frank Delgado-, sobre todo para los bolsillos estatalmente asalariados, pero bueno, estaba claro que no me iba a montar en una guagua con una belleza dulce como esa en mis manos, así que salí en busca de un carro hasta la Virgen del Camino. Después de unos minutos, las altas temperaturas comenzaron a atentar contra la estética de mi encomienda y lo único que me paró fue un camioncito de 5 pesos (que se convirtió en 10 porque me senté delante… sin queja alguna). Súbitamente la inercia del movimiento cambió a velocidad 5, la cara complaciente del chofer también, su ceño se frunció y de pronto: ¡¡¡ñó, era Vin Diesel!!!

Comenzó a mirar recurrentemente el retrovisor y yo a mi cake que ansiaba caerle a besos al piso del carro por la alegría que le daban mis saltos en el asiento. En medio de toda la turbulencia, me doy cuenta que la razón de su apuro era un ómnibus de «a peso» que le estaba matando la carrera. Hubo un himpas en el que, con una expresión me dejó pasmado y dijo: «Esto es psicología y estrategia». Después palabreó otras frases menos elaboradas para explicarse, pero la cosa consistía en entender la psicología del chofer de guaguas estatales, el de transportes particulares y la más importante, la del público. La estrategia se formula a partir de ese conocimiento, además de otros inherentes al trabajo en la rama y que se adquieren con la experiencia. Señores, el tipo me iba hablando, mirando a los espejos, quemando el motor y yo sudando.

A pesar de la pericia que mostraba el chofer, sucedió lo inevitable: lo adelantaron, lo que agradecí, puesto que se relajó y mi cake mantuvo posición segura y estable. Entonces continuó hablándome del funcionamiento de toda esta maquinaria cubano-diabólica.

Dialogando dijo: «Mira, entre muchos choferes de camiones hay cierto respeto, por lo que a veces no hay de qué preocuparse, casi nunca estamos pegados, pero con las guaguas del Estado tenemos que andar volando bajito, porque se nos meten en el camino y nos roban el pasaje. Lo peor es que esto atenta contra el público en ocasiones, porque en su afán por buscarse unos pesos más, se saltan paradas llenas de gentes, andan a mil y metiendo cañonas en la vía a cuanto automóvil puedan, eso para no decirte que meten tanta gente que no se puede ni respirar».

-¿Y ustedes no lo hacen también?- pregunté.

-Lo último más que menos.

«Ese tipo de cosas suceden entre particulares y es pasable porque al final si no quieren, no hacen las cosas y ya, pero es una lástima que pase entre los choferes de ruteros. Muchas veces son compañeros de trabajo y se juegan unas que ni para qué contar, y vienen las enemistades, las broncas, lo paga el cliente y le da mala fama al transporte en la capital».

Luego admitió que ni ellos ni los almendrones -miles de la ciudad- son fáciles. Al final muchos factores convergen en la insatisfacción de las personas. No pude evitar el reconocimiento positivo en un saludo agradecido a sus últimas palabras. Pensé en todas las consecuencias que pudieran traer tales procederes, desde las infracciones del tránsito hasta los fatales accidentes que pudieran ocurrir (que han ocurrido) por lucrar de manera despiadada. Pensé en la ética laboral de esos conductores, en los valores decaídos de nuestra sociedad (que decaen más cuando de dinero se trata), en quién pone y cómo poner freno a todo esto. Pensé entonces que sí se puede y, simplemente, tomé otro taxi para llegar a mi destino con mi cake en una sola pieza.

PD: El resto del viaje NO FUE MÁS FÁCIL. Hasta pronto, blogueros.

Publicado en De Cuba, Humor | Etiquetado , | 1 comentario

El arte de fugarse

linternaPor Nemo

«Todos los caminos conducen a El Vaquerito,
o al campo de fútbol».
Aketea Punto Randori

En los preuniversitarios y escuelas vocacionales uno de los ritos que todo estudiante debe protagonizar es el de la fuga. Salirse del control estricto de los profesores, violar lo que está establecido en el reglamento y subvertir el orden mundial, son provocaciones que te hacen desprender gran cantidad de adrenalina. Es por eso que las personas huyen, se escapan, más allá de lo que puedan encontrar del otro lado de la cerca.

En mi escuela vocacional –La Lenin, aunque algunos dirán que éramos niños buenos y todo eso– las personas acostumbraban a fugarse. La mayoría de los escapes tenían como destino El Vaquerito, un bar restaurante que estaba justo frente a la garita principal. Otros, más aventureros, nos íbamos para el Parque Lenin, el Jardín Botánico, Expocuba o las Majaguas. Y por supuesto, siempre estaban los que se fugaban del parte físico para lugares bien cercanos pero prohibidos de noche, como el campo de futbol, el trampolín, el «Bosque de la amistad» o el laboratorio de Pancho, el profesor de Física, que se podía abrir con una tarjeta de pase.

En cada uno de estos escenarios hay infinidad de cuentos, tantos como alumnos y graduaciones han pasado por la escuela. Hoy contaré solo cuatro de ellos, muy breves y algunos graciosos. El primero le sucedió a mi amigo Licen. Según me contó recientemente: «Un día que nos fugamos para El Vaquerito y salieron a buscarnos los profesores de la unidad, entre ellos Odalys, la secretaria. Cuando los vimos venir, nos desprendimos a correr y nos escondimos primero en los matorrales, y luego fuimos hasta la piscina para que nos vieran allí: era mejor un reporte para bañarse de noche en la piscina que otro por estar fuera de la escuela. Nos vieron pero no nos alcanzaron. Al día siguiente llamaron a todos los que habíamos estado ausentes al parte físico, para ver quienes estaban en plan tomadera en El Vaquerito que, sabían, éramos los mismos borrachos de la piscina. Nos hicieron la prueba de alcoholemia en la Dirección de la Unidad. Cuando “michini” me olió, me acusó de estar en la cumbancha, y le expliqué que no, que ese olor era del imefasma… por supuesto, no me creyeron. En estos casos lo mejor es que no te cojan, pero si lo hacen, debes tener una buena justificación debajo de la manga, nunca nada como el imefasma ese, todavía no sé de donde saqué semejante justificación».

Este cuento del Licen me hizo recordar la vez que Riuri, para no ir a una de las Marchas del Pueblo Combatiente, a las 2am cuando dieron el de pie, salió para el campo de futbol con sabana y con almohada y se tiró a dormir en la hierba hasta las 8 de la mañana cuando la luz del sol lo despertó.

Yo también tuve mis escapaditas, una de ellas fue cuando para celebrar el cumpleaños de Jorgito, el de Guanabacoa, nos fuimos para el campo de futbol a tomar, hacer cuentos y pasar un rato todo el piquete. Regresamos a escondidas y nos fuimos a dormir. Cinco minutos después subió el profesor de guardia y fue cama por cama a decirnos: « ¿Ya terminó la fiesta? Felicítenme a Jorgito de mi parte». Él lo supo todo, pero por suerte no tomó medidas disciplinarias con nosotros.

Pero, de todas estas escapadas, hay una que encierra en ella la más cómica de las anécdotas. Un muchacho del grupo 6 estaba teniendo relaciones sexuales con su novia en pleno campo de fútbol. De pronto, descubren que viene el profesor de guardia con una linterna. Rápido se visten y se disponen a huir, pero se percatan que a unos 15 metros de allí, había otra parejita en menesteres similares. El muchacho, analizando todas las variables, decidió correr hacia ellos. Se acercó al otro alumno que estaba con el pantalón por las rodillas y con su novia delante totalmente desnuda, en pleno acto sexual; lo tocó por la espalda, y les dijo: «Caballero, disculpen que los interrumpa, pero por ahí viene Roberto Paz con una linterna». Y se echó a correr dejando atrás a la pareja sorprendida.

Publicado en Humor | Etiquetado , | 2 comentarios

En Cuba nos hicimos latinoamericanos

los dos

Por Rodolfo Romero Reyes

La voz de Sonia Alicia Fariña Batte serviría para narrar los cuentos más tiernos y profundos de Eduardo Galeano. Su peculiar acento paraguayo y su cadencia maternal hechizan. Pero ella no es narradora de cuentos: estudió medicina en la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), se graduó este año y ahora regresa hacia Alto Paraná, su ciudad natal, que está a unos minutos de las fronteras con Brasil y Argentina.

Su novio, cuatro años menor, recién ha cumplido los 26 y también se gradúa de Cien­cias Médicas. Se conocieron en Cienfuegos, donde ambos compartían universidad. Él se llama Alihuen Antileo García, es mapuche-chileno y vive en Santiago de Chile. Después de seis años viviendo en la Isla, los recién graduados comparten sus experiencias y opiniones.

—¿Por qué deciden venir a estudiar a Cuba?

Alihuen: En Chile la posibilidad de estudiar en la universidad no existe para la gran mayoría de la población. Yo pertenezco a un sector que no tiene concepción de clases. Mis padres son luchadores sociales, padre mapuche y madre chilena; siempre hubo una cercanía familiar con Cuba. Por eso decidí venirme acá a estudiar medicina, por lo que significan los servicios médicos cubanos. Sin menospreciar la salud en Europa, el sistema público en Cuba es un referente a nivel mundial. Todo eso me llevó a optar por las becas de la ELAM.

Sonia: Yo trabajo desde los 14 años. Allá en Paraguay limpiaba casas, cuidaba niños… Cuando terminé el colegio estuve un año sin estudiar. Yo tenía claro que quería estudiar algo relacionado con la medicina. Entonces cambié de trabajo y así conocí a un grupo de personas que pertenecían al Movimiento José Martí en Paraguay y eran simpatizantes del Partido Co­munista. Fue gracias a ellos que supe que existía la posibilidad de estudiar en Cuba.

—¿Cuán diferente fue la Cuba que imaginaban antes de llegar y la Cuba que conocen ahora, después de haber transitado por sus calles?

Sonia: Uno nunca se imagina la alegría de los cubanos, no llegas ni a pensar cómo es su día a día. Afuera crees conocer lo que es Cuba, pero cuando interactúas con ellos cambias totalmente tu concepción.

Alihuen: En mi caso, por ejemplo, idealizaba mucho a Cuba. Leí sobre su historia desde pequeño, por mis padres. Me gustaba mu­cho Martí. En general fue la opinión de mis familiares la que me hizo formar un ideal. Fue fantástico chocar con su realidad, no solo por las experiencias que adquirí, sino también por haber encontrado aquí a mis maestros políticos. Ahora sigo creyendo mucho en el proceso socialista, pero me llevo también una mo­chila con lo que no quiero que sea el socialismo.

—Vivir en Cuba supone placeres, disgustos, asombros…

Alihuen: De las cubanas y cubanos me encantó su alegría, su capacidad de entregarse, sus conversaciones, los abrazos, la forma de compartir todo lo que tienen. Me gustaron sus cuerpos, el físico, es una mezcla hermosa, son muy lindos, las cubanas y los cubanos. Me asombró mucho la cantidad de mensajes, la propaganda. En la vida moderna no hay una pausa para un pensamiento, para una reflexión.

Sonia: La capacidad de abrirte las puertas de su casa y no sentir desconfianza ni miedo. El querer compartir siempre el plato de comida. En los hospitales se dejan examinar una y otra vez con tal de que los estudiantes aprendiéramos. La primera vez que sentí el mar, así con toda su inmensidad fue en Cuba. También tienen mucho acceso al arte, van siempre al teatro, al cine.

“No me gustó que hay quienes no siempre saben valorar lo que tienen y todo lo relacionan con las necesidades materiales. En nuestros países todo es más agresivo. La educación, la salud, la seguridad social… aquí yo regresaba de madrugada por la calle hasta la universidad… eso allá es impensable”.

—¿Cuál fue el momento más difícil de estos 6 años?

Sonia: ¡El examen estatal! (se ríe). El mo­mento más difícil es este. Recoger mis cosas, pensar en todo lo que dejo atrás e ir a insertarme en mi país, que ha cambiado mucho en los últimos seis años. Es como volver a empezar, pero con una mentalidad y objetivos distintos.

Alihuen: Para mí fue el primer mes, porque sabía que no volvería en años a Chile y siempre he sido muy apegado a los sentires de mi país: sabores, ruidos, olores… La patria es donde están tus sentidos. Aquel primer mes fue duro, extrañaba mucho… Es un sentimiento que nunca pasa, pero que con el tiempo empieza a ser soportable.

—¿Cómo se las arreglaron para seguir ligados a sus luchas políticas aquí desde Cuba?

Alihuen: Cuando llegué a la ELAM encontré mucha diversidad y una caja de conocimientos impresionantes. Muchos de mis compañeros procedían de diferentes movimientos: sindicalistas, farabundistas, antiguos colaboradores tupamaros, pastores por la paz… Tra­bajé mucho primero en la directiva de la Junta Estudiantil de la ELAM y cuando pude entrar en la FEU lo hice desde allí, aunque debo decirte que su sentido de la militancia no es igual al de las organizaciones estudiantiles latinoamericanas que yo conocía. Entonces me integré a otras organizaciones nacionales de chilenos y de mapuches, como la Coor­dinadora de estudiantes chilenos y pueblos originarios en Cuba y la Asociación de médicos egresados de la ELAM. Cuando fui en las vacaciones me vinculé allá al movimiento estudiantil, para aportar desde donde podía, y no pasar seis años en Cuba y desaparecer del tejido social de mi país.

Sonia: Yo no pertenecía a ningún movimiento en específico cuando vine. Ya en Cuba empecé a participar en eventos, talleres de formación política… eso e interactuar constantemente con el pueblo cubano, creo que esa fue la mejor escuela.

—Para dos jóvenes latinoamericanos, ¿qué significa estudiar y graduarse de la ELAM?

Alihuen: Graduarse es el término y el principio de algo muy significativo. Me pasó algo en Cienfuegos cuando fui a devolver los libros y las sábanas. La compañera del almacén me preguntó qué me faltaba por devolver. “Todo”, pensé. Porque es con eso que me voy de Cuba, con TODO. Yo aquí en Cuba me hice latinoamericano. De vuelta a Chile no es ser médico, para eso hay que seguir estudiando. Yo seré médico después de cinco o diez años. Por el momento soy un trabajador social. Hay que devolver todo el agradecimiento que ahora mismo siento.

Sonia: La ELAM significó vivir la experiencia y saber que todo es posible. Ver que hoy mis 88 compañeras y compañeros paraguayos sentimos lo mismo. Fue la posibilidad de que decenas de madres y padres humildes del Paraguay tuvieran la posibilidad real de tener un médico en la familia. Sin dudas, era la meta más grande.

—¿Cuál es el próximo paso?

Sonia: Primero, revalidar el título. Debo hacer un mes de farmacología epidemiológica y cinco meses de servicio social para poder ir entonces a trabajar en la salud pública, en consultorios, en las comunidades. Es el momento de entregarme a mi pueblo. Yo terminé de recibir, ahora debo hacer que el sueño de otros se cumpla.

Alihuen: Revalidar también. Allá es complejo porque el Colegio Médico representa la élite de la medicina exclusiva para los hijos de papá… Pero se va a hacer. Hay que demostrar lo que aprendimos en Cuba. Luego me insertaré en una comunidad como parte de un proyecto en el que pretendemos elevar los indicadores de la salud en cinco años y así demostrar que somos mejores que el Colegio Médico. También realizaremos trabajo político en el gremio de la salud para sumarnos a lo que piensan otros compañeros y avanzar por un Chile mejor.

—En síntesis, Cuba fue para ustedes…

Sonia: Cambio, asumir responsabilidades sociales, alegría, mucha alegría, el amor a los seres humanos.

Alihuen: Humanización personal, expresar mi amor, creer en la solidaridad, un poquito más de madurez política.

Nos despedimos con un abrazo, intenso, abrazo de camaradas. Es un placer, dice él mientras ella me comenta con voz pausada: “Si de verdad puedes publicar la entrevista, sería bueno que escribieras en algún lugar, en nombre de las dos mil personas que hace seis años llegamos a Cuba: ¡Gracias Fidel! ¡Gracias pueblo cubano! Ponlo así, en letras bien grandes”.

Publicado en De Cuba | Deja un comentario

Carta a Rodolfo Romero

Querido Rodolfo:

Te escribo porque sin dudas te has convertido en una persona muy irresponsable, al menos, en lo que a mí respecta. Al principio nuestro proyecto iba muy bien: un gran entusiasmo de tu parte, y siempre le ponías empeño a las cosas que hacías. Luego empezaste a compartir textos de otros o algunos escritos por ti para salir del paso; cada vez ampliabas más la frecuencia de publicación: debería darte pena, siendo periodista. Pero, lo más insultante, es que ahora ni siquiera me dedicas un tiempo mínimo para saber de mí, consultarme o dejarme algún comentario.

Por medio de la presente te exijo que dejes a un lado tus reuniones, el tiempo para tu novia, las clases en la facultad, las series que ves los fines de semana, las fiestas, las salidas y tus compromisos con todo el mundo, para que me dediques el tiempo necesario. Al menos, te suplico, escríbeme una vez a la semana. Deberías hacerlo por los lectores que semana tras semana se decepcionan de mí porque últimamente no tengo nada que mostrarles. En espero de una respuesta rápida,

se despide,

tu aguerrido Blog «Letra Joven».

Publicado en Humor | 6 comentarios

El discípulo de Martí

Roberto Chile Por Mario Antonio Padilla Torres

Estoy convencido que pasaran los años y el recuerdo del gran discípulo de Martí seguirá vigente. Como aquella frase parafraseando a Engels ante la tumba de Marx: su obra seguirá vigente por los siglos de los siglos.

El discípulo de Martí es un hombre modesto, valiente, soñador, humano, teórico y práctico, que ama tanto a su patria como la otra porción del mundo. Su imagen no es de los dioses del Olimpo, pero ve largoen su quehacer diario, no descansa porque se siente con el deber de continuar la obra de su maestro, razonando sobre un cultivo determinadoasí como de un complejo fenómeno de política universal.

El discípulo del Maestro, también se convirtió en maestro de varias generaciones, las enseñó a pensar, para que se convirtieran en hombres de ciencia y de pensamiento, para que ayudaran a su Patria, con la sencillez que debe poseer quien enseña a amar al prójimo.

El discípulo del Apóstol prometió que no lo dejaría morir en su centenario y cumplió su promesa con creces, dio a Cuba una gran Revolución que como un gran tsunami de amor revolucionario le presentó a los pueblos pequeños que era posible vivir de pie , con dignidad y valentía ante un Goliat arrogante y hostil.

El discípulo de Nuestro Héroe Nacional lucha todavía como el Quijote contra molinos de desigualdades, genocidios, injusticias y crueldades. Describe y critica la barbarie del mundo egoísta de los imperios y sus secuaces, es un cronista por excelencia, le da optimismo a los pueblos que luchan por ser cada día mejores y los ayuda con su verbo firme de combatiente experimentado.

El discípulo de Martí tiene toda la moral del mundo para criticar lo mal hecho, porque es autocritico, ha sido el primero en todo al frente de la Revolución, forjó una unidad que debemos seguir fortaleciendo y defendiéndola cada día, con la misma pureza y espíritu de lucha que nos enseñó por sus pasos en la patria.

El mejor discípulo de Martí cumple hoy 88 años, gran parte de ellos en combate por un mundo mejor, por lograr una estrecha relación entre los pueblos, por defender el ecosistema equilibrado, ante la locura de aquellos que quieren acabar con el mundo y en particular con la especie humana.

Felicitemos al discípulo de Martí y juremos continuar su obra, estudiarla, seguir su ejemplo revolucionario y creativo para eternizar nuestra Revolución Socialista de la cual ha sido su Padre junto al pueblo.

¡FELICIDADES COMANDANTE!

Publicado en De Cuba | Etiquetado , , , | Deja un comentario